La #crisis actual y la que viene, ¿tienen solución?

208 0

En México, estamos viviendo uno de los periodos mas aciagos que se recuerden en la historia del país, principalmente a causa de la epidemia del virus SARS-Cov-2 que ocasiona la enfermedad COVID-19. No sabemos con certeza qué nos depara el futuro. El impacto, principalmente en materias de economía, salud y educación es brutal. Miles de empresas ya han tenido que cerrar, se han perdido millones de empleos, el decrecimiento de la economía es galopante y se espera que en el 2021 será peor el escenario en esos rubros. Hasta hoy tenemos 721,000 personas contagiadas, 75,000 fallecidos y no sabemos cuando se va a detener este flagelo. Peor aún, se acerca la temporada invernal y con ella la temporada de Influenza. La suma de ambos virus puede ser todavía más catastrófica.

     La pandemia del COVID-19, vino a desnudar completamente la fragilidad de nuestras instituciones. En el sector salud, ya teníamos un sistema con muchas carencias, por diferentes razones y no es un problema sólo del actual gobierno, se vienen arrastrando desde el pasado. Corrupción, falta de infraestructura, de médicos, enfermeras y demás personal de salud, de especialistas, de medicamentos e insumos, citas médicas, tratamientos y cirugías pospuestas (que pueden complicar más la salud de los enfermos), son entre muchos otros problemas, como las infecciones adquiridas dentro de los hospitales, que representan costos incalculables (cientos de miles de millones de pesos cada año) situaciones que agravan aún más la crisis de salud.

     En economía, se han perdido millones de empleos y cientos de miles de empresas han tenido que cerrar. Si hay menos empresas, la recaudación fiscal disminuye. El gobierno ya no tiene ahorros, ni fondos de estabilización, este año prácticamente se acabaron. Seguirán los recortes a los presupuestos y los problemas se van a incrementar. Lamentablemente, en cuestión de empleos, en las Micro, Pequeñas y Medianas empresas, hay pocos de calidad. Los salarios son muy bajos y tenemos mucha informalidad. Los trabajadores en México le dedican mucho tiempo al empleo (Según un informe de la OCDE 2,225 horas al año), pero somos los menos productivos (3.5 dólares por hora). Mientras que, en países como Alemania y Estados Unidos, trabajando menos horas (1,350 y 1,750), producen entre 30 y 40 dólares por hora, son diez veces más productivos.

En educación, todos sabemos que las clases presenciales aún están lejos, aunque México es de los países peor calificados en las Pruebas PISA, tanto en lectura, como matemáticas y en ciencias, estamos en los últimos lugares. La adaptación a las clases en línea ha sido muy difícil para los estudiantes, agravando aún más la situación. Muchos maestros no están capacitados para la tecnología actual, algunos se sienten muy incómodos e inseguros y eso lo perciben los estudiantes, entonces no pueden transmitir los conocimientos de manera adecuada.

Afortunadamente, estos problemas tienen solución, un común denominador en estos tres sectores y en muchos otros más, es la falta de capacitación, pero capacitación basada en competencias.

 Las competencias laborales, son el conjunto de destrezas, habilidades, conocimientos, actitudes y valores que son necesarios para realizar una función específica. El Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER), que es una institución sectorizada en la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través del Sistema Nacional de Competencias, por medio de la Red de Prestadores de Servicios, que son el conjunto de empresas e instituciones, se encarga de capacitar, evaluar y certificar a los candidatos. Los estándares se proponen a través de Comités de Gestión de Competencias, que engloban a empresas e instituciones líderes de sector, que a su vez nombran grupos de expertos para desarrollar los estándares de competencias, definiendo las mejores prácticas en los diferentes sectores. En el sector salud, podemos encontrar estándares como: Limpieza y desinfección en los establecimientos de salud, Auxiliar en la instalación de catéteres, Se pueden desarrollar otros estándares como; higiene de manos, cuidado de heridas, lavado y desinfección de instrumental, accesorios y equipo médico y servicios de hemodiálisis, por mencionar algunos, que contribuirán en gran medida a disminuir los enormes costos que representan las infecciones hospitalarias, generando ahorros que se pueden invertir en prevención, medicamentos, insumos y las demás carencias detectadas.

La capacitación basada en competencias, implica un curso teórico – práctico, en donde el candidato, practica en situaciones reales o simuladas las técnicas y procedimientos hasta dominarlos, ya que, al ser evaluado, tendrá que demostrar los conocimientos (mediante un examen), las destrezas y habilidades (mediante guías de observación), los productos entregados (listas de cotejo) y las actitudes y valores (observación del evaluador). Si se equivoca o falla en un reactivo de peso mayor, no puede ser declarado competente, aunque recibe retroalimentación por parte del evaluador, para que trabaje en las áreas de oportunidad detectadas y pueda ser evaluado nuevamente. Así es que, cuando un candidato es declarado competente, es porque realmente lo demostró.

Este esquema se aplica a todos los sectores productivos y de servicios. Así es que, se pueden desarrollar estándares técnicos en todas las empresas privadas e instituciones de gobierno. Así las empresas serán más productivas al contar con personal certificado, ya que se cometen menos errores y mejora la calidad de productos y servicios. De esta forma al contar con personal calificado, las empresas valoran más al talento humano, que es su principal recurso.

Del mismo modo, se pueden desarrollar estándares (ya existen algunos de educación en línea) para que los profesores tengan las destrezas y conocimientos para impartir los cursos y ser más eficientes, así los estudiantes podrán aprovechar mejor las clases que toman por esta vía.

Existen competencias complementarias (transversales) que refuerzan las técnicas, como; Comunicación, Trabajo en Equipo, Liderazgo, Creatividad e Innovación y otras muchas más que permitirán hacer más productivos y eficientes a los colaboradores.

Como ya mencioné anteriormente, las competencias laborales se pueden aplicar a cualquier sector productivo y de servicios. Se pueden incluir como complemento de la formación académica en las universidades, se deben incluir en las empresas, de hecho, la Ley Federal del Trabajo en su artículo 3° modificado el 1° de mayo de 2019, establece la obligatoriedad de capacitación basada en competencias a todos los trabajadores. Es de interés social garantizar un ambiente laboral libre de discriminación y de violencia, promover y vigilar la capacitación, el adiestramiento, la formación para y en el trabajo, la certificación de competencias laborales, la productividad y la calidad en el trabajo, la sustentabilidad ambiental, así como los beneficios que éstas deban generar tanto a los trabajadores como a los patrones”. Párrafo reformado DOF 01-05-2019. Artículo reformado DOF 28-04-1978,30-11-2012.

     Aunque esta parte es letra muerta, ya que hasta el momento no se lleva a cabo la certificación en competencias laborales, son muy pocas las instituciones o empresas que lo aplican, en parte porque no se tiene la conciencia del beneficio que esto implica para todos.

     Ya tenemos las herramientas, debemos aprovecharlas para superar esta crisis, es cierto que debemos invertir mucho tiempo y esfuerzo para lograrlo, pero mientras más tiempo tardemos en aplicarlo, más se agravará la crisis. No veo otra salida, tenemos que ser más eficientes y eficaces, para ser más competitivos en todos los sentidos.

     Tiene que ser un esfuerzo conjunto, el gobierno tiene que fomentar el cumplimiento de la ley, apoyar a los empresarios, sobre todo de micro, pequeñas y medianas empresas, que a final de cuentas son el motor de la economía y son quienes más empleos crean. Los empresarios tienen que invertir en sus colaboradores, para que estos sean más productivos y finalmente se puedan generar empleos de calidad y así remunerarlos mejor, para que tengan un empleo digno y un salario justo.

Por un México Competitivo

Isaac Hoyo Ortiz

Director de Relaciones Públicas de Corporativo Brefer

Presidente de la Comisión de Competencias Laborales de Coparmex Metropolitano

Related Post