#Audi e-tron: el primer eléctrico con el ADN de los cuatro aros #Automotriz

123 0

La marca de los cuatro aros presenta en nuestro país su primer modelo de producción completamente eléctrico, el Audi e-tron. Este SUV de gran tamaño es deportivo y apto para un uso diario sin restricciones. Sus dos motores eléctricos, junto a la tracción integral eléctrica quattro, logran prestaciones increíbles y una dinámica muy ágil. La batería de alto voltaje es la base para una autonomía de más de 400 kilómetros en el ciclo de conducción WLTP. El Audi e-tron se fabrica en la planta de Bruselas, que es neutral en términos de emisiones de CO2.

El Audi e-tron es un SUV eléctrico para uso deportivo, familiar y de ocio. Con una longitud de 4,901 mm, una anchura de 1,935 mm y una altura de 1,616 mm, ofrece la habitabilidad y el confort característicos de los modelos de gran tamaño de la marca. Gracias a una distancia entre ejes de c, el Audi e-tron cuenta con espacio para cinco ocupantes con equipaje. La capacidad total de la cajuela es de 660 litros, lo que lo hace apto para viajes largos.

Eficiencia, prestaciones y una sensación de calma total. El Audi e-tron ejemplifica la experiencia de conducción de la nueva era. Dos motores eléctricos mueven al SUV con gran fuerza, sin emisiones y con un silencio absoluto. En modo boost, los propulsores entregan una potencia combinada de 300 kW y 664 Nm de par máximo, disponibles en fracciones de segundo, con una impresionante capacidad de empuje. En este modo, el Audi e-tron sólo necesita 5.7 segundos para alcanzar los 0-100 km/h. En todos los casos, la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h.

La nueva generación del sistema quattro de tracción integral logra niveles de agarre superiores, en cualquier tipo de superficie y bajo cualquier condición climatológica. De manera continua y totalmente variable, reparte el par entre ambos ejes en fracciones de segundo. En muchos casos, el SUV eléctrico utiliza el motor trasero para lograr una mayor eficiencia. Si el conductor demanda más potencia de la que el sistema puede entregar en función de la adherencia, el sistema eléctrico redistribuye el par al eje delantero. El sistema de tracción total también entra en juego de una manera predictiva, incluso antes de que una llanta pierda adherencia. Esto sucede, por ejemplo, cuando se está trazando una curva a alta velocidad, en condiciones de baja adherencia al encontrar hielo en el asfalto; o si el auto se encuentra en una situación de subviraje o sobreviraje. La capacidad dinámica del Audi e-tron sale a relucir especialmente sobre superficies de bajo coeficiente de fricción, como pueden ser las zonas heladas.

Un factor clave que hace que el primer Audi eléctrico tenga una dinámica envidiable es la posición baja y centrada en la que se ubican los diferentes componentes mecánicos. La batería, por sus dimensiones, se ajusta perfectamente al tamaño del Audi e-tron y se instala entre ambos ejes en forma de bloque ancho y plano, justo por debajo del habitáculo. Esto hace que el centro de gravedad del SUV sea parecido al de un sedán. El reparto de pesos queda perfectamente equilibrado en una proporción de casi 50:50.

Gracias a los modos de conducción del Audi drive select, el conductor puede variar el carácter del auto mediante la selección de siete perfiles en función de la situación, las características de la carretera o las preferencias personales del conductor. Este sistema influye, entre otras cosas, en la suspensión adaptativa con control de amortiguación. Como resultado, se establece una gran diferenciación entre el modo suave y el modo más deportivo. Los muelles neumáticos se ajustan individualmente a las condiciones de la carretera en función de la velocidad y las preferencias del usuario, llegando a variar la altura de la carrocería en hasta 76 milímetros. En viajes largos, la altura se reduce para mejorar la aerodinámica y, por lo tanto, aumentar la autonomía.

El Audi e-tron puede cubrir más de 400 kilómetros con una sola carga, según el ciclo de homologación WLTP. El innovador sistema de recuperación de energía tiene mucho que ver a la hora de lograr esta cifra, ya que es responsable del 30% de la autonomía total. El SUV eléctrico puede recuperar energía de dos maneras: circulando por inercia mientras el conductor levanta el pie del acelerador, o mediante la frenada cuando se hace uso del pedal del freno. En ambos casos, los motores eléctricos funcionan a modo de generador y convierten la energía cinética del Audi e-tron en energía eléctrica.

En deceleraciones de hasta 0.3 g, el SUV recupera energía únicamente mediante los motores eléctricos. Esto sucede en el 90% de las situaciones de conducción. El sistema de frenada únicamente entra en juego cuando el usuario pisa el pedal y se alcanzan deceleraciones de más de 0.3 g. En este caso, el sistema responde con celeridad gracias a un sistema de frenado electrohidráulico. Audi es el primer fabricante en el mundo que emplea este concepto en un vehículo de producción con motor eléctrico. En frenadas desde 100 km/h, el Audi e-tron es capaz de recuperar energía eléctrica con un par máximo de 300 Nm y una potencia de 220 kW. Esto es más del 70% de la energía que produce su sistema de propulsión. Ningún otro modelo de fabricación en serie puede alcanzar este valor. Dependiendo de la situación de conducción, el sistema integrado de control de frenada electrohidráulico decide si el auto utiliza el motor eléctrico, el freno o una combinación de ambos en cada eje de forma individualizada. La transición entre el motor eléctrico y el sistema hidráulico de frenada es suave y homogéneo, de tal manera que el conductor no lo percibe. La sensación de frenada es constante todo el tiempo.

Related Post