Cinco claves para lograr una formación de éxito en el 2018 #Negocios

161 0
El año 2018 está a la vuelta de la esquina y los propósitos para mejorar aspectos personales o profesionales se hacen presentes. Para aquellos que busquen mejorar o dar un giro a su carrera profesional, Udemy, plataforma global de formación para aprender y enseñar en línea, comparte “Cinco claves para lograr una formación de éxito en el 2018”.
 
El objetivo de estas claves es garantizar que todas aquellas personas interesadas en seguir actualizando sus conocimientos puedan hacerlo de la mejor forma posible y mantengan un elevado nivel de satisfacción profesional. 
Las cinco claves son:  
  1. Complementar la educación presencial con la formación digital. Ningún método es excluyente el uno del otro. Todo lo contrario, la combinación de ambas opciones es la herramienta ideal para que cualquier persona mantenga sus conocimientos actualizados, adquiera las habilidades profesionales más demandadas y disfrute de sus intereses personales. 

Una vez finalizados los estudios tradicionales (universidad, formación profesional, etc.), las plataformas de formación digital permiten reforzar y ampliar todo lo aprendido, independientemente de la edad y el lugar de residencia. 

  1. Establecimiento de objetivos y supervisión semanal. Para realizar una evaluación correcta tras finalizar un curso es necesario marcarse desde el principio los objetivos a alcanzar. Éstos deben ser motivadores, pero alcanzables, y deben revisarse, por lo general, una vez a la semana. Esta supervisión semanal permite a todos los estudiantes descubrir el grado de cumplimiento global de los objetivos que están teniendo, en qué áreas se están superando y en cuáles es preciso incorporar recursos extra. 
  1. Actualización continua y complementaria de conocimientos. Para conseguir el nivel de excelencia profesional y de satisfacción personal deseado, no es suficiente con realizar un curso sobre un tema concreto y no ponerlo en práctica o no actualizarlo durante meses. Actualizar los conocimientos de los que se dispone y adquirir nuevos relacionados con el tema central es una decisión ganadora. De esta forma, el núcleo del conocimiento se amplía y permite a los estudiantes, especialmente aquellos que lo compaginan con el trabajo, aportar valor en áreas afines. 
  1. Dedicación personal. Para alcanzar el éxito en la formación es necesario que el tema del curso despierte interés. Cuando esto sucede, se genera un sentimiento de compromiso del estudiante con el curso en sí y esto funciona como motor para lograr los objetivos marcados. 

Debido a los horarios laborales o a las limitaciones geográficas no todo el mundo puede tener acceso a realizar un curso presencial sobre su temática de interés. Por ejemplo, encontrar un curso presencial de coreano, un curso para dominar la cocina japonesa o sobre programación en iOS 11 y Swift 4, en ocasiones, puede resultar bastante complicado. En este contexto es donde plataformas globales como Udemy permiten solucionar este tipo de obstáculos. 

  1. Foco en el dominio de habilidades y generación de contactos. Al finalizar un curso, lo importante no es solo el dominio de la teoría sino haber conseguido desarrollar las habilidades necesarias para ponerlo en práctica en el día a día. Además, al realizar un curso presencial los contactos que se hacen suelen ser más localizados. 

Sin embargo, la formación en línea permite ampliar esa barrera y contactar con personas e instituciones de cualquier punto del mundo. La unión de ambos métodos permite expandir de una forma más rápida y sencilla la red de contactos relacionados con un tema específico. 

Related Post