Formas de trabajar en 2021 y más allá: repensar, actualizar y revisar cómo trabajas #normalidad

216 0

Por Shawn Rosemarin, vicepresidente mundial de ingeniería de sistemas de Pure Storage

Decir que 2020 fue un año complicado sería quedarse corto. Nos hemos enfrentado a disrupciones y trastornos en todas las facetas de nuestra vida personal y profesional, incluidas las rutinas en las que hemos confiado durante años, si no décadas, hasta la compra de alimentos y el ejercicio.

Es comprensible que muchos de nosotros nos quedemos preguntándonos cuándo las cosas podrían volver a la normalidad. Hace algunas semanas, Margaret Keenan, de 91 años, del Reino Unido, se convirtió en la primera persona en el mundo en recibir la vacuna Covid-19, y hay señales tempranas de que podemos estar en el camino de regreso a la normalidad.

Sin embargo, solo porque podamos volver al estatus quo en 2021, ¿quién puede decir que deberíamos? Hablo en el contexto de nuestra vida profesional. Este año nos ha brindado la oportunidad de hacer una pausa y repensar la forma en que vivimos y trabajamos, así como la oportunidad de establecer un nuevo sentido de equilibrio en el futuro. 2020 ha sido un año desafiante, pero el optimista que hay en mí ve el lado positivo.

Por ejemplo, muchos de nosotros hemos eliminado los viajes largos o costosos y hemos cambiado las reuniones no esenciales y los viajes internacionales por el teletrabajo y las llamadas de Zoom, lo que resulta en más tiempo para nuestras familias, espacio para pasatiempos, una menor huella de carbono y una reducción de emisiones globales, por nombrar algunas cosas.

En particular, durante los últimos meses he pasado mucho tiempo pensando en cómo hemos navegado este cambio, cómo aplicar los aprendizajes clave y cómo ayudar a mis colegas y sus equipos a adaptarse a la nueva normalidad que está programada para llegar en 2021 y más allá. Esto es lo que he aprendido hasta ahora:

1. La empatía es lo primero: en este momento, más que nunca, la empatía debe ser lo primero en cada conversación. “Busca comprender antes de buscar ser comprendido” – Stephen Covey

2. Las reservas de energía son generadas por uno mismo, la familia y el trabajo en ese orden:concéntrate en tu propia salud y tu vínculo familiar para potenciar la energía disponible en el trabajo.

3. La perspectiva ayuda a las personas a procesar el cambio: maximiza tu exposición a una amplia gama de opiniones, incluidas las que entran en conflicto con tus creencias. Desafía tu pensamiento y crea nuevas opiniones. Comparte tus aprendizajes con tus equipos.

4. Reuniones remotas – evoluciona tu formato: no te limites a aprovechar Zoom como plataforma para tus reuniones, evoluciona la forma en que realiza las reuniones para impulsar el compromiso, la participación y, lo que es más importante, la colaboración: piensa en salas de reuniones, notas adhesivas y funcionalidad de pizarra para cambiar realmente la experiencia.

5. Integra podcasts para romper la monotonía de los webinars. En mi opinión, el diálogo reflexivo entregado a través de podcast proporciona un foro diferente al de las conferencias telefónicas o los seminarios web y, dentro de mi organización, el conocimiento general y el aprendizaje han mejorado drásticamente. Una de las cosas que más me gustan del formato de podcast es lo fácil que es acceder a ellos en mi dispositivo móvil y tener la opción de escuchar solo el audio, o tener una experiencia más rica con videos para esos programas que también se filman.

6. Prioriza sin piedad: concéntrate en lo que es importante, elimine el “trabajo ajetreado” sin resultados tangibles y ayuda a tus equipos a priorizar los resultados sobre la actividad. Inspeccione los resultados, no las tareas.

7. Ve más allá de las paredes de tu oficina: sal de la oficina de tu casa, disfruta de la naturaleza, escucha un podcast o incluso atiende una llamada al estilo de la “vieja escuela” mientras caminas por el vecindario. La videoconferencia es una tecnología increíble, pero no pretende reemplazar cualquier otra forma de comunicación.

8. Comunícate con tus equipos con énfasis en “por qué”: ayuda a tus equipos a conectar cada anuncio o cambio corporativo con la relevancia para tu organización y por qué es importante. También debes dejar claro la conexión en cuanto a cómo los cambios y desarrollos ayudarán a los empleados a brindar un mejor servicio / experiencia a tus clientes.

9. Tómate un poco de tiempo: esto es difícil y no todas las ideas que pruebes funcionarán. Se honesto contigo mismo y con tus equipos sobre lo que funciona y lo que no. No tengas miedo de mostrar humildad. Estamos pasando por 10 años de cambios en menos de 12 meses y seguramente habrá obstáculos en el camino.

Hay muchas otras lecciones que aprender de este año, pero si puedes integrar algunos de estos aprendizajes en tu vida laboral, pronto verás los beneficios. Tus colegas apreciarán un esfuerzo consciente para predicar con el ejemplo a través de la compasión y un enfoque único en los resultados.

De hecho, las empresas y los gerentes que dan prioridad a la salud física y mental de los empleados están preparados para atraer y retener al mejor talento. Aquellos líderes que defienden la empatía, una forma innovadora de hacer negocios y la comprensión y el reconocimiento de la vida personal única de sus empleados sacarán el máximo provecho de su personal, independientemente de si es en persona o de forma remota. Será interesante ver qué empresas lo hacen bien y si surgen nuevas empresas para quitarles participación de mercado a quienes no pueden adaptarse a este entorno tan desafiante.

Related Post