La Pascua tiene sus raíces en la época pagana #Marketing

151 0

A partir del siglo XIX se empezaron a fabricar los muñecos de chocolate y azúcar en Alemania, debido a que comenzó a circular entre la población una leyenda que transmite el relato sobre el origen del conejo de Pascua, y que cuenta que, un conejo estuvo encerrado en el sepulcro junto a Jesús y presenció su resurrección.

Dicho conejo, al haber presenciado el milagro, y salir de la cueva junto con Jesús, se dice que fue elegido como el mensajero que debería comunicar y recordar a todos los niños la buena noticia. ¿Cómo? Regalando huevos pintados. Mismos que en la actualidad suelen ser de chocolate o dulce.

Existe una polemica si un conejo de Pascua debe ser hueco o macizo, un motivo se relaciona con la Segunda Guerra Mundial, que dejó a Europa y Estados Unidos con problemas económicos y de abastecimiento de muchos productos incluyendo el chocolate.

El chocolate no era una prioridad, así que cuando el mercado comenzó a recuperarse se impusieron las figuras huecas para ahorrar costos al fabricante. Y aunque hoy en día también se pueden encontrar conejos macizos, predominan los huecos.

Aunado a ello, y más allá del ahorro, compañías y chocolateros artesanos defienden las figuras huecas, ya que permiten utilizar chocolate de mayor calidad, y también resultan mucho más agradables para el consumidor.

Como suele ocurrir con la mayoría de fiestas cristianas, la Pascua tiene sus raíces en la época pagana. La llegada de la primavera tras el invierno se celebra en todas las culturas, normalmente relacionándola con divinidades de la fertilidad, pues supone el renacer de la tierra con el que vuelve a despertar la vida.

Para los cristianos, la Pascua marca una de las festividades más importantes, ya que es el día en el que se conmemora la resurrección de Jesús tras haber sido crucificado; se mantiene por tanto el paralelismo con el sentido de renacer.

Y no obstante que las distintas ramas del cristianismo celebran de formas diferentes el domingo de Pascua, es curiosa la forma en la que elementos como los huevos decorados o el conejo de chocolate se han extendido por todo el mundo.

El conejo, es un animal al que siempre se le ha relacionado con la fecundidad, probablemente debido a su capacidad de procreación. El fin del invierno marca también la época de cría de los conejos, que se multiplican con facilidad. Así, los conejos se relacionan desde muchos siglos atrás con la fertilidad, y esta simbología fue la que absorbió la tradición.

Es todo lo anterior lo que da origen a que durante las fiestas de Semana Santa o Pascua se obsequien además de huevos de chocolate, conejos de chocolate. Por lo que ambos se han vuelto un producto de pastelería que puede verse en las tiendas de distintos países.

Related Post