¿Cómo los #fashionretailers se pueden beneficiar de las estrategias omnicanales?

156 0
Es bien sabido que el sector retail no está experimentando exactamente las mejores condiciones de la historia. En particular, los fashion retailers se han enfrentado a los ingresos y márgenes reducidos, además de una infraestructura sobrecargada que no estaba preparada para la alta demanda de ventas en línea, las cuales representan entre un 40% y un 60% de las ventas totales. Algunos minoristas aseguran que han visto una pérdida de hasta 8 puntos porcentuales de margen en un pedido realizado en línea.
 
Hace algunos meses era lógico suponer que las cifras de ventas se recuperarían a medida que los compradores vacunados se sintieran más cómodos regresando al centro comercial. Pero ese optimismo inicial se vio rápidamente atenuado por una serie de factores emergentes: cierres de puertos en China y otros problemas persistentes de la cadena de suministro, escasez de mano de obra mundial y aumento de la inflación, además de los efectos del conflicto de Ucrania. La suma de estas dificultades sociales y políticas ha resultado en una paradoja: las ventas de ropa y accesorios de vestir están experimentando un repunte significativo, un 124% más que los niveles de marzo de 2020 y un 14 % por encima de los niveles de marzo de 2019. Sin embargo, los niveles récord de inflación pueden eventualmente atenuar las compras de los clientes. Frente a todas estas incertidumbres persistentes, los minoristas deben ser más ágiles que nunca en sus pronósticos, planificación y gestión de inventario.
 
“La omnicanalidad está aquí para quedarse, incluso cuando la vida se siente casi era antes de la pandemia, los desafíos del comercio minorista seguirán evolucionando, por lo que esta industria debe de ser capaz de coordinar con éxito la interfaz digital con la exactitud del inventario físico”, señala Andrés Ávila, Gerente Senior de Marketing para Retail en Latinoamérica de Zebra Technologies, empresa líder en soluciones tecnológicas innovadoras para diversos sectores.
 
¿Cuáles serán los siguientes pasos para el sector retail?
 
Los minoristas deben anticipar y responder a la demanda de los clientes, al igual que a los cambios del mercado. No es sorprendente que menos del 10 % de los minoristas puedan hacer esto al día de hoy, pero explica por qué el 57% de los minoristas han enumerado la mejora de la previsión de la demanda como un área de enfoque principal.
 
Pero eso es solo el comienzo, ya que los minoristas deben reconfigurar la variedad de productos en sus tiendas y canales. Dentro de un entorno omnicanal, la tienda física representa una sala de exhibición y un centro de experiencia, junto con una conveniente ubicación para ventas, cumplimiento y devolución. Las tiendas aisladas no maximizan a la marca, los ingresos o los márgenes. Por lo tanto, aunque los productos puedan tener una demanda en línea un 10 o 15 % mayor, parte de este inventario debe de llevarse a las tiendas para su cumplimiento, incluso si no está en exhibición.
 
Ese mismo tipo de diligencia debe llevarse a cabo a través de otros procesos de gestión de inventario. Los equipos de asignación y fijación de precios deben tener en cuenta la demanda omnicanal al tomar decisiones de inventario, ¿cuánto se recogerá de la tienda, se enviará desde la tienda o incluso se devolverá a la tienda?
 
Finalmente, uno de los grandes retos para el retail es el alistamiento. La mejora de los procesos aumentará la rentabilidad a través de reducciones en las rebajas, ganancias por ventas directas y costos de envío más bajos. Aumentar la rentabilidad en los canales diferentes a la tienda física requiere repensar y reorganizar las operaciones de la cadena de suministro y la comercialización. Mediante un mejor uso del inventario, y por lo tanto la reducción en los costos de envío, pueden mejorar significativamente los márgenes, sin embargo, hay un efecto cascada:  cada mejora se basa una en la otra desde la planificación, la asignación, la fijación de precios y el alistamiento, comenzando de nuevo en la planificación, creando un impulso positivo con cada ciclo.
 
Para lograr sortear todas las dificultades que los conflictos sociales y políticos propician, el fashion retail debe de comenzar a planificar estrategias que les permita desarrollarse con éxito dentro del entorno competitivo de esta industria, a la par de satisfacer las demandas de los consumidores. De la mano de socios estratégicos y de tecnología que se adapte a las necesidades de cada una de las tiendas, los minoristas pueden alcanzar sus objetivos de venta e, incluso, sobrepasar sus metas.
 

Related Post