El #Trust como custodio del legado y el bienestar familiar

317 0

Tarde o temprano, a todos nos asaltan estas preguntas: ¿cómo garantizar el bienestar de mi familia cuando ya no esté? ¿Qué pasará con el patrimonio que he construido?

Si bien el testamento es esencial para garantizar el reparto del patrimonio tras la muerte, este suele tener un alcance limitado. Tampoco garantiza que los herederos dispongan correctamente de lo recibido. Es común escuchar historias de empresas familiares o patrimonios destruidos por la emoción de quienes reciben mucho de un solo golpe.

Ante esta situación, el Trust es una figura más efectiva para garantizar la correcta transmisión de un legado y el futuro de quienes lo reciben.

¿Cómo funciona un Trust?

El Trust es un recurso común en el mundo anglosajón, semejante a lo que en español conocemos como fideicomiso. Este resguarda los activos del settlor, u otorgante, al transferirlos a un tercero administrador, o trustee, quien de ahí en adelante los maneja según lo estipulado por el otorgante, hasta transferirlos a los beneficiarios establecidos.

No hay límite de activos para incluir en un Trust: efectivo, criptomonedas, inmuebles, acciones, obras de arte, etc. Y si el Trust es de modalidad “irrevocable”, lo transferido constituye un patrimonio distinto de los del settlor y el trustee, por lo cual no puede recuperarse, solo transmitirse a los beneficiarios.

Esto ayuda en el plano fiscal, porque no se grava más, al ya no ser parte del patrimonio original. Y puede ser más efectivo si el Trust se establece en el extranjero, por ejemplo en Estados Unidos, fuera del alcance de las leyes inestables del país de origen del settlor.

Dentro de un Trust, los bienes están seguros. Ni acreedores, ni recesiones, ni terceros en discordia pueden tocarlos hasta que no sean transferidos a los beneficiarios.

Pero, ¿cómo se garantiza eso? ¿Qué pasaría si el trustee intentara ir en contra de los deseos del settlor en cuanto a los bienes? Para eso existe la figura del protector, que se encarga de que el trustee maneje correctamente los bienes encomendados.

“Un protector puede ser tanto una persona como una entidad que tenga la capacidad profesional y legal para que los términos del Trust y la toma de decisiones se realicen en verdadero interés de los beneficiarios, respetando los deseos del otorgante”, explica Maria Florencia Ribes, Especialista en Trusts Familiares en ONT.

“Muchas veces los familiares son la primera opción natural, sin embargo, puede que no tengan el conocimiento adecuado del tema, en cuyo caso un Protector de Trust Profesional puede ser una buena alternativa”, continúa.

Al tener un sistema de pesos y contrapesos que incluye una carta de deseos del settlor, la administración de bienes por parte de un trustee, y la vigilancia de un protector profesional, el Trust asegura que el legado esté seguro y sea transmitido de forma ordenada.

Por ejemplo, los beneficiarios podrían recibir el patrimonio de forma dosificada a lo largo del tiempo, lo cual les garantizaría un ingreso fijo durante ese periodo, de acuerdo a las capacidades y necesidades de cada uno. Esto es especialmente relevante en los casos de familiares con adicciones, discapacidades, o enfermedades crónicas.

Construir un patrimonio, tanto económico como cultural, toma años de esfuerzos y sacrificios, por eso uno busca protegerlo de la mejor manera posible en beneficio de sus seres queridos. El Trust es de las formas más efectivas de garantizar que reciban completo ese legado.

Related Post