De México para México #vacunacovid

448 0

La pandemia generada a raíz del COVID-19 ha hecho que todos los ciudadanos del mundo nos unamos en un acto sin precedentes en donde el único objetivo ha sido ofrecer, desde nuestras áreas laborales y personales, lo que mejor sabemos hacer. Compañías han donado alimentos, espacios que se han convertido en hospitales, artículos de primera necesidad y un sinfín de cosas más.
Los que trabajamos en el área farmacéutica, no nos hemos cruzado de brazos. Hemos puesto todos nuestros esfuerzos e innovación en buscar un tratamiento o vacuna que ayude a que las familias no se separen, que la economía no se frene y que la gente pueda salir adelante a pesar de la pandemia.

Es así, que en conjunto con la reconocida doctora e investigadora Janette Furuzawa Carballeda, nos enfocamos en un par de características que presentan los pacientes con COVID-19: la hiperinflamación sistémica o “tormenta de citocinas”, que en su forma descompensada puede causar la muerte; y la fibrosis pulmonar, producto de una inflamación tisular grave.

En los últimos 30 años bajo el liderazgo de la IQ. Nantzín Martínez Fleischer y de un grupo destacado de investigadores como el Dr. Edgar Krötzsch Gómez y en especial de la Dra. Janette Furuzawa Carballeda, se logró identificar el mecanismo de acción de nuestro medicamento, el Colágeno Polivinilpirrolidona (FibroquelMR), destacando como principal efecto la regulación de la inflamación tanto a nivel local como sistémico.

Actualmente se utiliza con éxito como un modulador de la inflamación, y del metabolismo de los componentes del tejido conjuntivo en diversas enfermedades entre las que se incluyen la osteoartritis, la pseudoartrosis, las heridas y la consolidación ósea. Las propiedades inmunomoduladoras e inductoras de la reparación tisular de nuestro medicamento nos llevaron a formular varias hipótesis sobre cómo éste podría ser utilizado como coadyuvante terapéutico en pacientes infectados por el virus SARS-CoV2 (COVID-19) y así evitar la hiperinflación sistémica y las posibles secuelas de la enfermedad, entre las que se incluyen la fibrosis pulmonar.

Por esta razón, se sometió a aprobación en COFEPRIS un estudio piloto doble ciego comparado con placebo a implementarse en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, y ha sido aprobado.

El estudio incluirá a dos grupos de pacientes: al Grupo 1 se le administrará 1.5 mL del medicamento de forma intramuscular, en intervalos cada 12 horas durante 3 días y cada 24 horas por 4 días; y al Grupo 2 un placebo por el mismo periodo de tiempo. Si bien esta acción la tomamos con expectativas reservadas, creemos que, de resultar positiva, puede ser una esperanza para los pacientes, sus familias, amigos y, sobre todo, para la comunidad médica y personal de salud, ante la crisis mundial que estamos viviendo.

Paso a paso

Esperamos con paciencia, como la ciencia siempre lo pide, los días que tome al Comité de Ética e Investigación del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, a los médicos e investigadores para mostrar la eficacia de nuestra molécula orgullosamente mexicana, y en su caso, requerir la ampliación, modificación del estudio o autorización para el uso en pacientes diagnosticados con COVID-19.

Hay un leitmotiv dicho por mi padre durante la visita de una madre por ahí de 1972, el cual, ha sido el motor y corazón de los que laboramos en Aspid Pharma, compañía farmacéutica 100% mexicana “Mientras haya una madre que sufra y un niño que llora, voy a estar ahí siempre”.

Hoy más que nunca esta frase nos mueve para seguir cuestionandonos, innovando y desarrollando ciencia por México y para el mundo.

Gerardo Molina Polo López de Cárdenas

Director General

Related Post