Agua Capital instala fuentes comunitarias y estaciones de lavado de manos como apoyo a la población más vulnerable ante la contingencia de #COVID-19

161 0

Ante la situación de emergencia derivada por la pandemia del COVID-19, Agua Capital, en coordinación con el Gobierno del Estado de México y la Comisión Nacional del Agua, instaló fuentes comunitarias y estaciones de lavado de manos en zonas con poco acceso al agua como hospitales y mercados públicos. Con esta acción se busca favorecer y facilitar la adopción de hábitos de higiene y el acceso básico al  agua en sectores vulnerables de la población.

A raíz de la contingencia se comenzó a difundir el lavado correcto de manos con agua y jabón, una de las medidas de prevención más importantes, aparentemente sencilla, pero crucial para atacar el virus; sin embargo, un porcentaje realmente alto de la población en el Valle de México no cuenta con acceso a este recurso.

Según el INEGI, una de cada tres personas deben acarrear agua a sus hogares, principalmente mujeres y niños; por ello, Agua Capital impulsa iniciativas de agua, saneamiento e higiene que contribuyan a atender a la población más vulnerable y mitigar los riesgos sanitarios. Además de que cerca del 28% de la población no recibe cantidad suficiente de agua, 15% no cuenta con servicio diario y 1.8 millones de personas se surten por tandeo.

En este sentido, Agua Capital, diseñó y construyó, con apoyo de la Fundación Kaluz, estaciones de lavado de manos: módulos diseñados para  cargar el peso de un tinaco de 1,100 litros, con cuatro lavaderos que pueden utilizarse de manera simultánea, guardando una sana distancia entre los usuarios. La estructura y recubrimiento de las estaciones están pensadas para asegurar una mayor durabilidad y prevenir actos de vandalismo.

Asimismo, las Fuentes comunitarias fungen como un depósito de agua, con capacidad de 10,000 litros, que podrán abastecer a 4 personas de manera simultánea y contempla atender a 500 personas diarias, respetando las recomendaciones de sana distancia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el abasto mínimo por día debe ser  de 20 litros por individuo en casos de emergencia.

Los equipos cuentan con información útil sobre el correcto lavado de manos, así como el adecuado almacenamiento de agua y las buenas prácticas de higiene en el hogar, siguiendo las recomendaciones establecidas por las autoridades.

En la  primera etapa  se realizó la instalación de fuentes comunitarias en aquellas comunidades caracterizadas por su alto grado de marginación y vulnerabilidad con problemas de acceso al agua, mientras que las estaciones de lavado de manos se instalaron fuera de los hospitales y centros de salud, así como en mercados públicos para fortalecer las medidas de higiene de la población. Todo esto ubicado en Toluca, Chalco, Metepec y Ecatepec.

“Estas acciones responden a la emergencia que estamos viviendo hoy, pero tienen un enfoque de mediano y largo plazo, ya que los equipos contribuyen a atender la problemática de acceso al agua, durante y posterior a la crisis sanitaria. Son equipos robustos que están pensando para que puedan moverse e instalarse en diferentes sitios, dependiendo de las necesidades de las autoridades y de la gente”,comentó Eduardo Vázquez, Director de Agua Capital.

Esta iniciativa no sólo se compone del diseño e instalación de los equipos, sino de un plan de coordinación y participación entre el sector privado, público y social. Asimismo, cuenta con una estrategia social que fortalezca la organización y la participación de la población en el uso y cuidado de los equipos.

Se tiene contemplado el seguimiento y monitoreo del uso de los equipos con el fin de extraer enseñanzas para futuras planeaciones e implementación de acciones concretas de prevención y respuesta frente a otro tipo de desastres y emergencias, considerando la problemática del agua en la Cuenca del Valle y asumiendo la importancia del vital líquido principalmente en casos de crisis.

Related Post