Instalando un Circuito en tienda #DigitalSignane #Marketing #Publicidad

169 0

De acuerdo a datos de Nielsen, las marcas que se anuncian a través de señalización digital o digital signage  en tienda, han aumentado sus ventas alrededor del 30%. Además, según MarketsandMarkets, el mercado de digital signage tendrá un valor de 27.34 mil millones de dólares en el 2022 a nivel mundial, lo cual resulta muy atractivo para los retailers que quieran comercializar sus espacios.

¿Pero qué es digital signage y cómo puede una tienda instalar un circuito?

in-Store Media México explica que la señalización digital o digital signage (DS) se refiere a la forma de desplegar contenido multimedia en pantallas, monitores o proyectores en lugares públicos, con fines informativos o publicitarios y dirigidos a un segmento de mercado. Esta tecnología permite una mejor planeación publicitaria, mayor agilidad en la actualización de mensajes y más atención de los consumidores, además se puede usar tanto en el exterior como en el interior de empresas, centros comerciales y tiendas.  

Un circuito de digital signage básico está formado por una computadora con un software para gestionar el contenido, una red que permite actualizar los anuncios y una serie de pantallas. El contenido en digital signage se programa y puede incluir imágenes estáticas o en movimiento y video, con o sin sonido.

Tener un circuito de digital signage beneficia a la imagen de un retailer, pero esta no puede ser la principal razón para decidir instalarlo. Esta forma de comunicación en punto de venta tiene que ver más con un valor agregado a los consumidores, las marcas y una forma de hacer negocio aprovechando el espacio comercial.

Para instalar un circuito de digital signage dentro de una tienda, in-Store Media México recomienda considerar los siguientes puntos:

  1. Tener objetivos claros. Un canal de digital signage en tienda no puede funcionar como un canal de entretenimiento para el consumidor ni para compartir contenido de valor agregado (por ejemplo recetas). El consumidor busca hacer su compra lo más rápido posible, por lo que este soporte debe pensarse como un canal que facilite su decisión de compra; mientras que a las marcas les asegure impactos publicitarios con frecuencia y que para el retailer signifique una forma de negocio.
  2. Formato unificado. Las pantallas deben ser grandes y del mismo tamaño. Si las pantallas son demasiado pequeñas, los mensajes comerciales pueden perder visibilidad a distancia. Combinar diferentes formatos entre las pantallas de un circuito puede ocasionar problemas al limitar y complicar la gestión de los artes pautados.
  3. Disposición y visibilidad. Para atraer la atención del consumidor hay que instalar las pantallas en las zonas de mayor tráfico, orientadas en los sentidos de mayor flujo, concentradas y dispuestas de manera que ayuden a generar mancha publicitaria.
  4. Diseñar adecuadamente el contenido a emitir.  Los mensajes comerciales deben ser concretos, cortos, con una duración de 8 a 10 segundos, adaptados al medio, de preferencia con animación y configurados de manera que se optimice la frecuencia del impacto.
  5. Definir un modelo económico y de negocio. Se debe encontrar un equilibrio entre el costo de la pauta para las marcas y la remuneración para el retailer. Con un circuito instalado de manera correcta se tienen las herramientas para ofrecer una atractiva oferta a los anunciantes. Hacer un análisis de otros medios publicitarios, en cuanto a su coste por impacto y audiencia, puede ayudar a definir un precio competitivo que permita rentabilizar el modelo.
Implantar un circuito de este tipo puede parecer fácil, pero para lograrlo con éxito es necesario tener experiencia, de lo contrario se perderá tiempo, dinero y una gran oportunidad de negocios.

Related Post