Gestión de tareas, colaboración y 3 soluciones más para facilitar el #trabajohíbrido en tu compañía

111 0

Lo que antes era una ‘utopía’ para los colaboradores, hoy es una realidad: ir sólo un par de días a la oficina, trabajar desde casa o bajo una palapa en medio de la playa de vez en cuando. Así es el modelo híbrido de trabajo, y aunque representa grandes beneficios, lo cierto es que nuevos retos están por llegar a las empresas que buscan adoptarlo.

Y no son pocas, pues de acuerdo con un estudio de la consultora PwC, 7 de cada 10 compañías mexicanas planean instaurar esta forma de trabajar; no obstante, el mismo reporte arroja que solo el 28% reconoce tener la capacidad para hacerlo, lo que supone un riesgo para la productividad y rentabilidad de todos estos negocios.

Para Carlos Kamimura, quien trabaja desde Miami como director de alianzas para Latinoamérica en monday.com, un sistema operativo de trabajo que permite a empresas diseñar las herramientas que necesitan para ejecutar cada aspecto de su trabajo, “adoptar un modelo híbrido de trabajo significa mucho más que solo acostumbrarse a trabajar a distancia: implica la adopción de una cultura laboral basada en la transparencia, responsabilidad y agilidad bajo nuevos escenarios. El uso de herramientas para trabajar de forma flexible y colaborativa comenzará a determinar el éxito de las empresas en mayor o menor medida en esta modalidad”.

Si bien la distancia no ha sido impedimento para la productividad individual, sí puede llegar a serlo para el seguimiento de tareas y la colaboración. De hecho, un estudio de Microsoft muestra que el modelo de trabajo híbrido ha desafiado a las empresas para que la colaboración virtual sea igual de ingeniosa, y ahora buscan mejorar sus niveles de innovación del 40% al 56% a través del trabajo cara a cara.

Por un lado, los líderes tienen que asegurarse de que los equipos cuenten con los recursos y condiciones necesarias para ejecutar sus tareas, además de dar seguimiento puntual para cumplir con los deadlines de cada proyecto; por otro, la comunicación entre equipos puede llegar a estancarse con todos trabajando en horarios o lugares diferentes.

En ambos casos, asegura Kamimura, los sistemas operativos de trabajo (Work OS) pueden ayudar a personas y equipos a trabajar de manera fluida en cualquier condición (dentro o fuera de la oficina), ya que “centralizan la comunicación y la colaboración en un solo espacio, potenciando así una mejor cultura laboral, e incluso superando otras dificultades en las empresas”.

Related Post