Falta de acceso a la información afecta al #periodismo de investigación durante pandemia

48 0

La crisis sanitaria impuesta por el COVID-19 obligó a la industria del periodismo a superar retos tecnológicos, evidenció la brecha digital que existe en los sectores más vulnerables de la población y puso de manifiesto la falta de acceso a la información de investigación por falta de infraestructura en las dependencias de gobierno, expuso Arturo Ángel Mendieta, periodista especializado en temas de investigación relacionados con seguridad, justicia, corrupción y derechos humanos.

Cómo parte de una reflexión sobre la forma en que la pandemia ha impactado el ejercicio periodístico, en ocasión de la conmemoración del Día Internacional del Periodista, Arturo Ángel Mendieta egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UVM, comentó que estos profesionales también se han tenido que adaptar al contexto, como ha sucedido en el resto de los sectores y, también han corrido los riesgos de exponerse al COVID-19.

Arturo Ángel Mendieta es un destacado periodista con 13 años de experiencia, actualmente trabaja para Animal Político. En el año 2016 recibió el premio Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter por su reportaje “Las empresas fantasmas de Veracruz”. En 2017 fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo y en el 2018 recibió el Lince de Oro otorgado por la Universidad del Valle de México, se trata de la máxima condecoración que otorga esta institución a miembros de su comunidad por su destacada contribución al Periodismo. Además, es autor de múltiples trabajos de investigación relacionados con seguridad, justicia, corrupción y derechos humanos.

Retos en el ejercicio periodístico durante pandemia

En entrevista, Arturo Ángel afirmó que el periodismo contribuye en la construcción de una sociedad democrática a través del derecho al acceso a la información y, sin embargo, hay un nivel de desensibilización respecto a muchas situaciones que enfrentan durante el desempeño de su trabajo, así como las que sumó la pandemia, como “limitaciones técnicas, el riesgo de contagio por el COVID-19 y la problemática de acceso a la información, con el único fin de dar a conocer la verdad”.

“Si las condiciones de los periodistas en las ciudades son complicadas, aquellos compañeros periodistas que llevan a cabo coberturas en los estados de la república, viven en un entorno aún más complicado y no reciben el reconocimiento que merecen”, expresó.

Arturo Angel recordó que, a pesar de las nuevas formas de hacer entrevistas, durante la crisis sanitaria los periodistas han estado en las calles buscando las historias, realizando coberturas y se han tenido que adaptar, como en todos los sectores, tanto a la nueva normalidad, como a las necesidades técnicas adicionales. En este sentido, la pandemia en año y medio aceleró el proceso digital que iba a llevar alrededor de 10 años, comentó.

El periodista detalló que entre los retos a los que se han enfrentado durante la contingencia es la seguridad sanitaria, ya que esto ha limitado el contacto con las personas, un recurso fundamental e ineherente al ejercicio periodístico, mientras que para aquellos que tienen que realizar coberturas en hospitales, ha sido un riesgo muy alto para su salud.

Otros desafíos han sido el no poder tener entrevistas presenciales con fuentes de información para tratar temas delicados; la cobertura de investigaciones judiciales y de seguridad en sistema presencial, pues al no poder estar físicamente, el periodista puede perder matices y lenguaje no verbal, lo que dificulta la elaboración de una crónica o incluso, pierde la oportunidad de detectar datos que le permiten hacer investigaciones posteriores, entre otros aspectos.

El periodista del futuro

Al conversar en relación al nuevo impulso tecnológico que el periodista está teniendo -adicional al que ya tenía- con el acelerado avance de las tecnologías de la información por la pandemia, Arturo Ángel recordó que el surgimiento de las redes sociales como nuevos canales de difusión -hace aproximadamente una década-, demandó una transformación para la industria periodística que aceleró el aprendizaje y adaptación a nuevos lenguajes audiovisuales, así como a nuevas formas de transmitir información y llegar a las audiencias con información plural, útil y verificada.

Ante la vorágine de los avances, los periodistas del futuro tendrán que adaptarse a nuevos retos tecnológicos, aprender a usar nuevas herramientas, modernizar sus bases de datos y a nuevas formas de transmitir información, mencionó.

Indicó también que, con el boom de las redes sociales, si bien se democratizó el acceso a la información, también se generó desinformación, pero consideró que el periodismo va a perdurar ya que a pesar de que las personas tienen la posibilidad de compartir situaciones en redes sociales, siempre se va a requerir de un profesional que tenga la capacidad, habilidades, fuentes y recursos para indagar, investigar, descubrir cosas y transmitirlas. “El sello de calidad de la información es la bandera que va a sostener al periodismo para siempre. Los periodistas somos los garantes de que la sociedad puede conocer la verdad” dijo.

Related Post