Fundamental que las negociaciones del TLCAN propongan una Plataforma Productiva y Competitiva #Negocios

132 0

Sería deseable que la ronda de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) establezca metas de corto plazo, para distender las diferencias comerciales entre Canadá, México y Estados Unidos; y otro de largo plazo orientado a sentar las bases de una nueva asociación económica capaz de enfrentar los nuevos desafíos globales, según el análisis Nuevo TLCAN: ¿hacia el marco legal de Estados Unidos?

“La región de América del Norte cometió el error de considerar que la mejor política industrial es la que no existe; ahora la región enfrenta un decrecimiento en ritmo de empleo e inversión, algo que va más allá del marco de renegociación comercial que iniciará esta semana; al que se suman las presiones de los tiempos políticos en la agenda de México y Estados Unidos”, detalló  José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Uno de los principales problemas son las posturas defensivas de los socios comerciales del TLCAN, lo que frenaría e incluso detendría la posibilidad de generar un nuevo pacto orientado a fortalecer el liderazgo económico de la región, perdiendo la posibilidad de reducir su dependencia respecto a los insumos intermedios y bienes de capital que se producen en el Pacífico Asiático y que han provocado la ruptura de las cadenas productivas de los tres países involucrados.

“La región del TLCAN tiene intereses divergentes en aspectos clave como salarios, el mercado laboral o el energético; en un entorno donde ha perdido capacidad productiva y competitiva frente al Pacífico asiático, una región que se industrializó gracias a la innovación tecnológica, infraestructura y calidad educativa en torno a una estrategia política industrial exitosa”, puntualiza el análisis.

Por tal motivo, el principal reto de esta primera ronda de negociación será que tanto México como sus socios Estados Unidos y Canadá rompan con la visión local para atender una verdadera integración regional y hacer frente al Pacífico asiático, cuya capacidad productiva en manufacturas – el corazón del TLCAN-, ha registrado un crecimiento de entre 4 y 6% en promedio, al año.

Related Post