Las pérdidas de información en desastres naturales #Negocios

150 0

Desafortunadamente, algunos de los mayores casos de pérdida de datos se deben a desastres naturales. Una compañía dedicada al diseño de espacios, prevenida por la llegada del huracán Sandy en 2012, hizo copias de seguridad de todos sus servidores. Sin embargo, no pudieron prever el desbordamiento del río situado casi a un kilómetro de distancia, que inundó sus oficinas dejando todos los servidores y cintas de backup sumergidos bajo más de 70 cm de agua. Gracias a tener infraestructura de respaldo en la nube, pudo recuperar el 100% de los datos de esta empresa, en activo desde 1957. La compañía reconoció que, de no haber recuperado todos los datos, tendrían que haber reconstruido su negocio desde cero.

Ésta historia viene a raíz del riesgo que corren las compañías hoy en día por no emplear controles y tecnologías adecuadas para cuidar el único elemento imperdible en cualquier organización: “La información”. Los terremotos que sacudieron a la ciudad de México el 7 y 19 de septiembre pasados, nos han dejado decenas de pérdidas humanas, edificios y casas en las ruinas. Sin embargo, también nos dejaron un tremendo aprendizaje para las empresas que aún manejan la información resguardada solamente en servidores físicos dentro de sus instalaciones. Es una realidad que los centros de datos tradicionales se construyen bajo prácticas de seguridad y control físico, pero ¿Qué va a pasar en un terremoto? ¿Qué va pasar con la información?

El impacto que puede generar la pérdida de datos es incalculable, pues es intrínseco al tamaño de la Compañía. El tener la información respaldada en más de un lugar es una tendencia que cada vez se adopta más, pero en México y en general en Latinoamérica se sigue especulando sobre sus beneficios.

Cuando los datos se almacenan en la nube, las empresas pueden desplegar rápidamente de nuevo sus recursos y acomodar grandes cantidades de tráfico sin importar las condiciones luego de cualquier evento como los mencionados antes, de esta forma la nube protege sus datos sin importar el desastre.

Los centros de datos de la nube son instalados en ubicaciones estratégicas alejados de zonas que son propensas a tener actividad sísmica, además se sabe cómo proteger la infraestructura, ya que usan sistemas de bastidores fijos debajo de la instalación física, junto con sistemas de retención sísmicos para reducir al máximo el riesgo ante un terremoto.

Tony Surma, CTO de Microsoft menciona que ante la aparición de un desastre natural “Se debe estar consiente que la información es una necesidad básica como la comida y agua, y el refugio para ésta es la nube”.

Tekserve México, siendo consciente que este tipo de situaciones pueden ocasionar daños incalculables para las empresas, ofrece a través de sus servicios herramientas que pueden mitigar dichos daños.

Related Post