El Grinch de la Navidad #Marketing

207 0

La época favorita de muchos está a la vuelta de la esquina. En diciembre todo el mundo se pone en sintonía para recibir y disfrutar la Navidad, fecha celebrada desde hace siglos en diversas culturas alrededor del mundo. Sin embargo, y para pesar de muchos, a esta fiesta la acompaña su gran némesis, El Grinch, que en esta ocasión no es precisamente el personaje sino la tan temida limpieza del hogar después de las festividades.
 
Y no es para menos, pues luego de recibir a familiares y amigos, preparar la cena, disfrutar el ponche y cenar pavo, pierna, lomo, tamales, romeritos, bacalao y ensalada de manzana (la lista podría continuar por varias líneas); las áreas comunes de la casa como sala, comedor, cocina y sanitarios quedan como si un torbellino hubiera pasado por ellas. Sin embargo, la mayoría de las veces sólo la o el ama de casa, con ayuda de los hijos quienes en muchas ocasiones más a fuerza que de ganas apoyan en esta ardua labor, son los encargados de dejar relucientes todos los rincones, por lo menos hasta la siguiente semana que se da la bienvenida al Año Nuevo.
 
Y este es un tema que no se toma a la ligera, pues el trabajo del hogar es uno de los más pesados. Tan sólo en México, el 24.5% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional se produce por el trabajo doméstico no remunerado[1]. En la mayoría de los casos éste es realizado por mujeres.
 
 
Pensando en ello y para facilitar la limpieza, existen diversos tips que pueden ahorrar unas horas de esfuerzo a toda la familia:
 

  • Herramientas: Contar con los instrumentos adecuados va más allá de tener una escoba nueva o un estropajo poderoso, nos referimos más bien a la prevención desde el origen. En la cocina, por ejemplo, una excelente herramienta son las llaves manuales para lavar los trastes, que permiten realizar la tarea más ágilmente. Por otro lado, en la actualidad hay muchos muebles que cuentan con tecnología antibacterial en las superficies; esto es especialmente benéfico en objetos como los inodoros. Un buen tip es buscar pisos, regaderas, muebles sanitarios, llaves de cocina y de baño con este tipo de tecnología, pues ahorrará mucho tiempo al sólo requerir una pasada con algún líquido adecuado para su limpieza. Marcas mexicanas como Helvex ofrecen este tipo de artículos con gran variedad de modelos.
  • Productos de limpieza: Los mexicanos somos fans del cloro por su poder desinfectante, sin embargo a la larga este producto de limpieza puede resultar corrosivo para algunos materiales. Lo más recomendable es utilizar líquidos aptos para cada tipo de material o superficie en donde se aplicarán: madera, cerámica, metal, etcétera. De esta forma los espacios estarán limpios y bien cuidados por más tiempo. 
  • División de espacios: El apoyo familiar es esencial en esta tarea. Se puede designar una o dos habitaciones a cada miembro de la familia para terminar más rápido. Incluso los niños pueden participar con tareas sencillas como sacar la basura o recoger artículos y ponerlos en su lugar. Para aligerar el trabajo, se puede realizar una sana competencia para ver quién termina primero la función designada.
  • Designación de tiempo: Uno de los problemas más comunes a la hora de la limpieza es la desidia, pero como dice el refrán mexicano, “al mal paso darle prisa”. Designen un tiempo específico para terminar una tarea y así no pasarán horas dando un trapazo y viendo la tele media hora hasta dar el siguiente. Una buena alternativa es poner música para amenizar las tareas.
  • Recompensa: Todo trabajo tiene una recompensa, y dar un pequeño premio puede ser un incentivo eficaz para motivar a los miembros de la familia a ayudar en esta titánica tarea del hogar. Puede ser tan fácil como un dulce o chocolate, hasta una salida al cine o al parque. 
     

Siguiendo estos consejos, lo único que quedará después de las fiestas serán regalos y recuerdos de momentos felices en familia.

Related Post