Las marcas deben preocuparse por los nuevos tipos de familias mexicanas #Marketing

196 0

La familia nuclear ha quedado atrás. La madre, el padre y los hijos, junto con la mascota ya no son el tipo de familia que predomina en el siglo XXI, al menos el mercado ya no debe dirigir  sus productos a ese modelo. De acuerdo con investigaciones de  Big Foot (empresa especializada en trabajar estrategias de marca y negocios;  desarrolladora de metodologías para acrecentar la inteligencia en la toma de decisiones en sus clientes), en la sociedad mexicana coexisten 11 tipos de familias. Aunque algunas aún  son minorías, en un futuro podrían llegar a representar los nuevos hábitos y necesidades de la mayoría de los ciudadanos en el país.

Por tanto las marcas deben adoptar un nuevo discurso en cuanto a quienes enfocan sus productos. Los roles de género se están quedando atrás y en las nuevas familias la realidad es distinta: padres solteros, nido vacío, co-residentes mayores a 47 años, parejas jóvenes sin hijos y familias homoparentales son algunas de las configuraciones que exigirán a las marcas productos y servicios adaptados a  sus necesidades,  de otra manera las consecuencias en el futuro pueden afectar al mercado.

“El no comenzar a visualizar la presencia de estas dinámicas, es como tener miopía. La población exige un retrato mucho más real de las familias y las marcas tienen que empezar a incluirlo desde el diseño de sus productos y servicios hasta en su comunicación”, comparte Andrea González, analista Senior de inteligencia e innovación en Big Foot.

Algunos de los factores que implican cambios significativos en los targets son: la tecnología, la tolerancia a la diversidad e incremento de la esperanza de vida. También las brechas generacionales abren nuevos paradigmas de comportamiento. Por ejemplo, hay claras diferencias entre un millenial, la generación x y la y.

En cuanto a la tolerancia y diversidad, se refiere a aceptar familias en donde las parejas son de ambos sexos. Es una apertura más del mercado, porque en la mayoría de las ocasiones, este tipo de parejas gasta sus ingresos en viajes y lujos. De ahí se desprende una nueva oportunidad de mercado: el turismo para la comunidad LGTB.

“Se ha encontrado que las parejas jóvenes sin hijos, denominados por los expertos como DINK (DoubleIncome No Kids), por ejemplo, destinan gran parte de sus ingresos a viajes o al cuidado de sus mascotas y extienden su juventud. Por su parte, el nido vacío (padres o madres mayores de 60 años sin hijos en casa) tienen gran capital ahorrado que no utilizan en ocio. Ambos son targets con necesidades específicas”, ejemplifica González.

Ante dicho panorama, las marcas deberán entender a las familias para poder entender a la sociedad, reconocer con anticipación dichos fenómenos, ver las oportunidades y así diversificar su portafolio de una manera innovadora para no perder relevancia, advierte Big Foot.

En su experiencia, dichos especialistas advierten sobre tres tendencias al respecto que todo planner deberá tomar en cuenta:

  • Los papás como los nuevos decisores de compra. Los hombres ahora tienen un papel protagónico en casa. Van por despensa, cuidan a los niños y además consumen cada vez en mayor medida, productos de belleza y cuidado personal.
  • El envejecimiento de la población ha aumentado el grey market, quienes tendrán hábitos de salud muy particulares.
  • Tíos y tías son los nuevos compradores de juguetes

Es así como se confirma que el consumidor y el target es cada vez más complejo, se debe diseccionar a cada fragmento de la población. Hay que poner especial atención en cómo y qué está consumiendo el hombre contemporáneo.

LUCY PEREZ

EDITORA B&M NEWS

www.businessinbajio.com

info@businessinbajio.com

Related Post