Esto es lo que quieren del #trabajo

364 0

El mercado laboral mexicano aún está lejos de la recuperación, y la situación actual ha impuesto cambios duraderos en la relación empleado-empresa. La gente se ha dado cuenta de que hay cosas más importantes en la vida que el trabajo, lo que ha llevado a los empresarios a adaptar rápidamente sus estrategias y a reimaginar la experiencia del empleado de primera línea, o al menos a empezar a pensarlo.

Los empleadores han actuado en muchos frentes y se han apresurado a aumentar el salario inicial y a ofrecer incentivos muy atractivos para atraer a los mejores talentos, al igual que otros han introducido iniciativas convincentes centradas en la conciliación de la vida laboral y familiar al igual que el bienestar de los trabajadores, o han invertido fuertemente en beneficios a largo plazo que mejoran la calidad de vida en el trabajo de los empleados de primera línea, beneficios que históricamente han estado “fuera del alcance” de la mayoría de los trabajadores.

Sin duda, los empresarios saben en la actualidad que la gente puede elegir, ya que, de hecho, tienen muchas opciones para trabajar. Ya no se trata exclusivamente de conseguir un sueldo o incluso de ascender en la escalera empresarial. En este período de incertidumbre y reflexión, muchos han tomado la decisión intencionada de hacer un cambio, de dejar de tolerar una experiencia de empleado de primera línea inferior y de empezar a hacer lo que les gusta. No dependen necesariamente de los empleadores de la misma manera que lo han hecho los empleados durante décadas. Cada vez vemos más personas que asumen la responsabilidad de su propia vida y trabajo para tomar las riendas de su vida.

Y, dado que la fuerza de nuestra economía depende de una mano de obra confiable, los empresarios deben ajustarse cada vez más a las exigencias de esta mano de obra recién empoderada y altamente selectiva. Esa es la realidad de esta dinámica cambiante en el mercado laboral: la forma en que los empleadores reaccionen va a marcar una gran diferencia en el éxito que tengan para atraer y retener talento.

Pero, ¿qué quieren exactamente los empleados de primera línea?

Han pasado casi dos años desde el inicio de la pandemia, y los trabajadores por hora siguen enfrentándose a muchas decisiones complicadas, como la de compaginar el trabajo con los horarios imprevisibles de la escuela o la guardería, o la de razonar el hecho de ir a un entorno de trabajo y asumir los riesgos de exposición al COVID-19 si, por ejemplo, también tienen que cuidar a un padre inmunodeprimido. O si su salario merece la pena el tiempo y el esfuerzo que supone levantarse e ir a trabajar; si “solo un trabajo más” vale la pena perderse el tiempo que se pasa en casa con niños pequeños, o si vale la pena dejar de lado la posibilidad de centrarse en los estudios o de obtener un título. Son decisiones difíciles, y no todas se reducen a la remuneración.

Para averiguar qué es lo que realmente incentiva a los empleados de primera línea en el trabajo, Branch y UKG encuestaron a más de 600 trabajadores del sector de la alimentación, de los cuales el 64% de los cuales trabaja a tiempo completo, el 36% a tiempo parcial y el 92% cobra por horas. El estudio reveló que, por encima de todo, los trabajadores de supermercados quieren sueldos más altos (62%), horarios de trabajo estables y predecibles (56%) y flexibilidad de horarios, es decir, más control sobre cuándo trabajan y cuándo no (41%). La encuesta también ha revelado un problema: sólo la mitad de los trabajadores de los supermercados (51%) están satisfechos con su actual horario de trabajo; el 36% quiere más horas, mientras que el 12% dice que podría reducirlo.

Este problema no es raro. La percepción de los directivos frente a la de los colaboradores de primera línea puede ser a menudo muy diferente. Los empresarios deben aprender a escuchar a su personal, ya sea a través de encuestas a empleados o de controles más regulares por parte de los gerentes. Para los directivos que luchan por llenar los huecos en el horario, puede ser tan sencillo como preguntar a su personal: “¿Alguien está interesado en laborar más horas?” y luego ajustar los horarios según sea necesario. Si dispone de una aplicación móvil que permita el cambio automático de turnos o de una plataforma de programación inteligente que permita a los empleados de primera línea introducir sus propias preferencias de programación (disponibilidad preferida, así como fechas y horas de descanso), ¡mejor aún!

La encuesta dice: No hay nada mejor que tener un buen horario de trabajo.

La encuesta anual “Voice of the Blue-Collar Worker” (La voz de los trabajadores por hora) proporciona información año con año sobre las preferencias y motivaciones de los trabajadores de primera línea. Durante los últimos 14 años, EmployBridge ha encuestado a miles de trabajadores por hora en todo Estados Unidos -principalmente en los sectores de manufactura, almacenamiento, logística y distribución- para publicar lo que se ha convertido en la mayor y más larga encuesta de este país sobre la mano de obra.

Curiosamente, en la encuesta de 2021 se pregunta: “¿Cuál es la razón principal por la que ha permanecido más tiempo en una empresa?” y, por primera vez en la historia de la encuesta, EmployBridge informó que los horarios son el principal factor de retención de los empleados: El 22% de los trabajadores de primera línea dijeron que se quedaban porque les gustaba su horario de trabajo.

De hecho, los encuestados afirmaron que los buenos horarios son más una razón para permanecer en una empresa que la buena cultura empresarial (15%), los aumentos salariales constantes (13%), la ubicación del lugar de trabajo (10%), los ascensos y los compañeros de trabajo (ambos 8%) y tener un buen supervisor o jefe (7%). Esto demuestra que el dinero no lo es todo cuando se trata de empleo; el horario está afectando a la mano de obra. Si una empresa puede ofrecer a sus empleados horarios flexibles que satisfagan sus necesidades personales y se adapten a las realidades de su vida cotidiana fuera del trabajo, es un beneficio genuino al que no se puede poner precio.

¿Nos sorprende?
No debería. La gente valora su tiempo, simple y llanamente. Cuando la gente tiene el tiempo que necesita para hacer lo que quiere en la vida, es más feliz, más productiva, y más leal como empleado.

De hecho, muchos empleados de primera línea están deseosos de dedicar su lealtad a un empleador. Branch y UKG descubrieron que el 21% de los trabajadores del sector de alimentación tienen como objetivo ascender internamente en su empresa actual, lo que sugiere que los empresarios pueden retener a estos empleados si invierten en su futuro y ofrecen oportunidades de desarrollo necesarias para ayudar a su personal a lograr una movilidad ascendente. Esto, por supuesto, también requiere la presencia de gerentes que apoyen a sus colaboradores, algo que el 27% de los trabajadores de supermercados dijo que deseaba más en su lugar de trabajo.

Igualmente, EmployBridge descubrió que el 32% de los trabajadores de primera línea se ve a sí mismo dentro de 2 o 3 años trabajando como jefe o supervisor en el sector en el que trabaja actualmente, mientras que el 23% se ve trabajando en la misma función o en una función similar en su sector actual.

La oportunidad de retener el talento es enorme y está al alcance de los empleadores que se toman el tiempo de escuchar lo que sus colaboradores de primera línea y los potenciales nuevos contratados tienen que decir y que hacen un esfuerzo concertado para cuidar de su gente. Si se puede hacer esto correctamente, las empresas que priorizan a las personas en la actualidad se están viendo beneficiadas.

Related Post