De la teoría a la práctica: 3 técnicas para ser #productivo mientras trabajas en casa

226 0

Concentrarse, priorizar y emplear el tiempo de manera efectiva son retos que los trabajadores enfrentaban desde antes del Covid-19, pero ahora que muchos de ellos teletrabajan, se ha vuelto crítico si consideramos que los hogares se convirtieron en oficina, escuela, gimnasio, centro de reuniones virtuales, además de espacio privado.

Hoy más que nunca los trabajadores son conscientes de esto, pero más allá de la teoría, es importante saber cómo llevarlo a la práctica.

Por ello, Nestor Guerra, experto en gestión de equipos y trabajo en remoto e instructor de Udemy, comparte tres técnicas que ayudará a los trabajadores a mejorar su productividad y con ello conciliar de mejor manera su vida personal y laboral.

1)   MoSCoW: diseñada para priorizar tareas a realizar de un proyecto o de una jornada laboral. Consiste en definir el orden de importancia que se darán a las actividades con base en los siguientes criterios:

  • Must: debo hacerlo, por tanto, es inaplazable.
  • Should: debería hacerlo, pero de momento no es necesario ejecutarlo, hasta que haya hecho el Must, se hará.
  • Could: podría hacerlo, es deseable ejecutarlo, pero por el orden de las prioridades, se puede dejar en stand by.
  • Wont: no debo hacerlo, ya que de realizarlo se invertirá tiempo en algo que no tendrá impacto en este período de tiempo.

Pros: es sencilla de aplicar y es ideal cuando se tienen tareas diferentes. P.ej. administrar, redactar, analizar, etc.

Contras: poco útil si las tareas son similares o repetitivas ya que no crea diferenciación real.

2)   Pomodoro: por muchos conocida, con cronometro en mano se define un periodo de 25 a 40 minutos para concentrarse y finalizar una actividad, y acabado este tiempo, tomar 10 minutos de descanso total (se recomienda levantarse de la silla, salir de la habitación y realizar otra actividad que no sea de trabajo); esta técnica debe repetirse tantas veces sea necesario a lo largo de la jornada laboral.

Pros: fomenta la concentración y la terminación de actividades en períodos de tiempo definidos, además de buscar la eliminación de distractores.

Contras: hay gente que le cuesta parar por lo que siguen de corrido, ya que cortar la actividad y reanudar les cuesta volver a concentrarse.

Es tan socorrida que con solo entrar en cualquier buscador de aplicaciones móviles o de escritorio, se puede descargar y todas tienen las mismas funcionalidades.

3)   Horario biológico: aplicada de manera intuitiva por muchos profesionales, sobre todo por aquellos que gustan de trabajar por las noches, implica conocer en qué momento del día uno se siente con mayor disposición para trabajar.

Literal, esta técnica funciona cuando las personas se sienten de mejor ánimo o disposición física y mental. P.ej. hay trabajadores nocturnos, aquellos que prefieren levantarse a trabajar muy temprano por la mañana, o activarse tras una siesta después de comer.

Se recomienda trabajar con esta técnica cuando se trate de tareas que requieran de mayor concentración y que no sean repetitivas, pudiendo dejar estas últimas para el final de la jornada laboral cuando no se esté tan concentrado o de buen ánimo.

Pros: se reduce el estrés al estar física y mentalmente más dispuestos.

Contras: pudiera no aplicarse de manera constante debido a que la persona está sujeta a los tiempos de otros miembros del hogar, p.ej. niños en casa.

Otras herramientas para “llevar” la oficina a casa

Para aquellos trabajadores que suelan trabajar solos, existen aplicaciones que simulan los sonidos ambientales de una oficina (cafetera incluida) o si extrañan la convivencia con sus compañeros, pueden tener paneles con los rostros de ellos como si fuera en tiempo real e iniciar conversaciones en video con un solo clic.

Related Post