La clave de las #entregas en tiempo y forma en la logística

231 0

Vivimos en la era de los datos: en tan solo 1 minuto, se realizan 5.7 millones de búsquedas en Google y se gastan alrededor de USD $283,000 dólares en Amazon, que a su vez envía en promedio 6,659 paquetes en esos 60 segundos.

Todo lo anterior genera una abismal cantidad de datos: Statista indica que la generación de datos a nivel global alcanzó en 2021 alrededor de 79 zettabytes, que son 79,000,000,000,000 de gigabytes en línea, cifra 23% mayor que en 2020 y que se prevé alcance los 180 zettabytes en 2025.

Pero toda esa cantidad de datos no vale nada si las empresas no saben darle un valor que impacte en sus operaciones diarias, y en el caso de la logística esto no es excepción. Las firmas de este sector deben enfocar parte de su estrategia en una gestión y análisis de datos para poder eficientar su operación y generar entregas más rápidas y de mejor calidad.

¿Cómo influye el big data en la logística?
La aplicación del Big data en la logística es fundamental en todos los procesos, desde el almacén de productos hasta el envío y la entrega. Los datos que se producen durante toda la cadena de suministro resultan de mucho valor para analizar el rendimiento, las afectaciones generadas por diversas anomalías y los ahorros que se pueden lograr.

Desde las características físicas de los productos más solicitados, hasta el tiempo promedio que destina una compañía para entregar y los volúmenes enviados, son highlights importantes para optimizar el servicio logístico y hacer que este se adapte a lo que los clientes necesitan.

El papel del análisis de datos a gran escala tiene un importante impacto en la última milla. En ese proceso que consiste en el tramo final del almacén al domicilio del usuario final, es en donde más fallas se pueden presentar y más afectaciones puede haber en la experiencia del usuario.

Mitigar, en la medida de lo posible, los riesgos a los que este paso está sujeto, es posible utilizando distintos tipos de dispositivos conectados al internet de las cosas, cuyos datos en tiempo real puedan ser visibilizados por los operadores logísticos en una plataforma tecnológica.

Otro ejemplo son los localizadores GPS que generan información sobre la movilidad de las mercancías para hacer seguimientos puntuales y eficientes, que además benefician a la planeación de rutas hacia el futuro y mejoren la toma de decisión al respecto.

Tener dentro de una plataforma información con respecto a la ubicación de los vehículos, las zonas con altos índices de tránsito, probables afectaciones climáticas y otro tipo de obstáculos, es fundamental para el propósito antes mencionado

Hoy en día los clientes de Mail Boxes Etc pueden obtener información sobre sus envíos y tener el control durante toda la trayectoria, mediante un tracking en forma de notificaciones, que permite identificar y resolver los problemas que se puedan presentar. Esto gracias a su plataforma tecnológica, que mantiene un historial de las líneas guía y envíos que generan los clientes, para que de ese modo las empresas puedan consultarlas cuando desee, aun después de haber sido entregados los envíos.

Otro aspecto en el que el Big Data tiene un impacto notable es en el almacén. Utilizar la información en tiempo real, bajo un correcto análisis, permite conocer en todo momento el estado del stock de productos, conocer disponibilidad y evitar que existan clientes con pedidos en curso de productos agotados, lo cual se traduce en una larga espera que genera una experiencia negativa.

Atender lo anterior es muy relevante actualmente para las empresas del sector. De hecho un estudio de Supply Chain Insights indica que la visualización de data es la principal tendencia para alcanzar la excelencia operativa en la cadena de suministro desde 2020, seguido de mejoras en la movilidad y la utilización de Big Data en el proceso.

Related Post