¿El verano sin repaso resulta en un retraso académico #irrecuperable?

154 0

La pérdida de conocimientos que se produce en el parón veraniego de los niños cuenta con el respaldo científico de numerosos estudios, incluso en Estados Unidos con asociaciones como la National Summer Learning Association (NSLA), que tiene como objetivo invertir en el aprendizaje durante el verano para reducir la brecha de rendimiento entre los niños.

No es algo difícil de comprobar, lo ven los profesores en las primeras pruebas que ponen después de cada verano: aquellos niños que han repasado, lo hacen invariablemente mejor que los que no han hecho nada relacionado con sus tareas escolares durante el verano.

Las vacaciones sin duda alguna representan un respiro del ciclo escolar, pero también, si mucho tiempo pasa sin que los niños ejerciten la mente, se puede generar un desaprendizaje o pérdida del conocimiento obtenido durante clases, ya sea porque los conceptos no se reforzaron lo suficiente o debido a dificultades de aprendizaje y/o atención. El nuevo curso escolar se inicia en condiciones que no son las óptimas y cuesta más trabajo retomar el ritmo de estudio y trabajo.

De acuerdo a diversos estudios, los estudiantes pierden en verano un 39% o el equivalente a tres meses de lo aprendido en el año[1]. Continuar con la práctica de sus destrezas matemáticas y de lectura, mientras también tienen tiempo de ocio y juego, es importante para no llegar a este porcentaje de pérdida de conocimientos.

Los expertos recomiendan a los niños mantener un mínimo de actividad intelectual, 15-30 minutos al día durante las vacaciones. Reforzar lo aprendido fuera de clases proporciona muchos beneficios académicos a los niños, principalmente en materias como matemáticas, lectura y escritura. Ser constante en cuestiones de aprendizaje hace más fácil el adquirir nuevos conocimientos, ayuda a combatir el aburrimiento y hace que el regreso a clases no sea tedioso, al mismo tiempo que motiva a los niños a seguir aprendiendo.

La transformación digital llega de la mano de una nueva manera de seguir reforzando los conocimientos ya que, por la falta de programas de verano presenciales, hay menos opciones para repasar y afianzar conceptos. Smartick, método de aprendizaje online de matemáticas y lectura, cuenta con cuatro packs de verano pensados para que los niños trabajen los conocimientos aprendidos durante el último ciclo escolar:

  • Matemáticas:incluye ejercicios destinados a repasar y afianzar conocimientos matemáticos durante una sesión diaria de 15 minutos.
  • Lectura:un completo programa para todas las edades que abarca desde aprender a leer hasta la comprensión de textos complejos durante 15 minutos al día.
  • Pack Combinado:incluye ejercicios de matemáticas y lectura, alternando cada día.
  • Pack Doble:2 sesiones diarias de 15 minutos, una sesión de matemáticas y una sesión de lectura.

Uno de los beneficios de este método es que desarrolla la capacidad de adquirir rutina, por la manera divertida, diferente y fácil de cada sesión, avanzando progresivamente de acuerdo al ritmo de cada alumno, evitando así completamente la frustración. Además los padres reciben notificaciones diarias sobre las sesiones y progreso que se ha hecho, formando parte de la educación de sus hijos.

Estos packs de verano cuentan con un periodo de prueba gratuito de 7 días, además de hasta un 20% de descuento, si se contratan antes del 31 de julio. Las tarifas varían de acuerdo al tiempo de la suscripción, ya sea por 1 mes, 2 o 3 meses.

Related Post