5 amenazas que ponen en riesgo el desarrollo de las empresas #Negocios

229 0
El cambio en el comportamiento de los consumidores, los escenarios reguladores, la velocidad con la que se difunden las buenas y malas noticias en todo el planeta, avances tecnológicos y los nuevos modelos de negocio, se encuentran entre los principales riesgos globales que contribuyen a un entorno empresarial desafiante.
Hoy en día, las empresas enfrentan más riesgos que nunca en un mundo volátil y complejo. Una mejor comprensión de los riesgos tradicionales y emergentes puede ayudar a los líderes empresariales a crear y priorizar estrategias para capitalizar las oportunidades que también presentan estos desafíos.
 
Recientemente, Aon presentó la Encuesta Global de Administración de Riesgos 2017, diseñada para ofrecer a las organizaciones percepciones que les permitan competir mejor en un ambiente comercial complejo. Dicho estudio recopila información proveniente de 1,843 empresas públicas y privadas de 64 países, revelando los cinco principales riesgos que enfrentan y brindando las herramientas para preparase de manera exitosa frente a estos. 
 
1. Daños a la reputación y marca empresarial.
Riesgo: Los escándalos, las malas relaciones con los clientes o los retiros de productos pueden costar millones de pesos a una compañía. Basta con un evento dañino para la marca difundido en las redes sociales para afectar el precio de las acciones de una compañía a corto plazo y causar problemas financieros a más largo plazo. 
 
Oportunidades: Gestionar con éxito una crisis de reputación, le da a una marca la oportunidad de parecer responsable y competente. Los tiempos de crisis también pueden ser un momento para que una marca revise y cambie los procesos internos o las actividades empresariales que inicialmente llevaron al evento y le enseñe a las partes interesadas, cómo evitar eventos similares en el futuro.
 
2. Caída de la actividad económica y recuperación económica lenta.
Sólo 3 de cada 10 respuestas de los encuestados dicen tener un plan o han emprendido una revisión formal de este riesgo.
Riesgo: Una recesión en la economía suele anunciar un período de contracción en la demanda, un gasto bajo y una estrategia de inversión conservadora, la cual puede afectar los ingresos de una empresa o contener sus ambiciones. En tiempos de desaceleración, las organizaciones tienden a invertir menos en investigación y desarrollo, lo que puede inhibir el crecimiento futuro.
 
Oportunidades: Los mercados de contratación pueden ser una alternativa para revisar la estrategia del producto. Podría ser un momento adecuado para diversificar sus líneas de producto, o mejorar su gama existente, con el fin de satisfacer las nuevas necesidades de los mercados cambiantes.
 
3. Creciente competencia.
Riesgo: Las empresas tienen razón de preocuparse por la amenaza de la expansión o la aparición repentina de nuevos competidores.
 
Oportunidades: El aumento de la competencia puede estimular la innovación, proporcionar el impulso necesario para que las empresas experimenten entrando en nuevos mercados y desarrollen su modelo de negocio. Las empresas también deben reflexionar sobre cómo atraer y conservar el talento dentro de su organización y fuera de sus competidores.
 
4. Cambios reglamentarios y legislativos.
Riesgo: Las regulaciones pueden traer ventajas para los consumidores, ya que tratan de crear un campo de juego equitativo en toda una industria, pero pueden ser costosas para las empresas y más aún si se infringen. 
 
Oportunidades: La construcción de una estrategia para anticipar y cumplir con las regulaciones antes de que sean ley (o incluso exceder activamente los criterios de cumplimiento) puede dar a las organizaciones ventajas sobre sus competidores. 
 
5. Delitos cibernéticos, hackers, virus y códigos maliciosos de computación.
Riesgo: En pocos años, más de 50 millones de dispositivos estarán conectados a Internet. A mayor número de aparatos existe mayor riesgo, ya que hay más posibilidades de ataques maliciosos de malware, ransomware, brechas de datos, fallos del sistema o simple error humano. Una intrusión cibernética importante puede comprometer una amplia gama de activos de la empresa, datos y la infraestructura. Además de causar un daño duradero para el negocio y su reputación.
 
Oportunidades: La exposición de primera mano a un ciberataque, puede permitir a las organizaciones identificar sus vulnerabilidades digitales y poner en marcha los procesos, el talento y la tecnología para protegerse contra futuros incidentes. Sin embargo, en lugar de esperar a que ocurra un ataque, la realización de una prueba ficticia puede ayudar a una organización a identificar y remediar mejor los riesgos en sus procesos actuales. 
 
Para hacer frente a estos riesgos, Aon México asiste a las empresas ofreciéndoles programas de prevención de riesgos y mitigación de siniestros que ayudan a reducir costos de operación al eliminar o minimizar exposiciones, así como costos asociados al evento. Los expertos le brindan a sus clientes una identificación, análisis y control de los posibles factores que puedan afectar el funcionamiento de su compañía: gestión y control del riesgo, responsabilidad civil, planes de continuidad del negocio, asesoría de siniestros y seguridad cibernética, entre otros. 

Related Post