Precios por las nubes, SÍ, la #inflación “Slom obligado de consumo”

101 0

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), como mes a mes lo hace, realizó un sondeo de marcado para establecer la variación de precios de cuarenta y cuatro productos esenciales de la canasta básica del 15 de agosto al 15 de septiembre del presente año, en quince zonas metropolitanas del país: CDMX, Tlaxcala, Hidalgo, Jalisco, Tabasco, Nuevo León, Guanajuato, EDOMEX, Querétaro, Guerrero, Puebla, Sonora, Morelos, Zacatecas y Oaxaca.

ANPEC encontró alza de precios en treinta y dos de los cuarenta y cuatro productos en estudio, liderando la cebolla que pasó de MX$17.00 a MX$54.00; seguida de la papa de MX$30.00 a MX$64.00; ambas variaciones reportadas en el Estado de Hidalgo; el tercer y cuarto producto con mayor variación, el chile que pasó de MX$20.00 a MX$36.00 y el limón que el mes pasado se encontraba en MX$17.00 y ahora en MX$31.00, ambos en el Estado de Morelos, y en quinto lugar la zanahoria, que pasó de MX$20 a MX$28.00 en el Estado de Oaxaca.

Los resultados del estudio consienten la escalda inflacionaria de precios que han venido enfrentando los consumidores mexicanos prácticamente en los últimos dos años y que todo indica seguirá al alza, superando el 8.7% de inflación general, 10.55% de inflación alimentaria y 16% de la inflación en los productos agropecuarios en agosto, acercándonos cada vez más a un índice inflacionario de dos dígitos en los próximos meses.

Del cuatro de mayo, fecha en que se firmó el PACIC al corte, han pasado cuatro meses y medio y contando. Lamentablemente ANPEC continúa reportando que los precios de los alimentos no bajan y siguen subiendo con las consecuencias sociales que esto implica; urgen políticas públicas efectivas en apoyo al consumo popular de la población más vulnerable del país, de las grandes mayorías.

“Pasado el regreso a clases y los festejos patrios, nos dirigimos a un “slom obligado de consumo”, derivado de lo extenuado y estresados que quedaron los bolsillos de la economía familiar”, comentó Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

“Además, mientras que normalizamos en nuestras vidas del flagelo de la inflación y nos resignamos a este proceso de empobrecimiento en nuestros consumos, el entorno económico que nos rodea y del cual somos totalmente dependientes, no es nada halagüeño”, subrayó Rivera.

La inflación en los Estados Unidos también se sigue desbordando y, para todo fin práctico, su economía vive un ciclo de recisión, de pronósticos reservados; en los mercados existe demasiado nerviosismo por el comportamiento del consumo en aquella nación, producto de la inflación y la elevación de las tasas de interés por la FED (Reserva Federal de los Estados Unidos), que por consecuencia emplaza a nuestro banco central, el Banco de México, a seguir elevando las tasas de interés en nuestro país.

“Vivimos días de mucha incertidumbre, los productos se encarecen, sobre todo los alimentos; para contener esto, la respuesta ha sido encarecer el costo del dinero con mayores tasas de interés, los créditos de consumo personal se destinan cada vez más para la compra de víveres, créditos hipotecarios y automotrices, han venido elevando su costo financiero”, agregó Cuauhtémoc.

Estamos atrapados en un callejón sin salida, en donde por más que se insista por los economistas indiciados en la materia en señalar que la inflación es un tema de percepción, la realidad es que llevamos cerca de dos años sin que los precios bajen y eso no es un tema de percepción, esto es una realidad que golpea, como lo hemos dicho ya en repetidas ocasiones, a la población más vulnerable, a la población del esfuerzo y del trabajo, que no es otra que la inmensa mayoría.

Cerraremos este año y abriremos el próximo con un consumo empobrecido y restringido, producto de un poder adquisitivo que no alcanza siquiera para comprar los víveres esenciales del hogar.

ANPEC sigue advirtiendo esta situación como una suerte de condición obligada. Como recién hiciera el Gobierno Federal respecto a la inminente llegada de la tormenta Lester y lo que la población de los Estados afectados tendrían que hacer para guarecerse de esta contingencia climática, de la misma manera, ANPEC considera necesario advertir a los consumidores los detalles de los grises casi obscuros que presenta nuestra economía respecto a la escalada inflacionaria de precios en los alimentos, con el fin de que las familias sepan priorizar su gasto de la mejor manera que le sea posible.

Related Post