40% de las mujeres mayores de 50 años sufrirán una fractura que pudo prevenirse #Salud

“Atender la osteoporosis con un enfoque en la prevención de fracturas puede disminuir el número de días de hospitalización, generar ahorros al sistema nacional de salud y mejorar sustancialmente la calidad de vida de los pacientes y sus familiares”, aseguró la doctora Patricia Clark, jefa de la Unidad de Investigación de Epidemiología Clínica del Hospital Infantil de México Federico Gómez.

En México existe un problema de sub-diagnóstico y falta de atención adecuada por osteoporosis. Más del 80% de los pacientes no reciben diagnóstico y/o tratamiento después de la primera fractura, [1] a pesar de que ya existen tratamientos eficaces y disponibles en México que pueden reducir el riesgo de una nueva fractura entre 30 y 70%.[2]

La osteoporosis representa un doble reto: por un lado, los costos directos por días de hospitalización, cirugía, prótesis, reemplazo de cadera, entre otros, que son una carga económica importante para sistema de salud. “En 2015 se proyectó un impacto económico por esta enfermedad de 6,185 millones de pesos en México; de los cuales 62% se relacionó con la atención médica de fracturas”[3], aseguró Fernando Carlos, Maestro en Economía en el CIDE y especialista en economía de la salud.

Por otro lado, la osteoporosis también implica dependencia, pérdida de autonomía, invalidez y discapacidad del paciente. Del total de personas que sufren fractura de cadera en México: 30% muere en el primer año, 30% queda con invalidez permanente, 40% con dificultades para caminar y 80% con alguna dificultad para realizar actividades cotidianas lo que tiene un impacto directo en la calidad de vida[4].

De este modo, con el objetivo de crear una mayor sensibilización respecto al problema de osteoporosis en México, la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés) realizó el taller “Protege tu futuro: Paremos en la primera fractura”.

“Las fracturas por fragilidad son la consecuencia negativa más importante de la osteoporosis y su impacto económico y social aumentará considerablemente en los próximos años. Los pacientes que han experimentado una fractura por fragilidad se encuentran en riesgo de sufrir más fracturas en el futuro y deben recibir un diagnóstico apropiado y, en su caso, tener acceso a tratamientos eficientes para su condición”, manifestó Fernando Carlos.

“Si bien la osteoporosis se presenta mayormente en mujeres, no necesariamente es una enfermedad exclusiva del género femenino, ya que también los hombre mayores de 50 años la pueden padecer; asimismo, son más vulnerables aquellas personas que no tienen seguridad social, ya que al presentarse una fractura devienen problemas como el pago de medicamentos, atención y cuidado del paciente, entre otros”, enfatizó la doctora Esther Lozano, directora del Programa de Atención al Envejecimiento de CENAPRECE.

Actualmente el padecimiento afecta a 1 de cada 3 mujeres y a 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años.[5] “La difusión de este mensaje podría evitar que muchos pacientes padezcan una segunda fractura por esta enfermedad”, concluyó la doctora Patricia Clark.

para mayor información visite: http://www.iofbonehealth.org