CONSUMIDOR mi amor #Marketing

168 0

Por: @JossEspinosa

Cuando pensamos en construir una marca o crear una marca desde cero, siempre le hacemos saber a nuestros nuevos CÓMplices que la relación MARCA-CONSUMIDOR es una complicada relación que hay que llevar, pues, aunque la MARCA es el príncipe azul que todo CONSUMIDOR espera, el CONSUMIDOR también tiene la parte de princesa a la que hay que tener contenta, con detalles y cercanía para mantener una relación perfecta.

Aquí el relato de cómo funciona esta relación:

  1. La historia empieza cuando tiene un futuro CONSUMIDOR al que quiere robarle el corazón, le envía mails, trata de conocer su historia, intenta que la vea, hace una propuesta y “Hola Futuro CONSUMIDOR, ¿Tenemos una reunión?” – “Sí, me has gustado, llámame”
  2. Después la MARCA y su CONSUMIDOR empiezan su relación y deciden seguirse conociendo. MARCA es encantadora, es dulce, atenta y ayuda a su CONSUMIDOR en todo lo que le pide, dándole facilidades, invitándole constantemente y proponiéndole planes divertidos
  3. Pero como en todos los matrimonios, la utopía termina. Un día, MARCA se confía y deja de dar el 100% en su relación, se acomoda, aportando a su CONSUMIDOR poca atención, pero con la cabeza en otras cosas
  4. Entonces viene el dilema porque CONSUMIDOR conoce a COMPETENCIA y ha pasado un buen rato con ella. Le ha cuidado y le ha ofrecido sentarse a tomar un café para conocerse. COMPETENCIA es muy atractiva, simpática y atenta. MARCA solía ser así. Pero además COMPETENCIA es más moderna, le transmite más confianza y nuevas experiencias que con MARCA nunca había vivido
  5. CONSUMIDOR vuelve a casa pensando en COMPETENCIA y considerando la posibilidad de dejar a MARCA así que CONSUMIDOR dice “MARCA, tenemos que hablar. No estoy a gusto contigo, no sé si quiero seguir así, he conocido otra marca que me ofrece más que tú”

¿Cómo termina la historia? CONSUMIDOR se da cuenta que no es una COMPETENCIA interesada en él sino muchas más.

MARCA todavía aquí puede restablecer la relación con CONSUMIDOR atrayéndolo con detalles, servicio, producto o bien experiencias, pero con promesas reales para poderlas cumplir.

Por ello como CÓMplice Constructora de Marcas siempre digo que una marca nunca termina de construirse porque no puede permitirse desatender a sus consumidores, no debe dejar de hacer sentir cómodos a sus consumidores porque en cualquier momento el consumidor puede ilusionarse con la competencia y la marca puede perder la confianza y la ilusión puesta por parte del consumidor.

Joss Espinosa

@JossEspinosa constructora de marcas 24×7 en @COMplicesCOM nativa digital con 10 años de experiencia en las áreas de editorial, relaciones públicas, imagen personal, social media y planeación estratégica.

Related Post