El #autocuidado puede ayudar a ahorrar hasta 7.2 mil millones de dólares anuales para los sistemas de salud en América Latina y potencia el bienestar general de la población en la región.

242 0

Según un estudio liderado por la Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR), Latinoamérica tiene la prevalencia más alta de enfermedades crónicas no transmisibles en comparación con otras regiones del mundo, condiciones que son prevenibles a través de medidas de autocuidado de la salud y los estilos de vida saludables.

Se estima que alrededor del 57% de la población adulta de la región (302 millones de habitantes) tiene sobrepeso y el 19% (100.8 millones de personas) padece obesidad. Estas condiciones favorecen el desarrollo de enfermedades crónicas que representan inversiones millonarias de los sistemas de salud para su tratamiento. Además, causan el 30% de mortalidad en la región por enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión y enfermedad renal crónica.

Ante este panorama, el autocuidado, definido por la Organización Mundial de Salud (OMS) como “la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover la salud, prevenir enfermedades, mantener la salud y afrontar enfermedades o discapacidades con o sin la ayuda de un proveedor médico”, es cada vez más relevante en América Latina, especialmente a partir de la pandemia de Covid-19.

El autocuidado de la salud contribuye a disminuir la duración y severidad de las condiciones que no son graves y aporta beneficios económicos y sociales para las personas, las comunidades y los sistemas de salud. Uno de estos beneficios es la reducción de pérdida de productividad por absentismo.

El 24 de julio de cada año se conmemora el Día Internacional del Autocuidado de la Salud. En esta fecha ILAR y P&G Health se unen con el fin de promover la práctica del autocuidado en México la educación sobre el autocuidado de la salud y el acceso a productos de autocuidado como los medicamentos de venta libre (MVL) y los suplementos alimenticios, como uno de los pilares del autocuidado.

Es importante encontrar alternativas que ofrezcan acceso universal a la salud, además la sostenibilidad de los sistemas de salud pública.

̈En P&G Health, la División de Atención Médica de P&G, tenemos el compromiso de seguir trabajando en promover soluciones y productos que ayuden a que las personas tengan vidas más saludables. Es por eso por lo que participamos y apoyamos los esfuerzos de ILAR en fomentar el autocuidado como el primer paso hacia una vida más saludable ̈, mencionó Jose Antonio Valdez, Senior Vicepresident de P&G Health para América Latina.

Cifras De La Región

Según un estudio realizado por ILAR en el año 2021, sobre el Impacto de Covid-19 en las prácticas de Autocuidado en América Latina, el autocuidado demostró ser sumamente relevante para mantener la salud de las personas, hacer frente a enfermedades y síntomas leves y aliviar la carga en los sistemas de atención de salud. ​

El 73% de las personas encuestadas implementó medidas preventivas como la alimentación saludable y actividad física, y un 49% recurrió al uso de productos de autocuidado, como los MVL, para tratar los síntomas de condiciones no graves y controlar condiciones crónicas.

Los productos de autocuidado son la primera línea de defensa confiable para proveedores de atención médica y pacientes.  El estudio mostró que para el 91% de los latinoamericanos fue fácil acceder a MVL sin la recomendación de un profesional de la salud. En promedio, 86% afirmó que había suficiente disponibilidad de opciones para estos productos durante la pandemia.

El acceso a información y productos de salud sin tener que movilizarse o consultar a un médico, fue una necesidad primordial y se reflejó en un crecimiento en el uso de canales digitales para consulta y compra de productos de autocuidado. Como referencia el 30% de los encuestados indicó realizar al menos una compra de productos de autocuidado de manera virtual, un número que representa un crecimiento de hasta 10 veces más con respecto a la última encuesta del 2019 para este canal de compra.

Los resultados del estudio ponen en evidencia que la alfabetización en salud y las tecnologías de la comunicación son fundamentales y necesarias para que las personas cuiden de su propia salud y estén informados. Adicional a esto, se requiere la disponibilidad a más productos y servicios de salud para seguir extendiendo el autocuidado y aprovechar al máximo sus beneficios sociales y económicos.

Este año, la Federación Internacional de Autocuidado (GSCF, por sus siglas en inglés) y de la cual ILAR es miembro, presenta el primer Estudio Global “El Valor Social y Económico del Autocuidado” con datos que permiten conocer el impacto actual del autocuidado a nivel global y regional, incluyendo 155 países. Este estudio resalta su importancia como práctica para la salud de las personas y para la sostenibildiad económica de los sistemas de atención médica.

Los resultados del estudio global demuestran claramente los beneficios del autocuidado para las personas, los profesionales de salud y los servicios de salud pública. El hacer del autocuidado una parte integral de los sistemas nacionales representa una valiosa contribución para alcanzar la Cobertura Universal de Salud y el acceso a servicios de calidad, dos objetivos fundamentales definidos como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas” dijo Judy Stenmark, directora general de la GSCF

El estudio global de la GSCF establece tres conceptos de autocuidado, que desde la perspectiva global, responden a las diferencias en los estándares económicos, la infraestructura de atención de salud y las necesidades de las personas:

  1. “Autocuidado como primera opción de tratamiento”. La práctica del autocuidado como primera línea de acción de tratamiento.
  2. “Autocuidado como única opción tratamiento”. Establece al autocuidado como única opción y en lugar de no hacer nada.
  3. “Autocuidado como medida de prevención”. Determinado por comportamientos proactivos y buenos hábitos para cuidar de la salud y prevenir enfermedades.

Los resultados de este estudio para América Latina estiman que los ahorros potenciales generados por el autocuidado representan US $7.2 mil millones para los servicios de salud y atención.

Además de este ahorro, el tratamiento de condiciones simples y no graves en la región genera para los sistemas de salud:

  • 869 millones de horas economizadas para los pacientes.
  • 122 millones de horas productivas para los profesionales de salud economizadas.

Así mismo, el autocuidado genera ahorros para el sistema económico de la región en general (productividad económica y bienestar social) cuantificados en:

  • 79 mil millones de USD en productividad y bienestar para la población.
  • 2,552 millones de días productivos ganados por los pacientes al disminuir la duración o severidad de síntomas por enfermedades simples y no graves gestionadas con productos de autocuidado.

Related Post