iGreen, la compañía mexicana que apuesta por la madera ecológica #Negocios

354 0

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, la vigilancia y protección de los bosques tropicales, así como las campañas de reforestación se han vuelto en una prioridad en la agenda ambiental internacional. La madera tropical es muy valiosa porque es sumamente resistente a largas exposiciones a la intemperie, además de que repele hongos e insectos.

De acuerdo a una investigación realizada en el 2018 por el Instituto de Ecología de la UNAM, la actividad humana ha suscitado una disminución considerable en el volumen de kilómetros cuadrados de nuestros bosques tropicales, pasando de 255 mil (que existían originalmente) a 91 mil.

Los esfuerzos para frenar la deforestación desproporcionada provienen de toda la población. Ya sea la sociedad civil formando asociaciones que monitoreen los hábitats, los institutos académicos ofreciendo alternativas científicas para evitar la explotación de recursos, o el gobierno implementando políticas públicas de protección.

El grado de responsabilidad que tome el sector privado también es fundamental para el progreso, ejecución, y cumplimiento de este objetivo. Esa es la visión de Adrián Aguayo Macías y Miguel Ángel Arroyo Aguayo, socios de iGreen, empresa mexicana dedicada a la venta de madera compuesta de plástico reciclado y bambú.

iGreen optó por una alternativa comercial para reducir el impacto ambiental. La madera compuesta que producen es una mezcla de fibra de bambú con plástico reciclado de alta densidad que sustituye a la tropical, y es muy utilizada para exteriores de casas en fachadas, perfiles, y terrazas. La idea nació tras observar que el uso indiscriminado de esta materia prima se estaba convirtiendo en un problema muy grave para los principales bosques tropicales de exportación que están en San Luis Potosí, Veracruz, Tabasco, Yucatán, Chiapas, Oaxaca y Guerrero, así como los de Sudamérica.

Durante el proceso de producción de este compuesto no se tala ningún árbol y al contrario, se suprime cualquier mantenimiento adicional que llega a requerir. Su vida útil se extiende de 10 años en adelante, dependiendo si es para interior o exterior. El producto ha evolucionado de tal forma que ahora iGreen tiene una oferta de acabados y formas distintas para pisos, fachadas, plafones, balcones, escaleras y barandales.

“Impulsamos una industria que no se tenía en México. Cubrimos una necesidad del sector de la construcción al detener la depredación de recursos naturales, y eliminar el costo tan elevado en mantenimiento de la madera sin sacrificar estética y durabilidad”, afirma Aguayo Macías.

Comprometidos con el medio ambiente, iGreen comenzó en 2003 con la distribución de estos materiales convirtiéndose en un referente nacional de empresas amigables con la ecología. Ahora sus productos lucen en establecimientos de franquicias restauranteras del país como Grupo Alsea y Grupo Buen Bife.

Revalorar los componentes con los que una empresa elabora sus productos deber ser fundamental para mantener la armonía del medio ambiente. Aguayo Macías asegura que siempre buscan la sustentabilidad en sus diferentes variantes y esta será la tendencia de negocios a la que tarde o temprano todas las empresas virarán.

Para la instalación de madera compuesta se necesita una vestimenta que resista a todos los movimientos que realizan los operadores. Fue así como llegaron a Dickies, la marca de ropa de trabajo en la que no sólo encontraron prendas con autenticidad, sino también las más durables.

Para la colocación y soldadura los colaboradores de iGreen visten los pantalones de mezclilla con rodillas reforzadas. Además, el personal de oficina viste con las camisas de Dickies de forma diaria. “El nivel de durabilidad que alcanzan las prendas Dickies es algo muy difícil de conseguir en México”, confirma Aguayo.  

“El reconocimiento de iGreen va más allá del trabajo en campo; también se debe a la gente que nos representa y a la que siempre les vamos a brindar lo mejor del mercado”, señala el empresario. La firma texana los ha acompañado por cuatro años y coincide con que una economía sustentable es la forma más viable para mantener vivo el futuro del planeta.

Related Post