4 elementos clave que puede aprender México de Colombia para legalizar los vapeadores y cigarros electrónicos #Vapeo

143 0

Tras años de debate, el Senado de la República finalmente prohibió la importación y exportación de vapeadores y cigarros electrónicos. El anuncio se realizó el 5 de abril del 2022, con 64 votos a favor, 48 en contra y tres abstenciones.

Contrario a la decisión por parte de México, otros países en Latinoamérica han optado por regular estos dispositivos, pensando en la salud y la protección de toda la población. Un gran ejemplo es Colombia, a quien, en este sentido, nuestro país podría tomar como ejemplo y seguir los mismos pasos para cuidar de los ciudadanos y evitar el crecimiento del mercado negro.
Los 4 elementos clave del camino que siguió Colombia para legislar el vapeo:

1.- Protección de la salud en niños y adolescentes.

Ambos países buscan proteger la salud de la población, sobre todo, de los menores de edad. En el marco de la regulación y la legislación del vapeo, su bienestar es una de las principales preocupaciones tanto para Colombia como para México.

En el caso de Colombia, su regulación¹ incluye la prohibición de la venta a menores de edad y el uso de máquinas expendedoras o dispensadores mecánicos de dispositivos, cartuchos, heats y líquidos. Protegiendo así, su seguridad. Esta estrategia de reducción del riesgo y daño garantiza que los menores de edad no tendrán acceso directo, sin ningún tipo de control, a los vapeadores o cigarros electrónicos.

Asimismo, la regulación en Colombia ordena que el etiquetado y empaquetado de los vapeadores o cigarrillos electrónicos no debe ser atractivo o dirigido a menores de edad. Además, la promoción de dichos productos no puede llevarse a cabo en medios de comunicación como radio, televisión, cine, boletines, periódicos, revistas o cualquier otro medio de difusión masiva, teatro, funciones musicales, etc. en horarios de audiencia para niños y adolescentes.

Por el contrario, el decreto presidencial² en México asegura que la prohibición de vapeadores y cigarrillos electrónicos en el país se hizo pensando, en gran parte, en la salud de los menores de edad: “Debe tenerse presente el hecho de que aún y cuando hoy en día existe regulación estricta y está prohibida la venta de cigarros a menores de edad, la realidad es que los mismos tienen acceso a dicha mercancía y muchos de ellos son captados para iniciar el consumo del tabaco y el hábito de fumar en la adolescencia”, dice el decreto emitido en México el 22 de octubre del 2021.

“… dado que la existencia de los SACN (Sistemas Alternativos de Consumo de Nicotina) en el mercado, no sólo contribuye de facto a esa iniciación, sino que la potencializa por la atracción tecnológica que generan en niños y jóvenes, por lo que aún y cuando se optara por su regulación, en forma similar a los cigarros combustibles, la misma no resultaría eficaz y eficiente, toda vez que los mismos resultarían siendo atractivos para las nuevas generaciones, fomentando su interés en fumar, siendo por tanto la opción de su prohibición en el mercado, la más adecuada para alcanzar los fines de protección de la salud, medio ambiente sano y sobre todo el interés superior de la niñez que persigue este Decreto”, concluye.

2.- Generación y evaluación de toda la evidencia científica disponible.

Para poder presentar las campañas de promoción correctas sobre vapeadores y cigarrillos electrónicos en Colombia, además de los efectos del consumo de la nicotina diferenciando los riesgos implicados en cada una de las diversas formas que existan de ingerirla, el país primero hará una investigación y evaluación de toda la evidencia científica que se ha realizado dentro y fuera del país, para garantizar la salud de la población y la información necesaria.

3.- Estrategias de salud pública.

El ministerio de Salud y Protección Social de Colombia diseñará y pondrá en práctica constantemente diferentes estrategias para orientar a los ciudadanos sobre productos de riesgo reducido o que minimicen los impactos de los productos de inhalación por combustión, como lo son los cigarros que, a diferencia de los vapeadores, queman el tabaco.

Una vez al año, de acuerdo a su regulación, el gobierno de Colombia realizará informes para la población con reportes públicos sobre los riesgos para la salud de los ciudadanos, basados en evidencia científica y actualizada. Asimismo, con base en dichos informes anuales, Colombia promete estructurar estrategias, planes y programas sobre el consumo de vapeadores y cigarrillos electrónicos.

4.- Derechos de las personas.

Tal y como se publicó en la Gaceta del Congreso en Colombia, “Ninguna acción para tratar el consumo de nicotina debe ir en contra de las personas consumidoras, y debe contar con la aprobación explícita previo conocimiento de las consecuencias de dicha alternativa”. Esto quiere decir que el gobierno colombiano mantendrá a toda la población informada sobre los riesgos y los beneficios de consumir tanto productos de combustión (cigarros) como vapeadores y cigarrillos electrónicos, dándoles así la libertad de elegir lo que consuman bajo su propio riesgo. Todo se trata de mantener a la población informada.

Asimismo, la regulación en Colombia prohíbe el uso de vapeadores o cigarrillos electrónicos del mismo modo que con los cigarros tradicionales: no pueden consumirse en espacios cerrados, y mucho menos, donde se encuentren menores de edad. Además, no en medios de transporte públicos, no en interiores de entidades de salud, no en espacios deportivos y culturales, etc.

En México, prohibir la importación y venta de vapeadores y cigarrillos electrónicos atenta contra el derecho de libre desarrollo de la personalidad³, promoviendo la desinformación y el alza de un mercado negro que solo puede causar consecuencias graves para la salud de los consumidores y menores de edad.

Related Post