El rol del sector TI en Latinoamérica hacia una experiencia de #educación más brillante

155 0

Jonhy Iván Clavijo – Director CCAP Central CALA Enterprise en CommScope
No es noticia que el sector educativo en Latinoamérica tiene ciertas desventajas en comparación con otras partes del mundo, sin embargo, el escenario actual le ha obligado a evolucionar de una manera sin precedentes especialmente en su infraestructura tecnológica, lo que puede significar una mayor evolución para el bien de las instituciones y los estudiantes de toda la región.

Antes de que la pandemia obligara a las instituciones educativas a trasladar sus actividades a un “escenario virtual”, la estrategia en tecnología, información y redes ya había sido reconocida como un pilar para los modelos educativos contemporáneos, y así fue como se establecieron figuras como el director de TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación, en las mesas directivas de las universidades. Este hecho respondió a la necesidad de transformación digital en ámbitos como la gestión documental y la ciberseguridad.

Un nuevo panorama para la educación

Desde antes que la educación a distancia/virtual fuera la forma más común de impartir clases, el avance tecnológico y la diversificación del mercado trajeron nuevos competidores para los centros educativos: las plataformas de educación en línea; donde las instituciones se encontraron con gigantes de la tecnología como Google, con más experiencia, conocimiento e infraestructura necesaria para afrontar los retos que estaban por venir.

Estas nuevas opciones de educación, agregadas a las deficiencias en etapas iniciales al momento de trasladar las clases y plataformas a una modalidad virtual, la falta de recursos y la incertidumbre han aumentado uno de los mayores retos para las instituciones educativas de los últimos años: la retención de estudiantes.

De hecho, en algunas de las conferencias internacionales en Latinoamérica, muchos rectores universitarios coincidían desde hace unos años en que esto era un reto para el cuál se debían preparar en los próximos años, ya que los nuevos profesionistas no están persiguiendo un diploma, sino habilidades y competencias específicas adecuadas a las demandas actuales del mercado.

Jonhy Iván Clavijo
La inversión en tecnología para la educación en Latinoamérica

Además de las desventajas tecnológicas ante los nuevos competidores, las instituciones de América Latina pudieron notar las consecuencias de la falta de inversión en el ámbito tecnológico durante este año. Las inversiones en tecnología para la región en el sector educativo son considerablemente menores a las de otras regiones, como Europa Occidental, el Sureste de Asia, y América del Norte.

Sin embargo, el panorama no es del todo desesperanzador, ya que una de las mayores ventajas de contar con un departamento fuerte de TI es que las universidades ahora reconocen el ambiente tecnológico y sus necesidades. A manera de ayudar a las instituciones para mantener un servicio de calidad, las estructuras de red y soluciones debían cambiar de enfoque, con vista en la virtualización, los servicios en la nube y la capacidad de soportar la cantidad de dispositivos conectados a los servicios digitales.

De hecho, en una reciente encuesta de CommScope se halló que más del 50% de los decisores de tecnología en universidades de la región considera que la prioridad de inversión en infraestructura y redes para los próximos meses del 2020 será en cableado estructurado (fibra y cobre) para sus centros de datos, seguido de Puntos de Acceso (APs) y mejoras en las redes del hogar para los empleados.

Lo que hace mucho sentido, ya que los centros de datos de borde dentro de los campus de las universidades son donde atraviesa todo el core de tráfico. Si no se fortalece este tipo de tecnología va a ser muy difícil cumplir con todos los demás requerimientos que tengan dentro y fuera de los campus.

Ante estas nuevas demandas, las compañías dedicadas a infraestructura y soluciones para red han tenido que plantear estrategias combinadas y ofrecer soluciones para mejorar la capa física de las universidades (cableado de fibra y/o cobre, y mejora de ancho de banda) además de proponer soluciones de gestión remota adaptadas al sector.

El futuro de las instituciones educativas en Latinoamérica

Si algo ha relucido en los últimos meses es que no nos encontramos en una situación pasajera, sino que en varios sectores, como es el caso del educativo, se ha marcado un hito disruptivo y de ahora en adelante los verdaderos retos de las universidades estarán asociados a establecer de manera exitosa los modelos de virtualidad y alternancia; lo que requiere de un fortalecimiento de infraestructura de red y asegurar la integración y buena administración tanto de los dispositivos IoT como los de los estudiantes (computadoras, teléfonos móviles, entre otros) dentro y fuera de las instalaciones.

La alternancia sólo tendrá éxito en la medida en que tanto estudiantes como el resto de la comunidad académica tengan acceso virtual a todos los recursos con los que contaban dentro del campus, por lo que se tienen que incluir una serie de recursos y herramientas cuyo fin sea hacer mucho más rica la experiencia de los usuarios en cualquier modelo educativo.

En últimas, la función de las universidades y otros centros educativos es la transformación social a través de la educación de calidad y para llegar a ello, las instituciones educativas deben alcanzar un nivel en tecnología donde estén preparadas para afrontar cualquier situación disruptiva y la clave es contar con planes de contingencia tanto de ancho de banda como de tecnologías, redes y comunicaciones para igualar el nivel de educación entre virtualidad y el modo presencial.

Related Post