#Celulares en los bancos, ¡bienvenidos!

118 0

Por: Edwin Pardo, cofundador y director de Desarrollo de Producto de Datawifi

Tan sólo unos años atrás, usar un teléfono celular en un banco estaba prohibido, principalmente por la seguridad del personal y los usuarios. Sin embargo, en algunos países de Latinoamérica como Colombia, a partir del 1 de enero del 2020, está permitido su libre uso en sucursales.

Mientras que en México, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), actualmente está permitido emplear, dentro de estos establecimientos, dispositivos móviles únicamente para contratar electrónicamente productos y servicios; recibir un turno para ser atendido; o ser asesorado sobre cómo descargar las aplicaciones de servicio digital.

Para realizar fácil y rápidamente estas operaciones, las instituciones proporcionan a sus clientes, dentro de sus sucursales, conexión a una red WiFi y, con ello, se abre la posibilidad de saber más de su audiencia a través del first party data, que hoy cobra mayor relevancia ante la necesidad de los consumidores y usuarios de recibir una experiencia personalizada de las empresas. Por ello, ya es empleado en más de mil sucursales bancarias en Latinoamérica, que son clientes de Datawifi.

Es decir, los bancos aprovechan la oportunidad de brindar una conexión a Internet gratuita que genera comodidad, rapidez y efectividad; al mismo tiempo que obtienen datos sobre horarios de mayor demanda, tiempos y frecuencia de conexión, así como de necesidades de los clientes.

Con esta valiosa información se mejoran las plataformas y servicios, pero, además, se crean campañas de marketing digital que permiten conectar con derechohabientes y posibles clientes, ya que se les acercan las promociones y servicios que realmente son de su interés.

Asimismo, ofrecer una conexión gratuita de WiFi es una manera de promover una mayor adopción de las aplicaciones digitales financieras que, derivado de la pandemia, han cobrado relevancia; para muestra, la Asociación de Bancos de México (ABM) estima que los usuarios de apps bancarias, de pagos, inversiones, préstamos y servicios financieros se duplicaron entre 2018 y 2020, para sumar 30 millones.

Por si fuera poco, el WiFi en bancos también puede permitir el control de aforo en las sucursales, a través de sistemas -como Smart Location de Datawifi- que brindan información sobre quiénes y cuántos usuarios transitan o permanecen entre una zona y otra, a fin de evitar aglomeraciones que faciliten la propagación de COVID-19.

Por todo ello, las instituciones bancarias deben ir más allá de sólo satisfacer la necesidad de ofrecer Internet gratis a los clientes. Incorporar herramientas tecnológicas de vanguardia es la manera de lograrlo y, con ello, modificar los hábitos de este sector que vive un momento de transformación en un mundo cada vez más digital.

Además, para garantizar la seguridad de los datos, lo recomendable es trabajar con compañías que llevan años desarrollando soluciones innovadoras y que ofrecen una atención personalizada que ayudará a los bancos a transformar la experiencia de sus usuarios.

Related Post