Entrevista Exclusiva de B&M News, con Rafael Tamames, socio-fundador de Findasense y autor del libro ¿Qué robot se ha llevado mi queso?

602 0

¿Quién es Rafael Tamames?

Rafael Tamames es socio-fundador de Findasense, y un emprendedor desde los 20 años cuento fundó, con su socio Tomy Lorsch, Findasense que ahora se consolida con una compañía global con más de 300 empleados. Tamames, con más de 20 años de experiencia, es un experto en transformación digital para empresas multinacionales con una visión emprendedora. Todo esto le ha dado un amplio conocimiento de la industria y numerosos proyectos exitosos.

A lo largo de su carrera profesional, la enseñanza ha sido casi como una vocación para él. Su objetivo ha sido, utilizando su propio testimonio, revelar cómo las empresas pueden ingresar al mundo digital y mejorar su experiencia de cliente y enseñando soluciones y problemas reales. Ha sido profesor en las principales escuelas de negocios de España y América Latina durante casi cinco años. En Findasense, este 2019, fundó EXE, una escuela digital nativa especializada en la experiencia del cliente. 

Es miembro activo de importantes asociaciones, escuelas de negocios y universidades reconocidas como Interactive Advertising Bureau (IAB), ESIC, Essen Business School y iiR Spain y Entrepreneurs Organization (EO), una de las organizaciones mundiales de emprendedores más grandes del mundo, con más de 8,000 miembros en 42 países, y director de comunicación en Costa Rica. Además, es el presidente y uno de los fundadores del IAB Costa Rica.

Tamames también es parte de YPO, una organización formada por líderes jóvenes. Es la mayor organización de liderazgo líder de CEOs en el mundo; Además, Rafa está comprometido con la innovación y el bienestar de todos sus empleados, implementando una nueva forma de organización cultural y estructura empresarial: el modelo conocido como “Holacracia”, basado en una estructura horizontal, donde las jerarquías desaparecen y todos los miembros del equipo tienen misma voz a través de la autogestión. Buscamos competir no por ser la mejor empresa del mundo, sino por la mejor compañía del mundo: queremos que nuestros empleados sean felices.

Como empresario y apasionado por la comunicación, Rafa ha ampliado sus actividades para transmitir sus aprendizajes y experiencias a la sociedad. Está en constante actividad editorial, compartiendo el valor adquirido en el área de negocios, pasando de ser una empresa a tener un impacto en la sociedad. Rafa también ha publicado recientemente “¿Qué robot se ha llevado mi queso?”, En el que habla sobre cómo la tecnología está transformando a la sociedad a un ritmo vertiginoso en todos sus aspectos y cómo hay personas que consideran que es el nuevo enemigo porque elimina puestos de trabajo. Sin embargo, Rafa cree que, si bien es cierto que algunos son obsoletos, la tecnología está creando otros nuevos y la alianza entre el hombre y la máquina es la mejor opción.

Toda su carrera profesional lo ha validado hasta tal punto que ha logrado numerosos premios a lo largo de su vida. Éstos son algunos de ellos: Premios Silver Stevie (2015), 40 menores de 40 2016), 8 trofeos de los Premios WINA (2018).

DESARROLLO DE ENTREVISTA

Estimado Rafa, gracias por tu tiempo, ¿Cómo la sociedad llegó al punto donde la tecnología transformó la manera en que vivimos?

 

No es una pregunta fácil de contestar, pero la sociedad se viene tecnificando exponencialmente, podríamos decir que desde la Primera Revolución Industrial. Cada etapa histórica ha estado determinada por sus avances y sus cambios, con sus detractores e impulsores. Hoy estamos en la era de la transformación digital, que ha cambiado totalmente nuestra forma de vivir y relacionarnos ha impactado en nuestra manera de ser, y ha ido mucho más allá de cambiar la forma en la que producimos, como fue el caso de las revoluciones anteriores.

  • ¿Estamos todos dispuestos a aceptar que la tecnología nos domine o hay quienes aún están siendo renuentes al cambio?

Yo no veo a la tecnología como un ente dominante, sino que la entiendo a nuestro servicio. Claro está, eso depende mucho de cómo la utilicemos. La robotización está trayendo cambios significativos, pero eso no quiere decir que los robots van a dominarnos. De hecho, es la pregunta que me hago en mi libro: ¿Son los robots los que se llevan nuestro queso? Hay mucho imaginario construido por la literatura y el cine sobre un mundo dominado por las máquinas. Precisamente, ese interés por el futuro y esa fascinación por los cambios que se avecinan (y que son mayores y más inmediatos de lo que a menudo pensamos), acompañados, también lo admito, de ciertos miedos muy humanos, o más bien diría en mi caso, de cierta preocupación sana ante la incertidumbre, motivaron mi proceso de investigación y escritura.

No creo que haya que pensar en dominación, pero si en cambio, y ciertamente no todos tenemos la misma actitud hacia los cambios. De cualquier manera, los cambios son de tal magnitud que habrá que asumirlos, abrazarlos, o aceptar las consecuencias de no hacerlo.

  • ¿Cuál es la mejor manera en que nos podemos adaptar a los cambios tecnológicos?

Hay dos palabras claves en su pregunta: adaptación y cambio. La historia del hombre parece caminar con un pie en cada uno de estos zapatos. La tecnología genera cambio, y el cambio se ha convertido ya en una forma de vida, las organizaciones deben ser gestionadas de acuerdo con este paradigma de transformación y necesidad de adaptación. Hoy esta adaptación trasciende lo meramente técnico e implica abordar temas como nuevas formas de organización del trabajo, sistemas más horizontales y democráticos y otras variables que no son mucho más que el reflejo de lo que la tecnología nos está permitiendo hacer. En este sentido, reeducar y reciclar a los empleados será́ un área critica y las compañías con éxito serán las que más capacidad de adaptación tengan.

  • ¿Cuándo podríamos decir que la tecnología se vuelve una amenaza?

Se habla mucho de la automatización como amenaza contra el empleo. Sin embargo, los países con más robots por trabajador son los que menor taza de desempleo tienen. La Federación internacional de Robótica (IFR), afirma que en los próximos años los robots generarán entre 2 y 3,5 millones de empleos. Corea del Sur tiene 531 robots por cada 10.000 trabajadores y su tasa de desempleo es menor al 4%. España y los países latinoamericanos figuran muy por debajo en la lista, y también lejos del promedio global de 69 autómatas por cada 10.000 empleados. Concretamente, México ocupa el puesto 30 con 33 robots por cada 10.000 trabajadores, Argentina el 36 con 16 unidades, y Brasil el 38 con 11. Estos países tienen tasas de desempleo superiores a los dos dígitos. Es claro que la amenaza no está en la automatización en sí.

  • Hoy por hoy, nosotros dominamos a la tecnología, ¿Mañana la tecnología nos dominará? ¿Quién se encargará de equilibrar estas fuerzas?

Hay retos legales, éticos y hasta filosóficos en todo lo relacionado al maching learning, la automatización, la Inteligencia Artificial, pero si hemos sido capaces de resolver los retos que otras épocas de grandes cambios tecnológicos nos han planteado debemos hacerlo igualmente ahora.

Como empresario yo voy a focalizar la atención sobre todo en el mundo de la empresa, el trabajo y la economía, pero me resulta inevitable extenderme hacia otras cuestiones de índole social, política y ética, puesto que todo termina estando conectado.

Permanentemente salen a colación cuestiones relativas a las nuevas formas de comunicarse y a nuevas modalidades en el consumo de información y conocimiento; pero el debate puede volverse incluso más filosófico y moral si nos referimos a modos de organización política y social, o a cuestiones éticas derivadas dentro de temas tan sensibles como la privacidad del individuo o debates habituales dentro del terreno de la bioética.

Por otra parte, está la idea de robots con personalidad jurídica, sujetos a derecho, con posibles derechos y obligaciones resulta sin duda chocante, pero sobre todo nos es útil para no dejar de tener en cuenta que hay una dimensión social y ética que irrumpe con fuerza en relación con la tecnología, al uso que hacemos de ella, y a su potencial sin limites. Dos grandes preguntas aparecen aquí: ¿Como regular? ¿Qué limitar? Es por esto por lo que la ética y la política tienen que participar en las discusiones tecnológicas, porque sobre ellas construimos nuestra identidad humana como individuos y como sociedades. Por mucho que avance la tecnología, y por mucho que nos vaya a sorprender en el futuro el potencial de las máquinas (que traerá́ cambios imprevisibles a los que habremos de adaptarnos), la dignidad y la creatividad son nuestras.

  • ¿Cómo podría resolverse la suplantación de trabajos debido a la tecnología?

Siempre hubo y habrá perjudicados por los avances de la tecnología, también hay beneficiados; trabajos que desaparecen y otros nuevos se crean por el efecto de las mismas.

El desempleo tecnológico es algo que se lleva tiempo sometiendo a debate. Se entiende por tal el que se produce cuando los avances en las tecnologías de producción y de servicios se introducen en las empresas (por lo general maquinaria automatizada) y desplazan la mano de obra humana. Pero para algunos esto es una falacia, ya que el capital humano que es liberado de las tareas automatiza- das puede emplearse en otros puestos de trabajo de mayor cualificación, y por tanto con salarios mayores y mejores jornadas laborales. También hay versiones que apuntan a que el desempleo provocado por las máquinas es temporal, pues la automatización disminuye los costes de producción y favorece a la larga el descenso de los precios y el aumento del consumo. Este aumento del consumo llevará a su vez a contratar a más trabajadores en la industria y en los servicios, y se anula así́ el desempleo tecnológico.

  • ¿Cuáles deberían ser los límites que debería tener la tecnología en cuanto a tratar de igualar el comportamiento humano?

Mas que cuáles deberían ser los límites yo me enfocaría qué uso le daremos esta ya ilimitada capacidad de procesar datos que hoy tenemos. Porque ya se han roto muchos límites que pocos años atrás ni siquiera hubiéramos imaginado, y seguirá sucediendo. En nosotros estará el buen uso de estas capacidades, de nuestros gobernantes, empresarios y sociedades, atentos a los intereses que construyan un mundo mejor.

  • ¿Qué país (es) actualmente domina (n) el uso de la tecnología en bienestar de su sociedad?

Atendiendo a criterios geográficos, aquellos países con mayor densidad de robots vienen a ser predominantemente las naciones asiáticas altamente industrializadas como Corea del Sur, Japón o Singapur. Hay que tener en cuenta también a China, que todavía no está al mismo nivel que los anteriores en cuestión de penetración de robots en su tejido industrial, pero es el país que mayor número de unidades está adquiriendo, seguida de las propias Corea del Sur y Japón, y después Estados Unidos y Alemania.

  • ¿Podrías compartirnos lo que es el Modelo de Holacracia y cuáles son sus beneficios?

La Holacracia es un modelo de auto gobierno organizacional que, mucho más allá́ de implantar nuevos procesos, implica un cambio radical en la cosmovisión del mundo del trabajo. Se trataba del comienzo de una gran transformación con la que aspirábamos convertir la empresa en una fuerza de cambio positivo. Es básicamente un modelo centrado en las personas y nos en los puestos jerárquicos, centrado en lo que soy capaz de hacer más en “quien soy”, con un sistema horizontal de toma de decisiones, lo que me permite mayor agilidad y empoderamiento, pero también responsabilidad a cada individuo en una empresa.

En Findasense, compañía global de customer experience que funde hacer 13 años con mi socio, Tomy Lorsch, hemos desarrollado una cultura propia bautizada Epic que se inspira en diferentes filosofías y metodologías organizacionales como es el caso de Holacracia, aunque nos hemos basado también en otras como DRIVE de Daniel Pink, TEAL de Frederic Laloux, y el modelo NER de Koldo Saratxaga.

  • ¿Está la tecnología avanzando a la par de la educación?

Es un tema que toco en mi libro, porque la educación es la piedra filosofal sobre la que reside nuestra capacidad de evolución y adaptación al cambio, la vía por la que el ser humano debe adquirir las destrezas y aptitudes necesarias, lo cual se convierte en algo especialmente imprescindible hoy en día en relación con la digitalización. Pero no es solo una cuestión técnica. De lo que se trata sobre todo es de un fomento de la inquietud y la creatividad. No necesitamos masas dóciles que no sean críticas, o inmovilistas que no resulten dinámicas y transformadoras. Por un lado, ¿está la sociedad adormecida con una tecnología que nos facilita tanto la vida? Pero, por otro lado, ¿no puede esa misma tecnología servir para favorecer el sentimiento crítico, la creatividad, la inquietud de las personas?

A mí me parece un terreno esencial e ineludible, sobre todo porque la educación debiera estar planteada de un modo muy diferente a como se está planteando, especialmente en España, aunque también en América Latina, y seguramente a nivel global. Hemos insistido en la importancia de elevar cognitivamente la inteligencia humana sobre las máquinas, así́ como en el valor distintivo e insustituible de nuestra creatividad.

Indudablemente estamos en la época que ha visto nacer el machine learning, una época que podemos denominar como la de la «learning society»; una sociedad que sobre todo se caracteriza por la necesidad de un aprendizaje permanente por parte de las personas.

  • ¿Todavía nos falta mucho por ver en el campo de la tecnología?

Indudablemente, y vaticinar avances sería hacer futurología. Sin embargo, es evidente que campos como la inteligencia artificial o la realidad virtual están apenas mostrando lo que son capaces de hacer. Pensemos sino qué era un teléfono móvil 10 años atrás, quienes podían tener uno, y qué es lo que representan ahora.

Gracias!!!

Lic. Sandra Sánchez

Contenido Editorial

Business and Marketing News

Related Post