¿Cómo apoyar a las #MIPYMES desde las instituciones financieras?

419 0

Por. Roberto Tavera
Director de Marketing en Fundary

Hace apenas unos días se anunció la noticia que ya se esperaba: el Valle de México regresa al semáforo rojo. Este segundo confinamiento llega como resultado de la situación de salud que estamos viviendo y que impacta de forma inmediata los bolsillos de mucha gente, especialmente, los micro, pequeños y medianos empresarios.

Después de un periodo de reactivación económica impulsado por el Buen Fin y la irrupción acelerada del comercio electrónico, el año cerrará con un periodo de incertidumbre cuyo panorama no luce muy alentador. Cabe recordar las palabras de varios titulares de industrias como la alimentaria, el sector inmobiliario y el ecosistema financiero, quienes calificaron como “catastrófico” el cierre de establecimientos por el alza en el número de casos de COVID-19, ya que causaría un efecto dominó en toda la cadena de valor que representa, además que sería un golpe que, por ejemplo, acabaría con 8 de cada 10 restaurantes.

Puntualizando con el tema del sector financiero, la banca (tradicional y electrónica) constituye un eje fundamental en la recuperación apuntando al 2021, ya que es uno de los proveedores fuertes para estos pequeños y medianos negocios, pero que también ha registrado una reducción en sus ingresos debido a varios factores como la volatilidad, algunas afectaciones a sus márgenes financieros y a los costos derivados de proteger su información que suben al universo digital.

Hoy, los servicios financieros siguen siendo un apoyo importante para las Mipymes, ya que gracias a sus planes de inversión, préstamo y ahorros, permitirán a muchos comercios soportar el golpe del cierre y nuevo confinamiento; sin embargo, es necesario que estas entidades tengan conciencia y visión de los desafíos propios de la industria y también los que se van formando para apoyar al micro y pequeño negocio.

Un tema básico para sortear ambos desafíos es que el sector siga contando con liquidez y capitalización suficientes para el otorgamiento de créditos empresariales, los cuales han aumentado su demanda. Frente a esto, la labor de la banca es la renegociación y reestructuración de pagos de créditos, controlando sus niveles de riesgo, lo que resulta fundamental para que muchos negocios puedan ver la luz al final del túnel y logren sobrevivir.

Otro punto importante es resaltar el aspecto social del ecosistema financiero para la recuperación. Hoy, la banca debe buscar más que sólo retornos para sus inversores y convertirse en una entidad de servicios integrales que pueda asesorar y dar valor agregado a sus clientes, guiándolos en los nuevos desafíos y el panorama de una nueva administración.

Aquí es donde la evolución en la tecnología financiera adquiere mayor relevancia, ya que una plataforma con mayor liquidez y ahorro de gastos, puede otorgar mayor flexibilidad crediticia y apoyar la supervivencia de las mipymes. Como ejemplo, Fundary ha sabido adaptarse a la nueva realidad, reduciendo tiempos de atención y comisiones para las empresas que buscan una alternativa de financiamiento.

Las instituciones financieras están pasando por una metamorfosis que tiene impulso en la aceleración digital. Esto promueve productos innovadores de acompañamiento a sus clientes como es el caso de Fundary que estará integrando analítica de datos y tecnología blockchain para ofrecer inteligencia financiera que les permita a los empresarios tomar decisiones que apunten a obtener mejores resultados en estos momentos de incertidumbre.

Related Post