La publicidad online y la crisis de relevancia #Marketing

139 0

Por: Frank Moreno

Cuando me propuse a escribir sobre este tema descubrí que llevaba mucho, pero de verdad, mucho tiempo sin haber visto publicidad en internet salvo contados casos aislados, anuncios de Google o pautas en Facebook, Twitter e Instagram stories.

Ahí, inmediatamente vino a mi mente una serie de cuestionamientos sobre la relevancia de los mensajes, las nuevas estrategias en línea, un buen uso de Inbound Marketing y una serie de reflexiones que me hicieron sonreír porque, al parecer, al fin los mercadólogos, publicistas, estrategas y clientes habían entendido, a gran escala, la crisis de relevancia que vive la publicidad online.

Cuando inicié en este mundo de la publicidad, el marketing y las ideas, todavía existía la creencia de que el “marketing digital” se trataba de un banner que fuera una adaptación de la campaña a un formato de página de internet. Y la creencia persistió durante muchos años, poco a poco la industria se fue descubriendo, mostrando que se podía dar valor a las marcas de otras maneras menos invasivas y mucho menos ignorables.

Fue ahí cuando comencé a cambiar de enfoque y pensar en el contenido en lugar de un simple mensaje aislado, pero necesitaba plantear distintas estrategias:

•    ¿Cómo hacer que me encuentren?

•    ¿Cómo dar un mensaje que estén buscando?

•    ¿Cómo hacen los influencers para conseguir el tráfico que tienen?

•    ¿Cómo hacer que una marca y un influencer coexistan en el mismo espacio sin convertirse en un espacio chocante?

Las respuestas llegan, pero no se trata de un camino fácil.

Sin embargo, hacer que el usuario encuentre a tu marca es parte de una estrategia de SEO, SEM, pauta y contenidos relevantes. Los mensajes que busca la audiencia se crean perfilando sus gustos, preferencias, en lugar de pensar un demográfico se trata de darle vida al que buscará tu producto en audio, video, ebook o lo que sea. Los influencers también han sido ayudados: al principio los colectivos, los backlinks, las colaboraciones, pero también las pautas y la relevancia de lo que crean para la audiencia los ha posicionado. Y las marcas pueden coexistir con influencers siempre y cuando el influencer no pierda su estilo, su calidad o ese “uniqueness” por el que logró llegar a su audiencia.

Un interesante ejemplo de esa coexistencia es la relación entre El Escorpión Dorado y una bebida energética. Un ejemplo de ejecución que nos queda a deber es el de Luisito Rey y una marca de cerveza.

Al final, después de todas estas reflexiones, descubrí que no había visto publicidad online porque hace mucho tiempo que instalé la extensión AdBlocker a mi explorador, porque los tiempos han cambiado y también soy de los que no disfruta los banners invasivos ni con sonido. A no ser, que aparezcan cuando estoy intentando leer un artículo que me interesa mucho.

Es momento de que marcas y publicistas dejemos de acosar a nuestra audiencia en internet, lo hacemos todo el tiempo en la calle con volantes, espectaculares, anuncios, y es una práctica que ha funcionado bien. Pero creo que es momento de dar una pequeña vuelta de tuerca y cambiar las reglas de un juego que lleva más de cinco mil años, cuando Hapú el tejedor, “donde se tejen las más hermosas telas al gusto de cada uno” ofrecía una recompensa por un esclavo.

¿Qué opinas sobre la crisis de relevancia de la publicidad online? ¿será algo pasajero?

Por: Frank Moreno

Related Post