La importancia de la #equidad de género en las PyMEs

171 0

Por: Marlene García, directora de operaciones de CONTPAQi®

En México, el 72% del empleo en el país y más del 50% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), es generado por las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs), sin embargo, sólo tres de cada 10 PyMEs son encabezadas por mujeres, lo que nos demuestra que existe una enorme área de oportunidad.

De este grupo, el 71% son las dueñas únicas de su propio negocio, enfocándose principalmente al comercio, restaurantes y servicios diversos en un 81.2%, según datos de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa (AMMJE). No obstante, aún son necesarios diversos esfuerzos para impulsar y promover la inclusión en estas unidades económicas.

Recientemente, a propósito de este tema, Grupo BID, PwC y ONU Mujeres lanzaron cinco acciones a favor de la equidad de género, que deben considerar las PyMEs, las cuales, a diferencia de las grandes organizaciones, pueden ayudar a generar cambios sustanciales de manera fácil, debido a su flexibilidad y tamaño.

  • Llevar a cabo una autoevaluación, contar con un diagnóstico no sólo nos permite identificar, entre otros elementos, el origen de la desigualdad; sino que, además, nos da visibilidad de las dinámicas sociales y laborales, al mismo tiempo que nos ayuda a crear acciones a futuro para mejorar en cuanto a inclusión se refiere.
  • Crear un protocolo de prevención y de denuncia de acoso sexual para construir empresas inclusivas. Por ejemplo, se puede establecer un comité dedicado a este tema, así como organizar seminarios, charlas y mesas de análisis dedicadas para brindar información e identificar comportamientos de acoso que han sido vistos como aceptables.
  • Brindar igualdad de oportunidades, es decir, adoptar esquemas con condiciones laborales, determinadas por la preparación, experiencia y talento del personal a contratar y no por su género. Sólo así será posible cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres.
  • Adaptar los espacios y generar nuevos más inclusivos, tales como guarderías infantiles, salas de lactancia o bien cambiadores para bebes en los baños masculinos, ya que los hombres también son responsables del cuidado de los hijos.
  • Otra acción para promover la equidad es conectar con la comunidad apoyadose de proyectos enfocados a romper con los roles de género, como conferencias sobre mujeres líderes en tecnología o celebraciones del Día de la Mujer que involucren a todos los colaboradores, sin importar su sexo.

Tomar esta clase de medidas, además de sumar al objetivo de lograr empresas inclusivas, trae diversos beneficios, entre los que destacan: aumentar el compromiso de los colaboradores que se sienten parte de un entorno diverso en el que las personas son apreciadas por su trabajo; además de adquirir una reputación positiva, no sólo en el sentido de causa social o tolerante, sino en innovación y modernidad.

Por ello, las empresas deben apostar por generar prácticas de inclusión de género. Sólo así podremos construir una sociedad y un país equitativos, en donde mujeres y hombres tengan acceso a las mismas oportunidades, considerando sus diferencias y uniéndolas para fortalecerse.

A lo largo de la historia muchas mujeres valientes en diferentes ámbitos comenzaron el recorrido por el camino de la igualdad de género, actualmente nos toca a nosotras seguir avanzando por el mismo sendero. Estoy convencida que vamos en la dirección correcta y que juntos -tanto hombres como mujeres, empresas y gobiernos- no detendremos el paso para lograr una sociedad más participativa, más inclusiva y con mayores oportunidades sin distingo de género.

Related Post