¿Cómo elegir #juguetes seguros en la época navideña?

196 0

En México, el 60% de las ventas de juguetes infantiles se realiza durante la temporada navideña y la primera semana de enero (celebración de los Reyes Magos). Sin embargo, México se encuentra dentro de los diez países que más consumen piratería. Según SGS, empresa líder mundial en pruebas, inspecciones y certificaciones, los peligros de esta práctica no solo radican en las pérdidas económicas a la industria nacional, sino en los posibles daños a la salud de los consumidores, quienes por ahorrarse unos pesos deciden elegir productos de dudosa calidad que pueden dañar la salud e incluso provocar la muerte.

“Los niños son particularmente vulnerables por su curiosidad innata y la costumbre, propia de su edad, de llevarse cosas a la boca, lo que los hace más propensos a chupar y tragar objetos pequeños que contienen plomo o que están recubiertos de este metal, además de correr el riesgo de ahogarse. Las normas en torno a la regulación de juguetes y productos escolares solucionan el problema de la exposición de los niños a elementos tóxicos y previenen peligros potenciales como asfixia, bordes filosos, entre otros”, comenta Josefina Muñoz, Gerente de Multilab de SGS México.

Con el fin de tener una compra segura de juguetes en estas épocas navideñas, SGS México brinda estos consejos para tomar en cuenta en el momento de adquirirlos en tienda o en línea:
Comprar en tiendas debidamente establecidas.
La búsqueda debe ser con anticipación para que puedan examinar tipo, calidad y, sobre todo, puedan comparar precios.
Probar antes de comprar: Si se adquiere un juguete con alguna función en particular es importante pedir al vendedor lo pruebe para verificar que trabaje adecuadamente.
Revisar que estén acreditados por la Norma Oficial Mexicana NOM-252-SSA1-2011 de salud ambiental: Esta norma presenta las especificaciones químicas y métodos de prueba para juguetes, indicando los límites de biodisponibilidad de metales pesados. Es obligatoria para las personas que se dediquen a la fabricación, importación o comercialización de este tipo de productos en territorio nacional.

En ella se establecen los límites de biodisponibilidad y método de prueba para la determinación de plomo que deben cumplir los juguetes para niños de hasta los 12 años. También indica los límites y métodos de prueba para la determinación de los elementos antimonio, arsénico, bario, cadmio, cromo, mercurio y selenio, que deben cumplir los juguetes para niños.

“Esta norma se creó debido a que existen productos como pinturas y tintas que pueden contener metales, las cuales se emplean en superficies de artículos de consumo con los que las personas podrían entrar en contacto, exponiéndose a un riesgo para la salud cuando dichos compuestos son tóxicos”, indica Josefina Muñoz.
Los juguetes de tela u otros tejidos deben disponer de etiquetas donde se indique claramente que son ignífugos o incombustibles (es decir, que no arden o que arden con dificultad).
Si son juguetes importados de Estados Unidos deben cumplir con la Ley ASTM F963 sobre productos para el consumidor. La American Society for Testing and Materials (ATSM) desarrolló este estándar con las especificaciones de seguridad para los juguetes, contando con secciones sobre metales pesados y fijando límites con respecto a ocho elementos entre los cuales destaca el plomo. Adicionalmente, define pautas técnicas sobre elementos salientes en los juguetes, flamabilidad, acústica y otros peligros potenciales. Esta norma aplica para juguetes destinados para menores de 14 años de edad.

Las capacidades de prueba de juguetes del laboratorio de SGS México ubicado en el Estado de México incluyen la acreditación ISO / IEC 17025, otorgada por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA). La modernización del laboratorio ofrece a los fabricantes de juguetes y productos escolares una solución integral para las pruebas de seguridad y calidad de los juguetes, brindando a los fabricantes y marcas la confianza de que sus productos cumplen con regulaciones y estándares internacionales.

“En el laboratorio de SGS México ya se han presentado casos de productos que están listos para salir al mercado y al momento de realizar las pruebas y métodos indicados en la norma de seguridad y análisis del contenido de metales sobrepasan los límites permitidos por la regulación; por ejemplo, en algunos plumones donde el contenido de cromo superaba el umbral máximo, convirtiéndose en un producto tóxico. Gracias al requerimiento de contar con las pruebas de laboratorio, el producto no salió al mercado con esa formulación, dándole al fabricante la pauta de lo que debía ajustar para que el producto sea seguro”, concluye Josefina Muñoz, Gerente de Multilab de SGS México.

Related Post