El planeta arde y #Pemex olvida las energías renovables

79 0

Aunque grandes petroleras buscan reducir su huella de carbono, México apuesta por los combustibles fósiles que poco favorecen al calentamiento global.

De: Bloomberg Businessweek México

Por Amy Stillman, Rachel Adams-Heard, Laura Hurst and Kevin Crowley

El clima enloqueció y Pemex no hace nada. Semanas de frío, lluvias y calor extremo ha pasado el país en las últimas semanas a consecuencia del cambio climático, en donde las petroleras tienen mucho que ver.

Las principales empresas internacionales están bajo presión política para reducir su huella de carbono, pero Pemex está bajo presión política para aumentarlo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene como objetivo hacer que el país sea autosuficiente en energía al ordenar que el gigante petrolero estatal produzca la mayor parte de los combustibles que se consumen en el país. Si bien, eso solo sugiere que Pemex tendrá mayores emisiones debido a una mayor producción de combustibles fósiles, también carece de la capacidad tecnológica reque- rida para producir combustibles más limpios.

Las seis refinerías existentes de Pemex han sufrido décadas de subinversión.

A medida que la producción de gasolina ha aumen- tado bajo la administración de AMLO, también ha subido la producción de fuel oil altamente contaminante. El fuel oil se genera a partir del lodo sobrante del proceso de conversión del aceite en gasolina. Si bien otros productos refinados son menos contaminantes, Pemex no cuenta con la tecnología en sus refinerías para generar combustibles de mayor calidad a partir de los hidrocarburos sobrantes.

La Organización Marítima Internacional prohibió el uso de fuel oil para buques el año pasado debido a sus excesivas emisiones de carbono. Como tal, Pemex no tiene dónde vender el fuel oil excepto en México, donde la empresa estatal lo compra a bajo precio y lo quema en sus plantas de energía, emitiendo 16% más de CO2 que el gas natural en las centrales eléctricas básicas.

Pemex también está quemando más gas natural en sus campos petroleros porque carece de la capacidad para procesarlo y de la infraestructura necesaria para la eliminación de nitrógeno, dijo la empresa en una llamada con inversionistas en abril.

En los primeros tres meses del año, la quema de gas natural de Pemex se duplicó con respecto al año anterior, para llegar a 712 millones de pies cúbicos de gas natural por día. Eso significó que solo el 85% de su producción de gas natural salió al mercado en el trimestre.

Las emisiones de gases de efecto invernadero de Pemex, que abarcan las emisiones de alcance 1 y 2, se incrementron a 41.8 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente en 2019 después de caer en los dos años anteriores, según datos recopilados por Bloomberg Businessweek. Sus emisiones de gases de efecto invernadero por barril son más fuertes que la mayoría de sus pares, incluidos Royal Dutch Shell, BP Plc. Petrobras y Chevron Corp, muestran los datos de Bloomberg.

EN EL OJO DEL HURACÁN

Las deudas de Pemex con el ambiente no son pocas. Hace un par de semanas un incendio se desató en una línea submarina en Campeche, lo que puso nuevamente bajo los reflectores la política energética del gobierno mexicano, basada en aumentar la producción de combustibles fósiles.

El fuego se resgitró a 150 metros de la plataforma satélite KU-C, localizada en la Sonda de Campeche perteneciente al Activo de Producción Ku-Maloob-Zaap, de Pemex Exploración y Producción.

La paraestatal señaló que las causas del incendio en la línea submarina en Campeche tuvieron que ver con tormentas eléctricas que afectaron a la región y una fuga de gas.

Activistas se pronunciaron al respecto, como la sueca Greta Thunberg, que encabeza una lucha contra el cambio climático, quien expresó que el incendio es muestra del desinterés de los líderes mundiales por buscar alternativas más sustentables para la generación de energía.

EL RETIRO DE LAS GRANDES PETROLERAS

Los supermajors, un grupo que, además de Exxon y Chevron, incluye BP Plc, Royal Dutch Shell Plc, TotalEnergies SE y Eni SpA, se están reduciendo incluso cuando la demanda de combustibles fósiles se mantiene fuerte. Estas empresas están bajo una presión creciente para pagar sus deudas mientras reducen los gases de efecto invernadero y, para algunas, hacen la transición a las energías renovables. En las últimas semanas, Exxon y Chevron fueron reprendidas por sus propios accionistas por preocupaciones climáticas, mientras que Shell perdió una demanda en La Haya por el ritmo de su alejamiento del petróleo y el gas.

Las compañías petroleras nacionales, o NOC, están en gran parte protegidas de esas presiones. Cuando los propietarios son gobiernos, no accionistas, no hay miembros de la junta disidentes como los que ahora están dentro de Exxon. Eso significa que los productores estatales de petróleo, como los que conforman la OPEP+, pueden ser los compradores de último recurso para los proyectos de combustibles fósiles abandonados por los supermajors.

Las empresas estatales también pueden devorar par- ticipación de mercado simplemente produciendo petróleo que sus rivales del sector privado no obtendrán. Saudi Aramco y Abu Dhabi National Oil Co. están gastando miles de millones para aumentar sus respectivas capacidades de producción en un millón de barriles por día cada una, y Qatar Petroleum está gastando más de 30 mil millones de dólares para aumentar sus exportaciones de gas natural licuado en más del 50% (Aramco y Abu Dhabi National Oil declinaron hacer comentarios).

En conjunto, las NOC representan poco más de la mitad del suministro mundial de petróleo actual. Para 2050, Rystad Energy prevé que esa participación crecerá al 65%.

Es una tendencia inconfundible que está llamando la atención sobre algunas de las entidades más grandes y secretas del mundo. Muchos líderes gubernamentales están buscando reducir las emisiones que causan el calentamiento del planeta, y nueve de las 10 economías más grandes apuestan a metas cero. Al mismo tiempo, estos opacos productores de petróleo patrocinados por el gobierno, aislados en la mayoría de los casos tanto de inversionistas como de ambientalistas, y con poca obligación de divulgar datos climáticos, están asumiendo el trabajo de llenar los millones de barriles que se consumen cada día.

“Escuchamos a los funcionarios del gobierno y a los funcionarios de las NOC decir: ‘Consideramos la desinversión de compañías petroleras internacionales de algunos proyectos como una oportunidad para crecer’”, dijo Patrick Heller, asesor del Instituto de Gobernanza de Recursos Naturales.

A algunos observadores les preocupa que las campañas de los activistas para que las grandes petroleras se deshagan de los combustibles fósiles terminen acelerando el cambio hacia propietarios gubernamentales que operan con menos transparencia y, en ocasiones, con peores registros ambientales. Jason Bordoff, director del Centro de Política Energética Global de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Columbia, argumentó en un ensayo reciente que tales esfuerzos podrían resultar en “consecuencias no deseadas” sin la caída necesaria en la demanda.

A pesar de todo el enfoque en gigantes como Exxon y Shell, las grandes empresas representaron solo el 15% del suministro mundial de petróleo, según la Agencia Internacional de Energía.

BP ha pasado los últimos dos años buscando acuerdos de desinversión en parte para ayudar a cumplir su objetivo de cero neto, y luego planea vender una participación en un bloque de gas de Omán a la empresa nacional de energía de Tailandia por 2.6 mil millones de dólares. Shell, con su propia promesa de reducir las emisiones a cero, dijo recientemente que devolvería los arrendamientos al gobierno tunecino en lugar de producir más petróleo a partir de ellos.

Tales acuerdos van más allá de la extracción de petróleo y gas: Pemex adquirió una refinería de Texas a Shell (Pemex declinó hacer comentarios).

Las NOC en general hacen una contribución enorme a las emisiones globales. Por ejemplo, el metano, un gas de efecto invernadero que es mucho más potente que el dióxido de carbono a corto plazo. Los países donde las entidades estatales dominan el suministro de energía representan tres cuartas partes de todas las emisiones de metano del petróleo y el gas, según la AIE. La gran mayoría de esas emisiones de metano se pueden atribuir a solo 15 países, incluidos Rusia, Arabia Saudita e Irak.

La presión que impulsa a los supermajors a encogerse no proviene únicamente de los activistas climáticos. La AIE atrajo la atención generalizada en mayo pasado cuando publicó su primer informe que establece una hoja de ruta para una economía global neta cero para 2050. En este escenario, la demanda de combustibles fósiles se desploma y la inversión en nuevos campos de petróleo y gas debe detenerse. Mientras tanto, las emisiones de metano de los combustibles fósiles caerían un 75% para 2030.

A corto plazo, las grandes empresas tienen “amplia capacidad de reserva”, dijo Bordoff en una entrevista. “Pero si la inversión de las grandes empresas sigue deprimida y la demanda de petróleo continúa en su trayectoria actual, los mercados se ajustarán”. A medida que suben los precios del petróleo, él ve actores privados de propiedad estatal o más pequeños interviniendo para llenar el vacío.

Las desinversiones y la reducción del gasto en exploración significan que las grandes petroleras simplemente se quedarán sin reservas probadas, la cantidad de hidrocarburos que pueden producir, dentro de 15 años, dijo Rystad en un informe reciente, “a menos que el grupo haga más descubrimientos comerciales y rápido”.

Incluso Exxon, que no se ha fijado un objetivo neto cero, ha reducido drásticamente sus ambiciosos planes de crecimiento para ahorrar dinero y reducir la deuda.

Chevron también se ha alejado de los nuevos megaproyectos en favor de un shale estadounidense más flexible. Ambas compañías pronostican una producción plana este año en comparación con el anterior.

Como grupo, las grandes empresas mantienen el gasto en un 2% más bajo que el año pasado, informó la AIE en semanas pasadas, a pesar de que los gastos generales de capital en exploración y producción aumentaron un 8% en 2021. El gasto en nuevos campos de petróleo y gas “tradicionalmente ha estado muy por encima de los niveles de sus pares en el Medio Oriente, Rusia y China ”, dijo la AIE. “Este ya no es el caso”.

Pero la demanda global no está cayendo tan rápidamente, al menos según las proyecciones actuales. De hecho, se espera que aumente durante los próximos 15 años según estimaciones recientes de investigadores de energía limpia de BloombergNEF. Eso deja alrededor de 55 millones de barriles de petróleo por día de nuevo suministro necesario para 2050, dice BloombergNEF, equivalente a la demanda global a mediados de la década de 1980.

Las compañías petroleras estatales ven esto como una oportunidad. “Muchos gobiernos anfitriones de petróleo y gas y NOC creen que la industria está invirtiendo insuficientemente en exploración y producción, y algunos creen que pueden intensificar y llenar el vacío”, dijo Ben Cahill, miembro principal del Programa de Seguridad Energética y Cambio Climático en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

No todos podrán hacerlo. Cahill dijo que empresas como Pemex, la venezolana PDVSA y la argelina Sonatrach tendrán dificultades para mantener su producción. Pero eso deja a gigantes como Aramco, la rusa Rosneft y Qatar Petroleum en una posición para duplicar su negocio principal.

En general, la divulgación de las empresas petroleras estatales es muy variable y carece de la transparencia de las grandes.

Pero lo poco que se sabe indica que los gases de efecto invernadero de los NOC están a la altura de las circunstancias. En algunos casos, a los petrostatos no les costaría nada reducir las emisiones de metano, según un informe anterior de la IEA.

“Los NOC son una especie de las claves más importantes cuando se trata de analizar las emisiones a nivel de país”, dijo Ratnika Prasad, directora de estrategia energética del Fondo de Defensa Ambiental, que recientemente encargó un informe a Carbon Limits sobre las emisiones de metano del petróleo de compañías estatales. “Es fácil ver cómo tomar medidas sobre las emisiones de NOC, especialmente el metano, producirá resultados climáticos bastante rápidos y más efectivos”.

Presionar a las entidades administradas por el gobierno para que tomen medidas presenta nuevos y abrumadores obstáculos. Después de años de campaña, existe una especie de libro de jugadas para forzar el cambio en los supermajors occidentales.

Grupos activistas como Follow This y As You Sow animan a los ciudadanos preocupados por el clima a comprar acciones de empresas que cotizan en bolsa como Exxon o Shell. Luego, los activistas de los accionistas impulsan medidas de representación favorables al clima durante las reuniones anuales de accionistas.

Los cambios estratégicos de Shell y BP hacia combustibles bajos en carbono se produjeron después de años de intensificar la presión de los accionistas, y el mismo proceso parece estar desarrollándose dentro de Exxon en este momento.

El gigante petrolero de Texas perdió una batalla sin precedentes con un inversor activista Engine No. 1 en su reunión anual de este año. Con solo el 0.02% de las acciones de Exxon, el grupo previamente desconocido obtuvo el respaldo de grandes inversionistas institucionales y colocó a tres de sus propios candidatos en el directorio de Exxon.

Las entidades de propiedad estatal carecen de un mecanismo equivalente, a menos que una parte significativa de sus acciones se cotice en una bolsa de valores. “Las NOC están en el centro de la vida económica en muchos países productores de petróleo”, dijo Heller. “En algunos casos, la salud de la NOC se considera sinónimo de la salud de la economía en general. Así que eso contribuye al pensamiento del ‘statu quo’”.

Hay motivos para el optimismo. Los países con las compañías petroleras respaldadas por el estado más prolíficas han firmado el Acuerdo de París, y algunos llevan su compromiso un paso más allá y participan en coaliciones voluntarias destinadas a reducir las emisiones. La Iniciativa Climática de Petróleo y Gas cuenta con cinco compañías petroleras nacionales, incluidas Aramco y China National Petroleum Corp., entre sus miembros. Esa organización requiere un objetivo para reducir las emisiones promedio de metano por barril de petróleo producido para 2025, aunque esto no garantiza que las emisiones absolutas disminuyan.

Hasta cierto punto, este es un fenómeno contra el que Exxon ha estado advirtiendo durante años. Dado que BP y Shell han vendido activos en un giro hacia las energías renovables, Exxon ha dicho que tales movimientos solo funcionan para mover la producción, y las emisiones, a otros lugares. El año pasado, el director ejecutivo de Exxon, Darren Woods, recibió críticas de activistas climáticos por etiquetar las ventas de activos de los rivales para reducir las emisiones como nada más que una “competencia de belleza”. Su punto más amplio subraya el largo camino que tiene por delante el mundo en su lucha contra el cambio climático.

“Este no es un desafío de la empresa, es un desafío global”, dijo Woods en marzo de 2020. “Esta idea de mover cosas dentro y fuera de la cartera de una empresa a otra en realidad no nos acerca más a una solución”.

Pero Mark van Baal, fundador de Follow This, dijo que presionando a las grandes empresas aún es posible impulsar una reducción general de las emisiones, incluso sin desafiar directamente a las NOC. Las entidades estatales seguirán si las grandes empresas impulsan la inversión en energía renovable, dijo, reduciendo los costos para todos. “Necesitamos que las compañías de petróleo y gas más innovadoras cambien y pongan todo su peso en las energías renovables para acelerar la transición energética”, dijo van Baal. “Otros seguirán”.

Con la colaboración de Dave Merril, Gerson Freitas Jr, Eric Roston, Khalid Al Ansary y Anthony Di Paola

Related Post