Las prioridades de ciberseguridad que las empresas necesitan cubrir para regresar a la nueva normalidad #Tecnología

76 0
Por Víctor Ruiz, fundador de SILIKN.
A medida que el encierro se relaja, las empresas están mirando hacia adelante y deberán tomar en cuenta cómo operan sus equipos y la forma en la que han estado protegiendo a sus empleados y activos. Uno de los cambios más importantes es dar soporte permanente a los empleados que trabajan desde casa.
De acuerdo con análisis de la unidad de investigación de SILIKN, durante la contingencia provocada por el COVID-19, alrededor del 94.% de las compañías trasladaron a sus empleados para trabajar de forma remota: mientras que el 52.4% de las empresas movieron a la mitad de sus empleados, el 47.6%, movilizó a todo su personal para laborar bajo el esquema de home office.
Sin duda alguna, esta situación crítica representa también una gran oportunidad para repensar la estrategia y los planes generales de ciberseguridad, incluidas las herramientas tecnológicas, la colaboración de los equipos, así como la educación y capacitación en seguridad informática.
En este sentido las empresas deben considerar algunos puntos clave:
1. ¿El trabajo remoto deberá ser permanente para algunos trabajadores?
El análisis de la unidad de investigación de SILIKN señala que el 78.4% de las empresas esperan que al menos el 15.9% de su fuerza laboral trabaje bajo el esquema de home office de forma permanente después de que la pandemia desacelere o se reduzca. Es importante que las empresas desarrollen un plan que sus equipos de trabajo puedan trabajar desde cualquier lugar, de una forma segura.
2. ¿Cuáles deben ser las prioridades en seguridad en un esquema a largo plazo de trabajo remoto?
Las empresas deben evaluar nuevamente los riesgos de habilitar a sus empleados a que trabajen de forma remota. La unidad de investigación de SILIKN encontró que de marzo a mayo de 2020 – durante el periodo de encierro – se registró un aumento del 84.5% en la filtración y salida de datos corporativos; se incrementó en 147.4% el volumen de datos manejados a través de unidades USB, y también creció en 367.7% la cantidad de datos alojada en los servicios de almacenamiento de la nube.
Las prioridades en ciberseguridad son claras: primero, la concientización y capacitación de los empleados en temas de seguridad informática; segundo, mantener protegida la red doméstica, y tercero, asegurar cada uno de los dispositivos conectados a la red. Al tener estos temas controlados se podrán proteger los datos confidenciales que están fuera del perímetro o la falta de visibilidad de los activos y usuarios.
Incluso cuando las empresas están entrenando a su personal, aún no es suficiente ya que de acuerdo con la investigación solo representan el 22.3%. La más alta prioridad debe ser la educación de los empleados para que ellos mismo puedan fungir como una de las primeras líneas de defensa.
3.- ¿Se deben evaluar de nuevo las tecnologías y procesos para la ciberseguridad?
La pandemia ha empujado a las organizaciones a un punto en que cual tiene que evaluar de nuevo las tecnologías, políticas y procedimientos que son realmente críticos para sus operaciones. Son varias las empresas que están elaborando planes para ampliar su esfera de contratación de personal y ampliarlo a otros países. Las capacidades de conexión remota, distribución de software y de trabajo por objetivos han hecho de esto una realidad.

Related Post

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies