Asegurar la industria petrolera en México: una obligación #Negocios

141 0

petrolera

Por Angélica Pérez

En México, 54% del consumo energético de los hogares es de gas LP, lo que implica que se lleven a cabo millones de operaciones de carga  de tanques estacionarios y cilindros sin que sucedan percances. Estas operaciones son cada día más seguras, debido -en gran medida- a las inspecciones y certificaciones de los equipos involucrados en la industria, así como a la capacitación del personal que realiza tales operaciones.
La única finalidad es evitar accidentes como el acontecido el pasado mes de abril, en la torre deperforación Kab 121 que provocó la muerte de 21 trabajadores, derrame de crudo y escape de gas natural por la explosión de un ensamblado de válvulas. Según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, en los últimos cuatro años ha habido derrames que sobrepasan los 14 millones de litros de petróleo y más de seis millones de metros cúbicos de gas natural.
Si bien, no se está exento de que ocurran imprevistos, sí se puede estar preparado para cualquier actividad inusual. El desconocimiento y mantenimiento deficiente de sistemas de tuberías, tanques, recipientes a presión y otros equipos de petróleo y gas, constituyen uno de los riesgos latentes para la salud y  la seguridad de la población en general, el personal de la empresa y el medio ambiente. Situación por la que, las regulaciones y estándares de seguridad son cada vez más importantes para las organizaciones de gas y petróleo que dejan en entredicho, su permanecía en el sector.
Las normas internacionales son revisadas de forma permanente para mantenerlas actualizadas y aprovechar las innovaciones en equipo y materiales que se crean constantemente, las cuales supervisan y garantizan la integridad estructural de las tuberías. El proceso de revisión comprende desde la fabricación hasta la vida útil del material.
La diferencia entre una operación segura y tener un incidente se genera por una pequeña omisión durante la operación de rutina, los pasos que se certifican son los siguientes:
  • Fabricación: la soldadura incorrecta es la principal causa de fallas como fugas, además de que los malos recubrimientos dejan al descubierto una parte de las tuberías
  • Almacén: la redondez de la tubería es el principal reto durante el almacenamiento de tubos
  • Distribución: durante el transporte, manipular la tubería o equipos de manera incorrecta, afecta el recubrimiento de la misma. En caso de estar fracturado o mal aplicado, deja al descubierto la base metálica del tubo, lo cual permite que agua o polvo se filtren fácilmente y provoquen la corrosión del tubo
  • Instalación: la inspección de las soldaduras debe ser cuidadosa para evitar las fugas de producto
  • La revisión del recubrimiento, debe hacerse con una bobina de alta tensión que se coloca alrededor y debajo de la tubería para comprobar que no existen problemas de recubrimiento. Éste equipo debe estar calibrado correctamente y  utilizar el voltaje adecuado para encontrar las características de recubrimiento, indicadas por el fabricante
  • Vida útil: durante este período el mantenimiento y las inspecciones se vuelven críticas para evitar fallas que puedan ocasionar la pérdida de vidas y bienes materiales, es aquí donde  la evaluación para la integridad mecánica de la tubería o equipo es de vital importancia

Si la industria mantiene una constante actualización de su personal y procedimientos es factible que se aprovechen las mejoras e innovaciones que surgen en el mercado de los derivados del petróleo.

Por Angélica Pérez, directora de Servicios Industriales de TÜV Rheinland de México

Contacto de prensa:

Carlos Triujeque
Causa Efecto Comunicación & MKT

Related Post