Nada peor que callar #habla

177 0

Por Michael Convey

Director de Convey Publicidad

En la agencia hemos instaurado una regla y es “NO PUEDES QUEDARTE CALLADO”. Si te solicitaron que entres a una junta, es muy raro que sea de oyente (sí existe esa posibilidad, sobre todo en un proceso de aprendizaje), de poco sirve la gente que hace “acto de presencia”.

En esta ocasión hablo en específico de juntas, porque pueden existir presentaciones donde a veces es necesario llevar gente de apoyo por si saliera una duda de algún tema muy específico. Pero si estás en una reunión, peloteo, brainstorming o algo similar, no hay nada peor que el silencio.

Cuando esto pasa, el individuo que permanece en silencio solo demuestra ser innecesario, está como florero, si lo quitas no pasa nada. Me queda claro que a muy pocos se les enseña a hablar, en las universidades de forma muy pobre se hacen presentaciones o debates, pero quien no participa no pasa nada, sin embargo, cuando llegas al mundo profesional, el silencio puede causar una devaluación de la persona.

Muchos dicen que les da pena hablar, nervios ante la posible burla, pues les aseguro que quedarse callado no mejora esa situación. El que no participa de inmediato será separado del grupo, lo aislarán o lo convertirán en un objeto, en un “toma notas”, en el que no importa y le damos lo que nadie quiere hacer… eso es mucho peor que la burla por una idea diferente, mala o poco funcional.

Así como hay cientos de personas que se quejan porque sus ideas no son tomadas en cuenta por el jefe, existimos algunos que odiamos que el personal esté esperando a que se le diga qué hacer, cómo pensar, gente sin opinión.

¿Y qué es lo peor de todo esto? Que hay imbéciles que se aprovechan de esto, que cuando ven a alguien con pena de hablar lo hostigan, total… “no van a hablar”. Tal vez suena radical, saltar de una junta a un problema de acoso, pero piénsenlo, si practicaran hacer oír su voz en un simple encuentro, tal vez se acostumbren a ser escuchados, tal vez se vuelvan conscientes de su voz y del poder que tiene.

Para los que vivimos en el medio de la comunicación, debería ser una capacidad tan obvia como respirar, pero para todo el mundo debería ser una costumbre. Sin duda “nada peor que callar”, profesionalmente, personalmente, emocionalmente…

Related Post