La cuesta de enero se extenderá hasta marzo, te decimos cómo superarla #Economía

La “cuesta de enero” es la etapa del año en que, después de las vacaciones de fin de año y sus respectivos gastos, se reanudan actividades económicas y con ellas, llegan las primeras deudas del año. A ello, se suman los incrementos y ajustes de precios en los servicios y productos de la canasta básica, convirtiéndose en un gasto y endeudamiento constante para las personas.

El exceso de gasto durante los festejos de Navidad y Año Nuevo, y la falta de una planeación financiera responsable del salario y aguinaldo, provocan este déficit económico para las familias. Este año, la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) ha señalado que los precios de la canasta básica han registrado incrementos de entre 15 y 30 por ciento respecto al año pasado, lo que llevará a esta “cuesta de enero” a prolongarse hasta marzo.

Con el fin de ayudarte a saldar tus deudas y mejorar tus finanzas, Ser Mejor, plataforma mexicana que fomenta la realización humana, te brinda 5 consejos para superar la cuesta de enero y estabilizar tu economía y la de tu familia.

1.    Elabora un presupuesto mensual. El primer paso para saldar tus deudas es elaborar un presupuesto, incluyendo hasta el último centavo, de todos los pagos pendientes que debas liquidar urgentemente. Añade a este presupuesto todos los gastos indispensables que debas realizar durante este mes, incluyendo pago de servicios (luz, gas, agua), comida, colegiaturas, renta, transporte, etc. Esto te ayudará a administrar tus ingresos de la mejor manera, dándole prioridad sólo a lo necesario.

2.    Considera fuentes alternativas de ingresos. Al mismo tiempo que haces una administración correcta de tu dinero, una buena idea es aprovechar tu tiempo libre para generar algunos ingresos extra. Por ejemplo, puedes sacarle provecho a tu experiencia profesional, o sobre algún oficio, y dar tutorías privadas. Hoy en día existen plataformas en internet como Ser Mejor, que permiten conectarte con personas interesadas en aprender alguna actividad en específico, haciendo más fácil el anunciar tus servicios. Aprovecha estas plataformas para ganar algún dinero adicional y aumentar su presupuesto.

3.    Recorta gastos no indispensables. Así como debes priorizar y atender los gastos absolutamente necesarios, también debes deshacerte de las salidas de dinero innecesarias para no seguir endeudándote. Desde los “gastos hormiga” de todos los días, hasta las membresías de clubes deportivos, valora si necesitas este tipo de servicio, si no lo utilizas a menudo será más cómo y económico pagar ocasionalmente un entrenador personal y ejercitarte desde casa. Al recortar estos gastos, notarás como tu dinero rinde más y tus ahorros incrementan.

4.    Evita las rebajas y ofertas. Al terminar la temporada de ventas de fin de año, muchas tiendas comienzan sus remates con rebajas y descuentos. Aunque pueda parecer tentador, si ya tienes deudas por saldar, evita acudir a estas rebajas. Puede parecer una buena idea renovar tu armario para el resto del año aprovechando los precios bajos, pero debes recordar que estás en un momento donde no puedes realizar más gastos de los necesarios. Si llevas tus gastos y ahorros de manera controlada a lo largo del año, puedes administrar mejor tu dinero para el final de 2018, y entonces sí, podrás sacar provecho a las rebajas el año siguiente.

5.    No recurras a los empeños. Las casas de empeño pueden sacarte de un apuro cuando necesitas dinero de manera urgente y no tienes más recursos disponibles. Sin embargo, no son la mejor de las opciones para salir de la “cuesta de enero”, pues el monto que puedan prestarte por tus prendas nunca será el precio completo de lo que dejas empeñado. Además, si piensas recuperar tus pertenencias después de empeñarlas, el pago de dicho préstamo también se convertirá en una deuda adicional que no necesitas. Si te urge el dinero en efectivo y tienes algunos artículos que ya no necesitas, es preferible venderlos a tus conocidos o a través de alguna plataforma en línea, antes que acudir a una casa de empeño.

Tags: