La adopción de la tecnología como servicio impulsará la #EconomíaCircular

113 0

En su discurso sobre el estado de la Unión de 2020, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, propuso ampliar el objetivo de reducción de emisiones de 2030 de la UE de 40% a 55%. Ese objetivo es necesario para que la UE cumpla sus compromisos del Acuerdo de París y su meta de reducir a cero las emisiones de carbono de la UE antes de finales del 2050.

De acuerdo con el Plan de Acción para la Economía Circular de la Comisión Europea, avanzar hacia una economía más circular en la que el crecimiento económico esté desvinculado del uso intensivo de recursos y la generación de residuos contribuirá de manera considerable a lograr la neutralidad climática antes de finales del 2050.

En toda la industria existe la oportunidad de realizar un cambio profundo en la forma en que se diseñan, fabrican, suministran y consumen los productos. Y el modelo de negocio de “producto como servicio” debe ser nuestro objetivo final.

El modelo como servicio

El modelo como servicio no solo hace que nuestra economía sea más circular al romper los patrones establecidos de oferta y demanda irregulares, sino que también tiene el potencial de generar importantes oportunidades de crecimiento para cualquier industria y la industria en su conjunto.

Es un alejamiento radical de un modelo de negocios mercantilizado mediante el cual las empresas venden un producto y consideran que su trabajo ha finalizado. En cambio, el productor conserva la propiedad y responsabilidad del producto durante todo su ciclo de vida. El cliente tiene el uso completo del producto durante el tiempo que sea necesario y paga solo por los resultados en lugar de por el producto en sí o su mantenimiento. El fabricante, a su vez, es responsable de desarrollar un producto de calidad que dure y sea eficiente en cuanto a energía y materiales. También es su función recuperar el producto y prepararlo (o sus componentes) para su reutilización.

El modelo como servicio es una iteración del concepto de diseño cradle to cradle (de la cuna a la cuna) desarrollado a finales del siglo XX por el profesor Michael Braungart, renombrado químico y ecologista alemán, y por William McDonough, arquitecto y promotor de la sustentabilidad norteamericana.

Tuve el placer de escuchar a William McDonough hablar durante el evento global para clientes de HPE en el 2018. Explicó que el concepto cradle to cradle, una medida mundialmente reconocida de productos más seguros y sostenibles fabricados para la economía circular, significa que las empresas pueden ser “menos malas” si reducen su impacto ambiental y luchan por convertirse en una fuerza positiva.

Dichos esfuerzos consisten en optimizar los productos durante el proceso de diseño y fabricación con el fin de convertirlos en recursos materiales para su siguiente vida útil como productos nuevos. Algo muy inspirador.

El concepto cradle to cradle define la visión del futuro de HPE. En una de las transformaciones más grandes de nuestro modelo de negocios, nos hemos comprometido a que toda nuestra cartera esté disponible como servicio antes de que concluya el 2022. Consideramos el modelo como servicio una forma de establecer un compromiso más duradero con nuestros clientes, de mantener esa relación mientras seamos responsables del producto que están utilizando y de promover la sostenibilidad en TI de manera significativa.

En el mundo relacionado con las tecnologías de la información, existen tres principales resultados sostenibles:

  1. La eliminación del sobreabastecimiento, una práctica común en la que las empresas “compran TI en exceso”

En el centro de datos promedio, el 25% de los recursos informáticos no realizan un trabajo útil y los recursos restantes operan a una pequeña fracción de su capacidad. Esto implica mayores costos y un consumo innecesario de energía, espacio y refrigeración.

  1. Las organizaciones dejan de estar encadenadas a su paquete de TI durante todo su ciclo de vida

El equipo de TI se puede actualizar rápidamente a las tecnologías más recientes y de menor consumo energético. Las ineficiencias de los equipos obsoletos significan que el 65% de la energía utilizada por la TI en los centros de datos se emplea para procesar solo el 7% del trabajo.

  1. Recuperar los activos de TI al final de su vida útil

HPE Financial Services ha invertido en avances importantes para extender la vida útil de los equipos de TI retirados y reutilizar y volver a fabricar componentes para una segunda vida. Las organizaciones no solo recuperan el valor residual de sus activos (se reinyectaron cerca de USD $1,600 millones en los presupuestos de nuestros clientes en los últimos cinco años), sino que los servicios de renovación como HPE Asset Upcycling, que acepta activos de TI de todas las marcas, también reducen las emisiones de carbono y mantienen los desechos electrónicos fuera de los vertederos.

Para dar una idea de la escala, en el 2020 procesamos más de 3.1 millones de unidades de tecnología: 1.7 millones de equipos de centros de datos como servidores, almacenamiento y activos de red, y 1.4 millones de activos del lugar de trabajo como portátiles, tabletas e impresoras.

Cerca del 90% de esos equipos se vuelven a comercializar y utilizar, mientras que el resto se recicla de forma responsable. Además, desde el 2018 proporcionamos a los clientes su propio informe de Economía Circular, que detalla los ahorros de impacto ambiental, como el ahorro energético, el CO2 no emitido y los desechos que se mantienen fuera de los vertederos mediante el reciclaje.

Para nuestros equipos es motivador asociarse con clientes, desde grandes corporaciones hasta pequeñas y medianas empresas, ya que les ayudan a acelerar su transformación digital con estrategias de gestión de TI innovadoras y sostenibles.

Una tendencia global

Las semillas del modelo como servicio se están plantando en diferentes sectores. Philips vende “luz como servicio” a sus clientes. La compañía cita cifras de hasta un 80% de ahorros en consumo energético.

Kaeser Kompressoren vende aire comprimido como servicio. Desso, un proveedor global de alfombras para uso comercial diseña alfombras de acuerdo con el principio cradle to cradle, lo que significa que la empresa puede arrendar sus losetas de alfombra y hacerse cargo de la instalación, mantenimiento, devolución y reciclaje de las mismas.

deben hacerlos más duraderos y adecuados para repararse, reacondicionarse y finalmente reciclarse.

Las complejidades de una configuración como servicio

Las empresas deben contar con sistemas de alta calidad para recuperar productos y prepararlos para su siguiente vida. Las capacidades de HPE no se crearon de la noche a la mañana: llevamos 20 años desarrollando nuestro negocio de renovación con HPE Financial Services.

Invertimos continuamente en talento para adoptar cualquier tecnología, desde el centro de datos hasta el espacio de trabajo, e incluso la impresión 3D y los activos de computación de alto rendimiento. En la actualidad, somos propietarios y operamos los centros de renovación de TI más grandes del mundo, donde recibimos activos de más de 50 países.

Aún más complejo es el cambio de las fuentes de ingresos, de ingresos por ventas tradicionales a ingresos recurrentes, lo que reduce los ingresos a corto plazo y aumenta los ingresos a largo plazo. Esto, a su vez, afecta las ventas, los incentivos y la motivación de los socios, los informes financieros, y las relaciones con los inversionistas. No es tarea fácil lograr que los vendedores, socios comerciales, analistas e inversionistas acepten este cambio de mentalidad. Sin embargo, debemos abordar estos desafíos y hacerlo de manera urgente.

Desde luego, las empresas no pueden hacerlo solas. La conversión de la industria a un modelo como servicio debe acelerarse con las políticas gubernamentales adecuadas. Las políticas que buscan motivar a la industria a cumplir los objetivos climáticos deberían, siempre que sea pertinente, inclinarse por un cambio a modelos basados en servicio y basados en consumo. Por lo tanto, solo queda esperar que la intención de la CE de “incentivar el producto como servicio”, como lo afirma su Plan de Acción para la Economía Circular, genere un progreso significativo y concreto.

De acuerdo con el Informe sobre la Brecha de Circularidad de 2021, la economía mundial fue solo 8.6% “circular” en el 2020, una disminución desalentadora respecto al 9.1% hace dos años. Lanzado en Davos, el informe explora las causas de las emisiones de GEI y cómo las estrategias de economía circular pueden contribuir al cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París.

Para lograr una economía más circular y cumplir los objetivos climáticos establecidos por los gobiernos y la sociedad civil, debemos identificar las oportunidades, ya que la sostenibilidad puede mejorar los resultados comerciales y viceversa. Además, se puede crear valor con un menor uso de materiales. Para ello, los modelos de negocio como servicio son la mejor opción.  Es hora de un cambio serio.

 

Related Post