¿Cómo puede afectar a tu empresa una mala #contratación?

79 0

Uno de los retos más importantes que tiene toda compañía, y en especial, las áreas dedicadas al reclutamiento, es la selección adecuada del personal. Según datos de la empresa Gallup, una mala selección de personal puede reflejarse en un coste para la empresa de hasta el 150% del sueldo anual del perfil a contratar.

De igual manera, no contratar al perfil adecuado, impacta en diferentes aspectos del funcionamiento del negocio, como pueden ser: pérdida de clientes, pérdida de productividad, daño a la reputación de la marca, producto o servicio, daño a la reputación de la marca empleadora y aumento de un mal ambiente laboral.

“Como sucede en cualquier contratación, no hay forma de saber al 100% que hemos realizado la elección más adecuada hasta que el colaborador empieza a desempeñar sus funciones y ha pasado por un periodo de aprendizaje inherente al puesto. Sin embargo, con el avance de la tecnología y las integraciones de soluciones de reclutamiento disponibles, sí podemos minimizar el riesgo de un error al contratar”, comenta Alejandra Martínez, Responsable de Estudios de Mercado Laboral para SherlockHR.

Según la especialista, estas son algunas de las señales que pueden denotar que no se hizo una contratación adecuada: la curva de aprendizaje es lenta y retrasa los demás procesos del equipo; no se finalizan los procesos individuales de trabajo a tiempo; el rendimiento o resultados son sistemáticamente inferiores a los esperados; el colaborador comente errores repetitivos; la calidad del trabajo no está a la altura de lo establecido durante el periodo de formación, por mencionar algunos.

Para mejorar las contrataciones y evitar costos de rotación, las empresas deben contemplar la evaluación de las habilidades blandas o soft skills de cada candidato, es decir, aquellas habilidades subjetivas que tiene que ver más con la forma en la que un individuo interactúa y se relaciona con los demás, como por ejemplo: creatividad, comunicación, liderazgo, manejo de estrés, inteligencia emocional, trabajo en equipo, entre otros.

“Lo ideal, es que las evaluaciones o test de personalidad, puedan estar integradas en una sola herramienta de reclutamiento, como por ejemplo la que tiene disponible SherlockHR. La experiencia nos está demostrando que las personas que dejan a una empresa, principalmente lo hacen por un déficit de habilidades blandas o soft skills, más que por un tema de conocimientos técnicos”, comentó Martínez.

Finalmente, según el Foro Económico Mundial, más de mil millones de empleos (casi un tercio de todos los empleos del mundo), serán transformados por la tecnología durante la próxima década. A medida que más y más actividades laborales se automaticen, las habilidades blandas o soft skills, seguirán cobrando cada vez mayor importancia, ya que es lo que diferencia a un profesional de otro.

Related Post