Hasta 3 millones de pesos, los gastos por no tener #seguro de auto

50 0

En México, donde 7 de cada 10 automóviles no están asegurados según cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), no contar con un seguro vehicular puede salir caro… muy caro, afectando las finanzas personales, ya sea del conductor o dueño del vehículo, y teniendo que subsanar daños hasta por millones de pesos.

De acuerdo con Quálitas, la aseguradora vehicular con mayor participación en el mercado nacional, un accidente leve con daños materiales tiene un costo promedio de 17 mil pesos, que en el caso de no contar con seguro tiene que ser cubierto por los afectados o involucrados. Escalando el tipo de siniestro, si hay lesionados ese monto puede superar los 300 mil pesos; y si derivó en alguna muerte, la cifra asciende hasta los 3 millones de pesos.

Son muy pocos quienes tienen la posibilidad de solventar estos gastos. Para alguien sin seguro que incurre en muerte por atropellamiento, por ejemplo, aparte de las consecuencias legales, cuyos trámites rondan los 30 mil pesos, prácticamente la economía de toda su familia se ve quebrantada al intentar cubrir las altas indemnizaciones.

La aseguradora señala que la colisión (choque), rotura de cristales y asistencia vial (grúa) son las 3 principales causas de siniestros en el territorio nacional. De estar asegurado, en cada caso el conductor se ahorraría en promedio entre 80% y 90% del costo total de los daños. Y a pesar de esta gran ventaja que ofrecen todas las compañías del ramo, al tener primas bastante convenientes en caso de ser víctima o partícipe de un siniestro, ha sido difícil cambiar la tendencia de que sólo 3 de cada 10 conductores están asegurados, independientemente de que desde 2019 es un requisito obligatorio para todos los automóviles que transitan en la CDMX y vías, caminos y puentes federales.

¡Que no le salgan pies a tu auto!

Si revisamos los casos de robo de vehículos, la necesidad de contratar un seguro de autos para proteger las finanzas personales es también una urgencia: de las 137,168 unidades sustraídas entre 2020 y 2021, la AMIS apunta que sólo el 47.5% (65,199) estaban aseguradas; del resto, si no fueron encontradas por las autoridades, la inversión y probablemente ahorros de muchos años se esfumaron en un instante, todo por no estar aseguradas.

En el caso de robo parcial, los datos son un poco más amables pero igualmente significan pérdidas de dinero para los no asegurados, que desde luego nadie quiere tener: lo que más se hurta son espejos laterales, rines y llantas.

A decir de César Girón, Gerente de Prevención de Quálitas: “Entre mayo del 2020 y abril del presente año, se robaron en promedio 178 vehículos al día en México, de los cuales el 52.5% no estaban asegurados, lo cual es muy preocupante pues representa un descalabro financiero del cual muchas veces no logran recuperarse las personas. Y para quienes viven en el Estado de México, Jalisco, CDMX, Guanajuato, Puebla y Veracruz, la alerta es todavía mayor, pues 7 de cada 10 autos sustraídos se concentraron en dichas entidades”. Para hacer frente a este delito, la empresa recientemente dio un avance considerable al aliarse con los principales proveedores de rastreo satelital, que tienen más de 20 años de experiencia.

En el periodo señalado, por tipo de vehículo y cantidad, lo que más se robó de acuerdo con la AMIS fueron: automóviles (41,094), pick ups (11,794), equipo pesado (7,384) y motocicletas (4,539). En lo que respecta a unidades pesadas, de las 7,384 sustraídas, el 45% fueron tractocamiones, el 35% semirremolques, el 18% camiones de carga y sólo 1% autobuses de pasajeros; las entidades con más hurtos de este tipo de transporte fueron el Estado de México, Veracruz, Guanajuato, Puebla y Jalisco.

Seguro vehicular = protección financiera

Para evitar grandes huecos en los bolsillos, ya sea por robo, choque con objetos, atropellamiento, colisión con otros vehículos, caída de ramas o piedras, robo total o parcial, etcétera, la mejor medida para estar tranquilos y que las pérdidas financieras sean las menores es contratar un seguro vehicular, para lo cual es importante conocer las coberturas del mercado y adquirir la póliza que más se adapte a las necesidades de los conductores.

Por ejemplo, para quienes viven en ciudades caóticas y con mucho tránsito, lo ideal es adquirir un paquete de cobertura por daños a terceros y propios; y si se acostumbra estacionar el auto en la calle o no se cuenta con una cochera propia, y éste está expuesto toda la noche, entonces lo más conveniente es considerar una cobertura por robo. Opciones hay muchas, sólo es cuestión de dimensionar las consecuencias de no estar asegurado y buscar la mejor alternativa para cada situación.

Related Post