El futuro de la administración pertenece a quienes pueden gestionar de #formaremota

74 0

John Hollon ex miembro de la junta del Workforce Institute de Kronos comparte en este texto las habilidades esenciales de liderazgo requeridas para administrar personal a la distancia.

Si he aprendido algo de décadas de liderazgo, es esto: dirigir a la gente es difícil.

El reto es encontrar el equilibrio adecuado de supervisión, apoyo y orientación, que permita a los colaboradores prosperar. Pero, demasiado de estas cosas pueden hacer que se convierta en el microgerente entrometido que ahoga la iniciativa, ahoga el crecimiento y mata el pensamiento fuera de la caja.

La gente hace su mejor trabajo cuando se siente segura, apoyada y empoderada. El truco para los líderes es cómo construir esa burbuja alrededor de cada persona que dirigen.

Esa es la parte difícil, pero por complicado que esto sea, es aún más duro cuando tratas de gestionar a las personas que de repente están trabajando en casa, como muchos lo hacen hoy en día.

Josh Bersin, el conocido analista en Recursos Humanos, habló recientemente sobre lo que se necesita para tener éxito en la gestión virtual, y cree que el liderazgo virtual requiere cuatro habilidades específicas y muy importantes:

Empatía y compasión
La capacidad de escuchar a las personas individualmente
Establecer reglas y normas, así como hacer responsables a los colaboradores a distancia; y,
Confianza

Empatía y Compasión

¿Cuántas veces ha escuchado a alguien decir que rara vez habla con su gerente? Es una queja común, sobre todo porque muchos gerentes parecen estar distantes. A veces, es porque piensan que están demasiado ocupados, pero ¿qué puede ser más importante que comunicarse regularmente con sus reportes directos?

Comunicarse bien es el núcleo de la empatía y la compasión por los que trabajan para usted. Siempre es importante en la oficina, pero aún más con los trabajadores remotos. Como Melody Wilding recientemente señaló en post en su blog de Forbes, “Ahora más que nunca, su equipo necesita que usted dé un paso adelante y proporcione la tan necesitada estructura, dirección y apoyo. Usted puede ser el gerente que ellos necesitan, todo sin sacrificar su bienestar o estresarse en el proceso.”

¿Cómo se hace esto? Comuníquese regularmente y hable con ellos a menudo. Pregúnteles cómo están y escuche atentamente lo que le digan. Y siempre, pregunte qué más puede hacer para ayudar. Haga estas cosas cada vez que usted conecte con ellos.

Y una cosa más: para tener empatía y compasión hay que saber escuchar, y prestar atención a la gente “como individuos”, como dice Josh, es una gran parte de eso.

Mostrando confianza

Cuando se trata de gestionar trabajadores remotos, aquí es donde la teoría se pone a prueba. La confianza es la clave para manejar a cualquier colaborador que esté en un lugar remoto, y es probablemente lo más difícil para la mayoría de los gerentes.

Este pensamiento se cuela en la mente de los gerentes cuando los empleados no estan presentes y están poco accesibles “¿Cómo sé que están trabajando arduamente? ¿Cómo sé que no están simplemente sentados perdiendo el tiempo?”. No puedo decirle cuántos gerentes me han dicho algo así al discutir la posibilidad de dejar que un colaborador trabaje a la distancia.

La confianza es un concepto difícil para muchos gerentes, y algunas personas son naturalmente desconfiadas, pero la Harvard Business Review recientemente tuvo la mejor descripción que he visto de cómo y por qué es tan importante que los líderes confíen en sus empleados remotos. Así es como Tsedal Neeley, Profesor de Administración de Empresas en la Escuela de Negocios de Harvard, lo expresó:

“Le diré esto a todos los gerentes de ahí fuera: tienen que confiar en sus colaboradores. Esta es una época y un tiempo en el que tenemos que hacer caso al consejo de Ernest Hemingway: “La mejor manera de saber si puedes confiar en alguien es confiar en él.”

Usted no puede ver lo que la gente está haciendo. Pero equípelos de la manera correcta, deles tareas, verifique cómo siempre se ha hecho, y espere que produzcan de la manera que se desea. No se puede monitorear el proceso, así que la revisión tendrá que estar basada en los resultados. Pero no hay razón para creer que, en este nuevo entorno, la gente no hará el trabajo que se le ha asignado.

Aquí está el resultado final: Gestionar a la gente es difícil, y manejar a los empleados remotos es lo más difícil de todo porque, bueno, son remotos. Es la verdadera prueba de un gerente porque se necesita una gran sensibilidad, confianza, y sobre todo, la capacidad de comunicarse de forma clara y precisa con los empleados con los que ya no se puede hablar en persona.

¿Es un reto de gestión difícil? Puede apostar a que sí, pero está claro que el trabajo a distancia va a ser la nueva normalidad para muchos empleados.

Todos tenemos que acostumbrarnos a esto, sobre todo los gerentes. Es hora de dar un paso adelante y aceptar el desafío del liderazgo… o encontrar una nueva línea de trabajo.

Nos guste o no, el futuro de la administración pertenece a aquellos que pueden gestionar a la distancia.

Si está interesado en aprender más acerca de cómo manejarse en tiempos de incertidumbre, lea el último post del miembro de la junta Chris Mullen acerca de cómo “Ayude a sus empleados a prosperar en un ambiente de trabajo remoto con 3 simples pasos”.

Related Post