Biometría para adaptarnos a la #nuevanormalidad

123 0

Con el proceso de desescalada ya iniciado en España, nos enfrentamos al reto de adaptar los protocolos y espacios a la ‘nueva normalidad’, que implica nuevas necesidades y normativas. En el caso de los espacios cerrados va a cobrar una especial importancia el adecuado control de acceso o el movimiento de personas, y deberemos encontrar una buena combinación de tecnología y gadgets que nos ayuden a vivir más seguros y libres.
La reducción de los aforos en espacios como comercios o restaurantes genera la necesidad de controlar el acceso a ellos, pero, además, los controles que ya existían en lugares como aeropuertos, oficinas, hoteles o estadios deportivos han de cambiar sus mecanismos de manera definitiva. Todos ellos deberán ser sin contacto (contactless) y sin intercambio de documentos (paperless), y, además, en muchos casos esto debe combinarse con la identificación de la persona. En este sentido va a ganar mucho protagonismo la biometría facial, que permite realizar la identificación sin el contacto de dedos ni tarjetas de acceso, combinada con nuevas medidas como la medición de la temperatura corporal que ayuda a descubrir procesos febriles.

Una vez que nos encontramos dentro de un establecimiento, debemos seguir realizando comprobaciones, como el conteo de individuos para verificar el aforo cuando no existe control de acceso, el cálculo de la distancia social entre personas para evitar aglomeraciones o la comprobación del uso de elementos de protección como mascarillas o gafas.

Este tipo de soluciones, los sistemas contactless y paperless, la identificación avanzada con biometría facial o los desarrollos de inteligencia artificial y deep learning, podrían parecer aspiraciones a futuro cuya implantación requeriría de bastante tiempo. Sin embargo, se trata de tecnologías que ya están disponibles y que en everis estamos implementando con normalidad desde hace años con desarrollos propios. Es decir, se están consolidando las tendencias del mercado y se está acelerando su proceso de implantación, pero se trata de medidas que en su mayoría ya estaban en marcha.
Ahora, además, estamos adaptando nuestras soluciones para dar una rápida respuesta a esta situación sanitaria en particular. Por ejemplo, desde Seguridad de everis Aeroespacial, Defensa y Seguridad (everis ADS) estamos implementando en nuestros dispositivos de identificación (quioscos, facepods, tótems) sistemas de control de temperatura mediante tecnología termográfica que permiten medir la temperatura mientras se realiza el proceso de identificación biométrica. Y, para procesos en los que no es necesaria la identificación, integramos detección de temperatura en muñeca, de manera que el individuo sitúa la muñeca junto al sensor, sin ningún tipo de contacto, permitiendo obtener datos más precisos de una manera colaborativa.
Estas tecnologías pueden resultar especialmente útiles en aeropuertos. Sin ir más lejos, en Milán hemos implantado recientemente junto a nuestro socio dormakaba un piloto de autoembarque en el que no hay contacto ni documentos físicos. El pasajero se puede registrar desde casa a través del móvil con una de nuestras aplicaciones, acceder al control de seguridad empleando únicamente la cara y embarcar en el avión, de nuevo mediante reconocimiento facial, gracias a nuestros dispositivos instalados en la terminal. Ahora, además, en casos como éste podríamos incluir la medición de temperatura.
Pero, ¿podemos trasladar ya estos sistemas a otros entornos? No sólo podemos, sino que en la ‘nueva normalidad’ se convierte en una necesidad en ambientes como oficinas, hoteles o estadios de fútbol. En estos últimos, por ejemplo, las puertas podrían abrirse automáticamente mediante sistemas de biometría facial, una vez el aficionado se registra en su casa a través de una aplicación móvil oficial. Dentro del estadio la analítica avanzada de vídeo nos ayudaría a controlar la distancia entre los hinchas, si se producen aglomeraciones en zonas determinadas, si los aficionados llevan las medidas de protección recomendadas o el seguimiento de la temperatura corporal.

Poniendo la vista en el caso de una empresa, también podemos modelar un journey sin contacto y sin papeles para gestionar las visitas. Un visitante podría registrarse, utilizando su documentación, a través de una aplicación desde su casa y recibir un código QR biométrico. Al llegar a la oficina mostrar su código y su cara en un quiosco desatendido que se encargaría de avisar a su contacto en la empresa. Posteriormente se identificaría frente a un facepod con biometría facial, que permitiría el acceso a través de unas puertas o tornos automáticos.

La tecnología y las soluciones son muy variadas y pueden adaptarse a cada caso de uso, de manera que podríamos ver este tipo de protocolos en espacios como restaurantes, comercios, museos, bibliotecas, hoteles, administraciones públicas, etc.

En los próximos meses iremos experimentando la implantación de tecnologías que ayuden a superar esta situación sanitaria. Pero no sólo eso. La ‘nueva normalidad’ ya se está configurando y los procesos y comportamientos cambiarán para siempre, por lo que no hablamos de medidas temporales sino de protocolos que probablemente pasarán a formar parte de nuestra vida.

Related Post