Las mujeres toman menos decisiones financieras #Mesdelamujer

192 0

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y en conjunto con la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la OEA, realizó como parte de un esfuerzo regional, el foro “Cerrando brechas: Marcos regulatorios para la inclusión financiera de las mujeres” en el que se abordó la importancia de reducir las brechas de género persistentes en el sector financiero, a través de políticas públicas que contribuyan a fortalecer los marcos normativos en materia de los derechos de las mujeres.

Un nuevo estudio de CAF -banco de desarrollo de América Latina- asegura que, para acortar las brechas de género en la región, es necesario generar un entorno financiero propicio en el que las mujeres confíen y se sientan seguras de comunicar sus necesidades, y para ello es importante potenciar la educación financiera, fortalecer las habilidades y capacidades de las mujeres, y crear productos financieros y no financieros con perspectiva de género que refuercen los negocios de las mujeres.

El estudio, denominado Capacidades financieras de las mujeresevidencia las brechas de género existentes en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, así como en Latino América en general y la necesidad de crear sistemas de indicadores de género para mejorar el acceso de la mujer al sector financiero y así poder diseñar políticas que reduzcan las desigualdades. En este sentido, la educación financiera debe abarcar el manejo del riesgo, la gestión del dinero, el acceso responsable e informado al sistema crediticio, la autoconfianza de las mujeres y las capacidades digitales y de negociación. También se destaca que para conseguir la igualdad financiera en los programas o medidas que se pongan en marcha es fundamental involucrar también a los hombres.

Otro estudio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) indica que existen sesgos de género en las instituciones financieras tradicionales cuando evalúan las solicitudes de emprendedoras. Esto a pesar de que cuentan con planes de negocio más sólidos y buscan más canales de financiamiento. 100 de ellas que solicitan un préstamo para invertir en su empresa, 99% salda su deuda por completo, indicó el Women ‘s Entrepreneurship Report.

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018 y Panorama de Inclusión Financiera 2020, realizada por el INEGI y la CNBV en México el 65% de las mujeres tiene un producto financiero, siendo cuenta o tarjeta de nómina el más usado, el 70% considera si puede pagar algo, antes de adquirirlo, el 92.7% no ha tomado ningún curso financiero. La brecha de género hipotecario fue de -24.8 puntos porcentuales.

El 56% de las mujeres fueron parte de la distribución de créditos para el número de cuenta de captación de Sociedad Cooperativa de Ahorro y Préstamo (SOCAP).

Según las encuestas realizadas en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, menos mujeres afirmanquetoman personalmente las decisiones sobre la gestión de las finanzas, lo que representa una brecha de género de 15 puntos porcentuales. Además, más mujeres (67%) que hombres (52%) requieren de otras personas para decidir sobre las finanzas. Uno de los motivos, apunta el estudio, es la menor autonomía de la mujer, pues su participación en las decisiones financieras aumenta cuando contribuyen al ingreso del hogar y tienen mayores niveles de educación financiera.

Si bien el universo de las mujeres empresarias representa uno de los más dinámicos de la economía, la pandemia provocó que unas tres millones de ellas salieran del mercado laboral en México, al tiempo que poco más de un millón registraron afectaciones en sus negocios, según reveló la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa (AMMJE) A.C. con cifras del INEGI. Así, a medida que el segmento se recupera, elementos como la transformación digital, los servicios financieros, acompañamiento y capacitación se vuelven necesidades que pueden hacer la diferencia para una mujer emprendedora.

Por ello, estrategias como las que CAF presentará este 8 de marzo se posicionan como una de las herramientas que ofrecen soluciones para las políticas públicas en los países de Latino América para apoyar el desarrollo de las mujeres, y por ende de los países per se.

“Es necesario trabajar en la implementación de estrategias nacionales o programas de educación financiera y crear sistemas de indicadores de género para diseñar políticas públicas que reduzcan las desigualdades y fomenten una mayor participación de las mujeres en la economía de sus países. Esto implica trabajar en reducir las brechas en comportamientos, planificación, conocimientos y actitudes financieras, así como en inclusión financiera y ¡vulnerabilidad”, dice Diana Mejía, especialista senior en Inclusión Financiera de CAF.

La publicación también refleja la brecha de género en el uso de medios digitales para el manejo de las finanzas, muy bajo en los 4 países tanto en hombres como en mujeres. De media, solo el 24% de los hombres y el 17% de las mujeres usan una aplicación bancaria. Los niveles de ahorro son bajos en los cuatro países, y las mujeres tienden a ahorrar menos que los hombres. Brasil tiene la brecha más alta (11 puntos porcentuales de diferencia) y Perú cuenta con el mayor porcentaje de hombres (51%) y mujeres (42%) que ahorran. El hecho de que las mujeres ahorren menos, según el estudio, podría deberse a su menor participación en el mercado laboral y a las brechas salariales entre hombres y mujeres.

Otro apartado analiza los conocimientos financieros (cálculo del interés simple, del interés compuesto e inflación) que, en general, son muy bajos. Queda visible la baja autoconfianza de las mujeres y el mayor conocimiento de los hombres, siendo alto en Colombia, Ecuador y Perú (iguales o mayores a 5), mientras que Brasil se queda en el 4,71 y 4,40 para hombres y mujeres. 

Related Post