El combate al lavado de Activos en la época del #COVID-19

165 0

Por Adrián Sánchez, Director, América Latina y el Caribe Crímenes Financieros y Cumplimiento, LexisNexis Risk Solutions

La pandemia de COVID-19 está forzando a las instituciones financieras (IF) a ajustar su planeación. Las IF enfrentan nuevos retos, dentro de los principales es mantener la relación con sus clientes sin afectar su experiencia al mismo tiempo que continúan mitigando los riesgos relacionados a los mismos. Todo esto mientras ajustan sus procesos internos y se adaptan a nuevas condiciones como el trabajo desde casa. Esta es ciertamente una tarea sin precedentes, ya que las IF deben traslada=r operaciones enteras al espacio digital sin relajar sus controles y procesos de supervisión. Todo esto en medio de múltiples nuevos retos entre ellos los diferentes programas gubernamentales de estímulos fiscales y financieros que buscan reactivas las afectadas economías de los diferentes países. En adición tenemos una migración apresurada hacia los canales digitales donde el número de transacciones en línea, nuevos usuarios en línea y nuevos dispositivos aumenta cada día más, lo que dificulta el proceso de identificación y mitigación de riesgos.

La nueva dinámica exige que los proceso de vinculación de clientes sean más agiles y sin la tradicional presencia física de los clientes en las diferentes sucursales bancarias además de no contar con los diferentes documentos necesarios para los procesos de identificación y validación de clientes , Esto sin duda representa uno de los principales retos para las IF ya que  deben asegurarse de que sus sistemas funcionen con la misma eficacia y seguridad que antes del COVID-19, al tiempo que identifican y responden rápidamente a nuevas tipologías que los criminales utilizan para cometer delitos financieros.

El entorno actual es ciertamente desafiante, pero los riesgos que deben afrontar las empresas no han cambiado sustancialmente. Las IF se enfrentan a las mismas preocupaciones que antes, aunque la pandemia intensificó sus preocupaciones. Las presiones presupuestarias, la priorización de los riesgos, una industria altamente regulada y el paso de las transacciones cara a cara a las digitales son simplemente la nueva normalidad. La diferencia es que las IF también están navegando en una dinámica donde los delitos financieros están a la alza sobre todo desde la perspectiva digital.

Las IF deben acelerar las iniciativas estratégicas que tienen en marcha y pueden empezar aprovechando los atributos de riesgo tecnológico y empresarial para automatizar los procesos de forma segura y a distancia, como respuesta al aumento del volumen de trabajo durante el COVID-19. Las IF podrán asignar la capacidad intelectual y pasar con éxito de un modo de respuesta rápida a un modo de toma de decisiones tácticas si incorporan la tecnología y mejoran las soluciones de riesgo de forma adecuada.

  1. El COVID-19 ACENTÚA LA IMPORTANCIA DE UN PRESUPUESTO ESTRATÉGICO

Las IF se enfrentan constantemente a la presión de asignar su presupuesto de manera que sea lo más eficiente posible. El panorama de cumplimiento para la prevención de los delitos financieros en el ámbito de la lucha contra el blanqueo de capitales se complica cada vez más debido a las rigurosas exigencias normativas, los estrictos requisitos de los programas de sanciones, los procesadores de pagos y nuevas empresas de tecnología financiera y, ahora, por una pandemia global. Una reciente encuesta pre-pandemia de LexisNexis Risk Solutions sobre el costo del cumplimiento de las normas de anti lavado de dinero reveló que los costos anuales de cumplimiento para las IF de América Latina ascendían a 5.950 millones de dólares en 2020.

La tendencia es clara y los costos relacionados de cumplimiento para la prevención de delitos financieros están en aumento. Ilias Chatzis, Jefe de la Sección de Trata de Personas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), dijo en mayo, hablando de la trata de personas, que “los traficantes pueden volverse más activos y aprovecharse de personas que son aún más vulnerables que antes porque han perdido su fuente de ingresos debido a las medidas de control del virus”. El tráfico de personas es sólo un ejemplo del riesgo adicional al que las IF están expuestas. Las IF no sólo deben tener cuidado con los delitos de lavado de dinero sino también con los delitos como el fraude y el soborno relacionados con los valores y la corrupción.

COVID-19 ha ampliado la necesidad de una mayor eficiencia para maximizar el valor de cada dólar que gastan las IF. Cada región del mundo tiene sus propios riesgos y desafíos con respecto al blanqueo de dinero y el cumplimiento de los delitos financieros, y la crisis actual agrava esta situación al afectar a los países de manera diferente. Una solución práctica es que las IF reorienten sus presupuestos para acelerar las iniciativas de tecnología y los riesgos comerciales que se atribuyen para escalar y automatizar los procesos. La utilización de tecnologías adecuadas puede reducir los costos relacionados a recursos humanos y el cambio de enfoque de los profesionales de las tareas manuales a la toma de decisiones sustantivas puede mejorar la moral de los empleados y puede facilitar las cosas durante el trabajo a distancia. Las organizaciones pueden realmente reducir el costo de cumplimiento por equivalente a tiempo completo, así como los costos de oportunidad asociados con la fricción a bordo y la pérdida de negocios.

  1. PRIORIZACIÓN DE LOS RIESGOS PARA AFRONTAR MEJOR LA PANDEMIA

El establecimiento de prioridades en materia de riesgos es mucho más complejo que una simple clasificación de los posibles peligros de las distintas operaciones. Las IF examinan los montos de diferentes operaciones, las características y los comportamientos de manera holística para identificar a los malos actores, así como los grandes esquemas de corrupción. La época de COVID-19 no es una excepción a este enfoque basado en el riesgo y, una vez más, respalda la necesidad de que las IF adopten políticas flexibles y maximicen su potencial tecnológico.

Un enfoque por capas aprovechando herramientas tecnológicas es crucial para volver los controles de prevención de delitos financieros más eficientes y que al final del día   Traigan beneficios para la organización, pero sobre todo para el combate a los delitos financieros. Las inversiones relacionadas a controles para la prevención de delitos financieros pueden beneficiar a otras unidades de negocios en las que la organización tiene una comprensión más completa de los riesgos y preferencias de los clientes. Puede haber un beneficio de costo directo al aplicar la tecnología de cumplimiento de los delitos financieros por capas.

Es probable que otros tipos de fraudes específicos de la industria aparezcan a través de negocios que expandieron su presencia en el comercio electrónico durante la pandemia. Las IF deben enfocar sus esfuerzos en categorías de riesgo específicas y verificar los elementos del perfil de riesgo del cliente, incluidos los antecedentes penales, las profesiones e industrias de alto riesgo, la riqueza y el riesgo geográfico.

  1. LA TRANSICION DE LAS INTERACCIONES CARA A CARA A LAS DIGITALES

El aumento del trabajo a distancia y el aislamiento preventivo aceleró el paso de la interacción humana a la digital. Las IF también están detectando un movimiento constante de alejamiento de la actividad presencial, lo que pone de relieve la necesidad de que las instituciones vuelvan a examinar la forma en que identifican y rastrean la participación sospechosa en línea.

Las IF están capacitando al personal de las sucursales para que busquen indicadores y pistas físicas que puedan sugerir una actividad fraudulenta durante las interacciones entre las personas. Las IF tendrán que aprovechar la inteligencia relacionada con dispositivos como teléfonos inteligentes tabletas y computadores, atributos como geolocalización, comportamientos pasados para rastrear mejor las actividades sospechosas en línea. La incorporación de herramientas biométricas de comportamiento en el conjunto de soluciones de prevención de lavado de activos puede ofrecer a las IF un gran conocimiento sobre sus usuarios finales a través de plataformas digitales. Otras mejoras tecnológicas críticas incluyen la selección de listas de vigilancia, la corrección de alertas y una sólida gestión de datos para asegurar una completa selección inicial, una supervisión continua a lo largo de la trayectoria del cliente y procesos completos y racionalizados para el cumplimiento.

ENFRENTAR LA TORMENTA MIENTRAS SE POSICIONA PARA EL ÉXITO DE LA POST-TORMENTA

La pandemia de COVID-19 presenta una oportunidad para que los delincuentes cometan cantidades extraordinarias de delitos financieros y, naturalmente, un mayor riesgo de blanqueo de capitales. Las IF deben adaptar sus políticas y su respuesta a los cambios en el comportamiento de los consumidores a raíz de COVID-19. Las IF se enfrentarán a mayores obstáculos en su eficiencia operativa para identificar y rastrear la actividad ilícita cuando la pandemia disminuya si fracasan en esto. Afortunadamente, pareciera que se reconoce que las iniciativas de cumplimiento de los delitos financieros pueden proporcionar beneficios más amplios a la empresa.

Las instituciones financieras tienen la capacidad de sobrellevar la tormenta actual y de posicionarse para el éxito futuro incorporando la tecnología adecuada y un enfoque basado en riesgos. A medida que los delincuentes se vuelven más sofisticados, se requiere un enfoque aún más sofisticado para combatirlos.

Related Post