El soborno: ¿Sabe cómo combatirlo? #Negocios

58 0

Hasta hace algunos años, el soborno era conocido como un acto vinculado al sector público, por ejemplo, guardias de seguridad o cuerpos policiacos que reciben un pago a cambio de no levantar una infracción de tránsito. Sin embargo, este no es el único sector donde puede ocurrir, pues se han dado casos de soborno dentro de un contexto empresarial, situación que cada vez es más delicada. Tal es el caso de las concesiones que se brindan a las empresas para ganar grandes proyectos de construcciones. Mejorar la introducción.

El soborno es una de las modalidades de Fraude, se caracteriza por ser un ofrecimiento, ventaja, promesa o aceptación de un beneficio ya sea económico o material, en contraprestación de una acción, una omisión o influencia que favorezca o perjudique a un tercero. Cualquier compañía pública o privada, sin importar su tamaño es propensa a caer en este tipo de acciones, convirtiéndose en un problema que aqueja al mundo organizacional y que es importante combatir.

Las estrategias para combatir el soborno deben centrarse en la cero tolerancia al soborno y deben empezar por la concientización, educación, compromiso de la alta gerencia, desarrollo de buenas prácticas, una adecuada gestión de riesgos, así como la existencia y cumplimiento de un régimen sancionatorio que se pueda ejemplarizar.

En las organizaciones existen áreas específicas donde es más común que se den estas acciones, por lo que detectarlo es fundamental para evitar entornos poco confiables en el interior de las empresas o al exterior, pues esto podría dañar la reputación y frenar su crecimiento. Para la especialista, las áreas más propensas suelen ser aquellas donde se administran las finanzas o las actividades del personal, compras, auditorías y relación con clientes o proveedores.

Existe una manera inicial de gestionar el riesgo de soborno. Al ser este una de las vertientes del fraude, se puede considerar dentro del triángulo del Fraude que demarca tres factores: La oportunidad, la racionalización o justificación y la motivación o presión.

La oportunidad es un factor de quien tiene el conocimiento o la posición estratégica para recibirlo u ofrecerlo y esta característica se presenta con mayor frecuencia en los altos directivos de las organizaciones o en los empleados que tienen muchos años dentro de una empresa y conocen a la perfección el manejo de la organización, también se puede presentar con el personal que labora en las áreas vulnerables de la compañía.

La racionalización es una conducta que toman las personas para justificar la acción del soborno. El individuo busca tener un porqué para recibir u ofrecer el soborno; normalmente estas actitudes se pueden asociar con: “llevo muchos años es esta compañía y no me han valorado como me merezco”; “Será una sola vez y nadie tiene porqué notarlo”. “Será en beneficio de todos”; “Son tiempos difíciles y hay que aprovechar la oportunidad” entre otros. Y la precisión o motivación nace de una necesidad o una influencia que puede estar generando el que está ofreciendo el soborno, puede ser apoyada por una situación de necesidad o una circunstancia donde haya una presión o motivación externa, ya sea una deuda, enfermedad, bancarrota, gastos improvistos, una posición superior o conseguir cumplimiento de metas excesivas.

Hoy en día hay varias regulaciones que exigen a las empresas adoptar medidas para combatir y evitar el soborno, sin embargo, no es suficiente, por lo que es importante que se concentren los esfuerzos en impulsar un cambio cultural dentro de las organizaciones que permita demostrar su compromiso en garantizar la transparencia de sus acciones y generar confianza. Es por ello que surgió el estándar ISO 37001, que aporta a las organizaciones un marco de buenas prácticas con el objetivo de establecer los requisitos para implementar, mantener, revisar y mejorar un sistema de gestión Antisoborno.

Gina Sanmiguel, Consultor Senior en Pink Elephant, señala que “la norma ISO 37001 describe el soborno como todo lo que sea una oferta, promesa, entrega, aceptación o solicitud de una ventaja indebida de cualquier valor, ya sea financiera o no, y se da como incentivo para que un individuo actúe o deje de actuar en relación con el desempeño o las obligaciones que le corresponden”. Es decir, este concepto engloba todo lo que se brinda a cambio de realizar un acto indebido dentro de la compañía o para obtener un beneficio.

Si bien la norma solo contempla un sistema de gestión Antisoborno es decisión de cada una de las organizaciones ampliar el alcance a las demás modalidades de corrupción como es el fraude, el cohecho, la extorsión, el lavado de activos y el nepotismo”, finalizó Gina Sanmiguel, Consultor Senior en Pink Elephant.

Mayor información: https://pinkelephant-latam.com/

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, LinkeInd

Pink Elephant es una empresa líder en Gestión Estratégica y Eficiencia Operativa de TI, siendo la más importante a nivel mundial en Gestión de Servicios de TI. Cuenta con más de 350 mil personas certificadas alrededor del mundo, más de 30 años de experiencia y presencia en los 5 Continentes.

Presenta un Modelo de Capacitación y una Metodología de Consultoría basada en Marcos de Referencia, Estándares y Mejores Prácticas internacionales, el cual busca ayudar a que las áreas de TI sean más eficientes; incrementando su conocimiento, alineándolas con el negocio, mitigando los riesgos tecnológicos y tengan un mejor desempeño.

Apoyados en la experiencia y en las habilidades de instructores altamente reconocidos en la Industria, Pink Elephant logra que la Transferencia de Conocimiento sea enriquecedora, productiva y se transforme en resultados concretos para TI y la Organización.

Related Post