Potencial de crecimiento de la industria aérea en México, detonante de la economía nacional #Negocios

160 0

El impulso al incremento sostenido que ha presentado la industria de la aviación en México, es un factor detonante para el crecimiento de la economía local, la cual en 2017 contribuyó a la generación de 1 millón de empleos directos e indirectos.

Con base en las proyecciones de pedidos de flota de los miembros que conforman a la Cámara Nacional de Aerotransportes (CANAERO), el aumento en la capacidad operativa tras la puesta en marcha del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), así como crecimientos observados en el resto de los aeropuertos de México y su efecto sobre los empleos indirectos generados por el turismo, la CANAERO proyecta para 2024 la generación de 1.4 millones de empleos directos e indirectos, más los 400 mil que generaría por sí solo el NAIM.

En la actualidad, el sector aeronáutico en México atraviesa por un momento de gran crecimiento en el movimiento de pasajeros y carga aérea, con lo cual a la par crece la demanda de suministro de turbosina. Ello hace visible la necesidad de una reforma energética integral para la aviación mexicana, que permita la apertura del mercado y el aumento en la competitividad con sentido social en toda la cadena de suministro de turbosina, desde la comercialización hasta el expendio, pasando por el transporte y almacenaje.

Con la Reforma Energética se busca transparentar las tarifas volviéndolas más competitivas, derivando así en mayor competencia entre las aerolíneas y disminuyendo el costo de servicio,  con el objetivo de que el usuario final pague un precio conforme las mejores prácticas operativas. Cabe destacar que una de las solicitudes de la CANAERO es que las aerolíneas sean consultadas en la fijación de tarifas de los servicios para proveer turbosina, como un paso necesario para la apertura de este mercado.

Para ello es necesario el eficiente desarrollo de infraestructura: turbosinoductos, tanques de almacenamiento e hidrantes; así como un marco regulatorio que elimine las restricciones de competencia.

El precio de la turbosina en México es de $10,321 por metro cúbico (m3), más elevado que el promedio mundial que es de $9,984 m3.  África y Medio Oriente son las regiones que ofertan una menor tarifa de este combustible, con $9,658 m3. En contraste, en México el aeropuerto que ostenta el costo más alto de turbosina en todo el país es el AICM, ofertándola en $10,489 m3. Esta es una de las razones por las cuales transportarse vía aérea hacia el AICM se ha encarecido notoriamente.

“El combustible representa el costo más elevado para las aerolíneas. 1 centavo de dólar en el incremento del costo por litro significan pérdidas de $44.3 millones de USD al año en México. La fórmula del precio del combustible se basa en el costo de refinería y producción de la turbosina + tarifa de transporte + gastos de almacenamiento + tarifa de concesión y diferencial (+ITP), lo cual da como resultado la tarifa final del combustible.  Si se lleva a cabo la Reforma Energética, se tendrá libre acceso a la extracción y procesamiento, derivando en tarifas reguladas de transporte y almacenamiento, abriendo paso con ello a contar con por lo menos dos proveedores de ITP. Lo cual se verá reflejado en la disminución de la tarifa de boletos para el usuario final. De ahí la importancia de contar con una reforma energética que permita la apertura a nuevos competidores”.

Así, con la Reforma Energética se podrá contar con precios libremente definidos por el mercado, sin restricciones para que las aerolíneas reciban la mejor oferta de los suministradores, traducido esto en costos menores para realizar actividades económicas que promuevan la inversión privada e impacten de manera positiva al consumidor final, convirtiendo más competitiva a la aviación nacional y  promoviendo el crecimiento económico del país.

Related Post