¿Por qué invertir en salud debería ser una prioridad para las empresas? #SaludMental

136 0

Marzo del 2020 marcó un antes y un después a nivel mundial. Nos dejó muchas lecciones y todavía quedan las que nos faltan por aprender. Sin embargo, una que nos quedó muy grabada fue la necesidad de cuidar y preocuparnos por nuestra salud.

No sólo se trata de la salud física, también la mental es de suma importancia. De acuerdo con un estudio inicial realizado por Qualtrics en abril de 2020, el 41.6 por ciento de los encuestados dijo que su salud mental había disminuido desde el inicio de la pandemia.

Entre la incertidumbre que se estaba viviendo y los nuevos cambios que se estaban viviendo en el esquema del trabajo, muchas personas señalaron que aumentaron sus problemas de estrés y ansiedad.

En México, la Secretaría de Salud señaló que tres de cada cuatro empleados mexicanos padecen de estrés laboral. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ya había indicado que los mexicanos son las personas más estresadas debido a cuestiones laborales.

También se ha observado que los empleados más jóvenes no son la excepción a los problemas de salud mental a todos niveles dentro de la organización, incluidos los ejecutivos de C-suite.

Por lo tanto, vale la pena plantearse qué pueden hacer las empresas para mantener a sus empleados saludables, en todos los aspectos y sin importar si su esquema es presencial, híbrido o home office.

Además, esta situación afecta de forma importante la productividad de los trabajadores. Por ejemplo, dificultad para concentrarse, ansiedad y poca eficiencia en el manejo del tiempo para realizar sus tareas. Por lo tanto, las empresas deben tomar muy en serio la inversión en salud mental de sus colaboradores. De no hacerlo toman un riesgo que eventualmente conllevará altos costos operacionales y pondrá en peligro sus negocios.

El Informe de salud mental en el trabajo de 2021, indica que aquellos trabajadores que se sintieron apoyados con sus necesidades de salud mental durante la pandemia, tenían menos probabilidades de presentar un desempeño deficiente o faltar al trabajo y más probabilidades de satisfacción laboral e intenciones de permanecer en la empresa.

Project Management Institute (PMI), organización líder mundial en dirección de proyectos, respalda diversas acciones que fomentan la salud mental de los empleados, entre las que se incluye el crear una cultura de bienestar que vaya de la mano de un plan de beneficios para equilibrar la salud física y mental.

Es necesario empezar por comprender el estado mental de los colaboradores por medio de encuestas. También ofrecerles herramientas que los ayuden a mejorar sus habilidades para lidiar de manera más efectiva con sus desafíos de salud mental. Por ejemplo, adopción de buenos hábitos y capacitación a los gerentes para sensibilizarlos sobre el tema y que escuchen las preocupaciones de sus colaboradores.

Pero los empleadores, no sólo deben escuchar, también necesitan actuar y priorizar este tema. Diversas empresas han establecido apertura de horarios, modelos de flexibilidad, líneas de apoyo psicológico telefónico, sesiones de meditación y alianzas con gimnasios para promover la actividad física.

Los líderes deben pensar en cómo se ve un día de trabajo sostenible para sus equipos, especialmente si está administrando un equipo global en varias zonas horarias y ubicaciones de trabajo remotas. La flexibilidad actual no se trata solo de arreglos de trabajo híbridos; se trata de permitir que los empleados creen un día de trabajo que se adapte a las necesidades de la organización y su vida personal.

Al centrarse en la salud mental es posible tener un importante efecto positivo dentro y fuera de las organizaciones y la sociedad en general. Hagamos conciencia, no solo en el mes la salud mental, sino todos los días del año.

Related Post