Drones: cambiando el juego dentro de la fotografía de bodas #Tecnologia

82 0

Todo fotógrafo busca capturar imágenes que cuenten historias desde diferentes perspectivas y, para los fotógrafos de bodas es aún más específico que cuenten la historia de amor entre dos personas, sin dejar ningún detalle fuera. Es por eso que las imágenes aéreas se han convertido en una tendencia. El uso de drones les permite incrementar su creatividad y mostrar los increíbles paisajes en los que se llevan a cabo, desde cálidas playas hasta imponentes haciendas, todo el contenido aéreo logra un toque fuera de lo convencional.

Enriqueciendo un momento mágico Bengy Olivares y Carlos Baltazar, fotógrafos especialistas en bodas del estudio mexicano True Moments, son un ejemplo de profesionales que han sumado el uso de drones a su kit fotográfico. “Es impresionante las tomas aéreas que se pueden lograr con un dron, antes hubiera sido impensable tener este tipo de contenido si no fuera con la ayuda de un helicóptero”. Han utilizado desde el principio un DJI Mavic Air gracias a su ligereza y portabilidad.

Además, Bengy y Carlos agregan contexto a la historia al mostrar la magnitud de las locaciones desde el aire y crean un
mayor impacto visual en sus videos.

¿Otros aspectos básicos de DJI Mavic Air? Tiene cámara 4K con estabilizador en 3 ejes, sensor CMOS de 1/2.3” y 12 MP, tiempo de vuelo de 21 minutos y cuenta con SmartCapture, una nueva forma de controlar el dron con gestos de la manos.

Marcando la diferencia

Otro estudio fotográfico mexicano de bodas que destaca por las tomas aéreas en sus contenidos es Meraki Weddings,
quienes están en búsqueda constante de nuevas perspectivas que agregar durante la filmación de una boda.

“Queríamos agregar una mirada adicional a la mirada limitada que nos daba la cámara fija. Somos muy afortunados,
pues hemos grabado bodas en lugares preciosos alrededor de México: playas, haciendas, montañas y pueblos mágicos, entre otros y un dron era justo lo que necesitábamos para tener una visión completa”.

Utilizan principalmente el equipo DJI Mavic Pro por su gran capacidad y tamaño compacto, tiene un alcance de hasta 7 km, cámara 4K con estabilizador en tres ejes y duración de vuelo de 27 minutos. Su tecnología FlightAutonomy puede detectar obstáculos a hasta 15 m de distancia, además se mantiene a la misma distancia del sueño de forma autónoma incluso en terrenos de alturas desiguales.

“Al ser una cámara que no está en tierra y los novios prácticamente no están viendo, les da libertad de movimiento y a nosotros nos da espacio para experimentar con la construcción de tomas que podemos capturar, desde planos lejanos, planos desde el agua o más arriba de lo normal. A los novios les encanta tener ese tipo de miradas de sus eventos que, sin un dron serían imposibles”.

Related Post